Publicado 15/07/2022 10:56

Un trabajador de salud sexual con viruela del mono: "Me sentía solo y el dolor era insoportable"

Harun Tulunay, un trabajador de la salud sexual que vive en Londres (Reino Unido), cuenta cómo ha sido su experiencia con la viruela del mono, una vez ha superado la enfermedad tras casi un mes sufriendo síntomas.
Harun Tulunay, un trabajador de la salud sexual que vive en Londres (Reino Unido), cuenta cómo ha sido su experiencia con la viruela del mono, una vez ha superado la enfermedad tras casi un mes sufriendo síntomas. - OMS

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Harun Tulunay, un trabajador de la salud sexual que vive en Londres (Reino Unido), ha contado cómo ha sido su experiencia con la viruela del mono, una vez ha superado la enfermedad tras casi un mes sufriendo síntomas.

El 11 de junio cayó enfermo con fiebre. Al principio, pensó que podría tener COVID-19, pero luego empezó a preocuparse porque se sentía algún síntoma más no relacionado con el coronavirus.

"Sentía los ganglios linfáticos doloridos e hinchados. La fiebre subió a 39,6 °C. Tomaba ibuprofeno y analgésicos para no temblar. El quinto día me quedé tumbado en el sofá, sin poder moverme ni dormir. Me sentía solo y el dolor era insoportable", ha narrado en una entrevista para la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Unas semanas antes se habían detectado varios casos de viruela del mono en Europa. Hasta ayer, 14 de julio, el número total de casos confirmados de viruela del mono en Europa superaba los 8.900. Francia, Alemania, España y el Reino Unido han notificado las cifras más altas, pero se han notificado casos en 35 países y zonas de toda Europa.

"Cuando me remitieron a una prueba de viruela del mono en una clínica de salud sexual, sólo tenía una ampolla en la nariz. Empezó siendo del tamaño de la punta de un bolígrafo, y luego se hizo más grande y dolorosa. Debido a las lesiones en la garganta, no podía tragar, comer o beber. Fue muy doloroso", dice Harun.

La viruela del mono suele considerarse leve y la mayoría de las personas se recuperan en pocas semanas sin tratamiento. Sin embargo, la enfermedad suele ser incómoda o dolorosa, y a veces puede dar lugar a complicaciones que requieren un estrecho seguimiento médico. Este fue el caso de Harun, cuyos síntomas empeoraron tras su ingreso en el hospital.

"Después de que mis pruebas de viruela del mono dieran positivo, me enviaron a una sala de aislamiento en otro hospital especializado en enfermedades infecciosas. Lo único que sentí fue alivio porque ahora sabía lo que tenía. Pero seguía asustado porque, aunque soy un defensor de la salud sexual, nunca pensé que la viruela del mono pudiera ser tan grave. El nivel de dolor me sorprendió. También me di cuenta de lo solo que estaba. No podía recibir la visita de amigos o familiares. Pensé que si moría de esta enfermedad, moriría solo", explica.

Durante 10 días, Harun fue tratado con tecovirimat, un agente antiviral desarrollado para la viruela y ahora autorizado para la viruela del mono por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

"Todas las preguntas sin respuesta hicieron mella en mi salud mental. Nunca había estado hospitalizado y la incertidumbre en torno a la enfermedad era estresante. Tomaba fuertes analgésicos, tomaba antibióticos debido a una infección bacteriana secundaria y me alimentaban con un goteo intravenoso. Lo único que quería era que el dolor desapareciera. Incluso ahora, hablar de las cicatrices que puede dejar la viruela del mono me emociona. No quiero llevar cicatrices que me recuerden este horrible mes. No quiero mirarme al espejo y ver esto", lamenta Harun.

Al haber vivido con el VIH desde 2016, Harun ha resaltado "lo curativo que es escuchar las historias de otras personas". "Por eso he querido compartir mi historia sobre la viruela del mono, una enfermedad todavía relativamente desconocida. No sabía nada de ella cuando la contraje. A fin de cuentas, no quiero que nadie la padezca. También quiero mostrar a la gente que estoy bien. Sí, fue grave, pero estoy mejor", celebra.

Por ello, pide a todos los ciudadanos que "se cuiden". "Sed considerados, amables y aislaos si tenéis síntomas. Presta atención a síntomas como sarpullidos, fiebre y dolores musculares. Además, sé tu propio defensor de la salud y conoce tus derechos. Hay una vacuna disponible, así que pídela. Y si tienes viruela del mono, pida tratamiento", aconseja.

Para las personas que son contactos de los casos, la OMS recomienda la profilaxis posterior a la exposición con una vacuna adecuada de segunda o tercera generación, idealmente dentro de los 4 días siguientes a la primera exposición.

Dependiendo de la disponibilidad de una vacuna, algunos países también incluyen estrategias para vacunar a todas las personas con alto riesgo de exposición, según la epidemiología.

Aunque el contacto físico estrecho y prolongado es un factor de riesgo conocido para la transmisión, actualmente no está claro si la viruela del mono puede transmitirse específicamente a través de las vías de transmisión sexual. Se necesitan estudios para comprender mejor este riesgo.

Actualmente se están realizando investigaciones para evaluar la viabilidad y la conveniencia de la vacunación para la prevención y el control de la viruela del mono. Algunos países han tomado o están desarrollando medidas para ofrecer una vacuna a las personas con riesgo de contraer la enfermedad, como el personal de laboratorio, los equipos de respuesta rápida y los trabajadores sanitarios. El tecovirimat aún no está disponible en todos los países.

Más información