Actualizado 29/04/2020 7:24:54 +00:00 CET

7 tips para gestionar el 'doble miedo' de los pacientes con cáncer frente al covid-19

Mujer con cáncer en la venta del hospital.
Mujer con cáncer en la venta del hospital. - KATARZYNABIALASIEWICZ/GETTY - Archivo

   

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

Cronología de la desescalada

MADRID, 29 Abr. (EDIZIONES) -

   Los pacientes oncológicos viven una doble etiqueta estos días, y que además pesa: Tienen cáncer, están inmersos en un duro tratamiento, y aparte ahora corren un nuevo peligro, ya que son personas de riesgo a la hora de infectarse del nuevo coronavirus. ¿Cómo no van a presentar aún más miedo del que ya tienen?

   "Se trata de una doble amenaza. Se dobla la incertidumbre en estos pacientes, se multiplican los interrogantes, y tienen esa doble etiqueta que pesa, son personas de riesgo, no sólo de sus procesos oncológicos, sino que ahora también son personas vulnerables a la hora de contraer el nuevo coronavirus", afirma en una entrevista con Infosalus Santiago Banqué y psico-oncólogo del IOB Institute of Oncology en Barcelona.

   Ya de por sí una persona diagnosticada de cáncer está llena de incertidumbres e interrogantes, sobre todo si hay progresión en la enfermedad. "'¿Qué va a pasar con mi vida?, '¿cómo va a ser a partir de ahora?'; unos interrogantes que no suelen tener respuesta y que generan miedo y angustia en el paciente", según reseña Banqué.

A estas cuestiones habituales durante un proceso de cáncer se le une estos días la "sensación de irrealidad" que están viviendo muchas personas frente a la pandemia, tal y como reconoce el psico-oncólogo del IOB Institute of Oncology, y que suele tener lugar también durante el cáncer. "Muchas personas sienten que al estar todos confinados, todo parado, lo que estamos viviendo forma parte de una película, no es real. 'Esto no me está pasando a mí'", mantiene.

   A su juicio, esto representa "un contrasentido" porque algo tan real como una enfermedad física o un confinamiento te pueden dar esta sensación de irrealidad, algo que es compartido en pacientes con cáncer, que dicen que no les puede estar pasando a ellos, y al mismo tiempo topar con algo tan real como la enfermedad física.

   A esto habría que sumarle que muchos pacientes oncológicos son personas de más de 60 años, por tanto también grupo de riesgo frente al Covid19, aparte de que ya de por sí pueden estar inmunodeprimidos por los tratamientos oncológicos, se les une esta otra 'dificultad'. "Esto se une a que son mucho más propensos a esta amenaza, otro peligro del cual no saben cómo defenderse. Sí, están confinados, pero nadie les garantiza que no lo puedan contraer. Aparecen el miedo y la angustia de nuevo", resalta el psico-oncólogo.

PONERSE EN LO PEOR

   Otro aspecto que está teniendo lugar estos días es la tendencia a pensar cuando uno está sano que a él no le va a pasar nada, no va a tener cáncer, pero tampoco va a contagiarse del coronavirus; cuando en realidad todos somos susceptibles de ello, en mayor o menor grado. Todos hemos cogido el coche alguna vez y nunca pensamos que podemos sufrir un accidente.

   "Es una tendencia a algo infantil, 'no me va a pasar nada', 'no va a hacer falta que me cuide mucho'. Pero hay un momento en el que se disparan las alarmas y hay un diagnóstico. Entonces, el pensamiento se pone en el futuro y se vuelve muy negativo, 'me voy a morir'; cuando realmente en muchos casos no es así, no se presenta un futuro apocalíptico, y con el coronavirus pasa lo mismo", explica Banqué.

   Según precisa, se trata de una tendencia ante la falta de respuestas concretas, la mente sigue un mecanismo infantil del 'todo o nada', 'aquí no pasa nada' o 'la falta es tan enorme que no puedo hacer nada', me quedo paralizado porque ante esto no tengo respuestas. "Y lo justo sería colocar la falta en su justa medida, es decir, ver qué pasa, tomar medidas de precaución, pararse a pensar cuál es la dimensión real del problema, ser consciente de que no es el apocalipsis. Algo que cuesta mucho porque nuestro psiquismo no lo hace, pero hay que hacerlo a nivel consciente", agrega.

   Igualmente, Blanqué llama la atención que 'crisis' viene del griego y significa 'decisión', por lo que se puede adoptar esta etapa como una oportunidad a la hora de tomar decisiones. En el cáncer ya sucede, hay muchas personas que por ejemplo cambian su orden de prioridades y se decantan por pasar más tiempo en familia y dedicarle menos tiempo al trabajo, comenta el experto, pues lo mismo puede suceder ahora con el coronavirus, "es buen momento para tomar decisiones tanto a nivel individual como colectivo".

   Por eso, el psico-oncólogo del IOB Institute of Oncology de Barcelona resalta que, "aunque no hay soluciones mágicas" y siempre habrá incertidumbre en nuestra vida, lo importante es estar en contacto con lo real, no con el imaginario, y para ello aporta esta serie de consejos para los pacientes con cáncer a nivel psicológico:

   1.- Vivir el presente sin imaginar qué va a pasar mañana. "Se puede pensar cualquier cosa pero es muy útil para frenar estas especulaciones de nuestra mente de que todo va a ir mal o va a ser un desastre. No tiene por qué ir mal. Hay que situarse en lo real y en el presente, no en el imaginario y en el futuro", defiende Blanqué.

   2.- Cuando uno está confinado debe marcarse objetivos que den una dirección en el día a día, cosas que hacer, como retomar actividades pendientes que querías hacer desde hace tiempo pero que por el día a día no podías. De esta forma uno está distraído y disfrutando de algo y no tiene tiempo de pensar en cosas catastróficas.

   3.- Comunicarse y relacionarse con otros. Ya que no puede ser en persona, hacerlo a través del teléfono o de los nuevos medios que nos ofrecen las nuevas tecnologías. No vivir lo que pasa por dentro en soledad.

   4.- Establecer rutinas que separen los momentos de descanso de los más activos. No ir todo el día con pijama, levantarse e irse a dormir a la misma hora, por ejemplo.

   5.- Romper momentos de descanso de los de actualidad, como leer, escuchar música, o hacer cosas que a uno le gustan.

   6.- Hacer ejercicio suave, mindfulness, yoga, cosas que nos relajen. Si ya en pacientes con cáncer es súper importante siempre, ahora que estamos confinados todos, más.

   7.- Empezar a hacer cosas para las que nunca tenemos tiempo, como por ejemplo el cocinar, que nos puede distraer de ese estrés que nos aporta la situación del coronavirus, o el fomentar nuestra creatividad. "Sólo así emprenderemos cosas que nos situarán en el presente, para que el imaginario que no se dispare, que no esté pensando en el futuro, en qué pasará, porque esto no va a solucionar nada", sentencia el psico-oncólogo del IOB Institute of Oncology de Barcelona.

Contador

Para leer más