Publicado 08/05/2022 07:59

¿Son inocuas las pistolas de masaje? ¿Qué son y para qué sirven?

Archivo - Pistola de masaje.
Archivo - Pistola de masaje. - JOAQUIN CORBALAN/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 8 May. (EDIZIONES) -

   Cada vez son más las personas que tienen dolores o lesiones y optan, por las razones que sean, por comprarse una pistola de masaje. Es algo que está de moda pero, ojo, porque eso no significa que sea beneficioso para nuestra salud. Supuestamente estos dispositivos proporcionan un masaje vibratorio que puede llegar a aliviar el dolor del paciente. Pero no nos engañemos: según los expertos, pueden ser contraproducentes y agravar la lesión del paciente si no son empleados por manos expertas, es decir, por profesional sanitario experto en la materia como los fisioterapeutas.

   "Las pistolas de masaje con vibración están viviendo un verdadero fenómeno comercial, en muchos casos por los beneficios que se le atribuyen en el manejo del dolor musculoesquelético y la recuperación deportiva; si bien existe una estrategia comercial muy potente que enmascara la realidad sobre el empleo de este tipo de dispositivos, sobre todo en cuanto a los riesgos que entraña su uso cuando no se dispone de la formación adecuada", advierte en una entrevista con Infosalus Fernando Ramos, presidente de la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF).

FORMAN PARTE DE LAS CONSULTAS DE FISIOTERAPIA

   Según reconoce este experto, en la actualidad las pistolas de masaje se han ido incorporando de forma progresiva a las consultas de Fisioterapia, especialmente para el manejo de determinados perfiles de pacientes, especialmente deportistas. "El fisioterapeuta integra este tipo de intervenciones como complemento a otros tratamientos manuales e instrumentales. La frecuencia a la que trabaja la pistola permite estimular al tejido de una forma distinta a la de nuestras manos, por lo que nos puede proporcionar beneficios no alcanzados con otro tipo e intervenciones", reseña.

   Esto se consigue, según defiende Ramos, tras una exhaustiva valoración física y funcional del paciente, el fisioterapeuta establece las necesidades terapéuticas y programa el tratamiento de acuerdo a las particularidades propias de cada paciente: "El fisioterapeuta aplica este sistema de tratamiento cuando la terapia de masaje vibratorio puede resultar beneficiosa (contracturas, restricciones de movimiento del tejido, puntos gatillo miofasciales, etc..), seleccionando tanto la intensidad, como la presión y el tiempo de aplicación".

CÓMO FUNCIONAN Y BENEFICIOS

   En concreto, el presidente de los Fisioterapeutas explica que las pistolas de masaje se basan en el empleo de dos estímulos, principalmente: "Por un lado el efecto de la presión con la que se aplica; y por otro, la frecuencia de vibración con la que se desplaza el dispositivo".

   De esta forma, detalla que la combinación de la presión y de la vibración podrían tener un efecto beneficioso en el tratamiento de determinados dolores puntuales, por el resultado que genera tanto sobre el tejido sobre el que actúa, como en el propio sistema nervioso. "Además, se cree que facilita la activación de la circulación sanguínea a nivel local, por lo que podría emplearse como método de calentamiento previo al ejercicio, o como herramienta para mejorar la recuperación tras esfuerzos deportivos", valora el fisioterapeuta.

   Dice también que el empleo de la terapia vibratoria podría ser efectiva en el tratamiento del dolor subagudo, como por ejemplo el dolor muscular de aparición tardía tras el ejercicio; al tiempo que añade que su uso se relaciona con una mejora del rango de movimiento de las articulaciones, si bien advierte de que su efecto es transitorio y no está suficientemente contrastado en los estudios publicados hasta la fecha.

   Igualmente, Fernando Ramos sostiene que se ha descrito un efecto beneficioso en la recuperación muscular, concretamente en la reducción de los niveles de determinadas enzimas que se relacionan con la inflamación provocada tras esfuerzos de elevada intensidad, y similar al obtenido con otros métodos como los rodillos de espuma.

POR QUÉ DEBEMOS TENER CUIDADO

   Con todo ello, el presidente de la Asociación Española de Fisioterapeutas remarca que, aunque a día de hoy en el mercado nos podemos encontrar múltiples dispositivos de este tipo y con gamas de precios muy diversas, como recomendación general, "siempre que exista una dolencia previa o se desee actuar sobre una determinada lesión, su uso debe limitarse a profesionales sanitarios".

   "El empleo indiscriminado de este tipo de terapias pueden agravar los problemas de salud de aquellos usuarios que los emplean sin la formación adecuada. Son muchos los casos en los que están contraindicadas este tipo de intervenciones; como, por ejemplo, las lesiones musculares o tendinosas agudas, los dolores crónicos, los cuadros de irritabilidad nerviosa como por ejemplo la ciática, entre otros", describe el experto.

   Es más, insiste en que para otros usuarios que no presentan ningún tipo de lesión, especialmente deportistas, podría usarse por la propia persona con la prudencia necesaria para no generar una lesión por un empleo de frecuencias de vibración inadecuadas o una excesiva presión. "Dado que habitualmente los deportistas conocen con precisión las sensaciones de su cuerpo, es en este colectivo (siempre que no exista una lesión) donde se podría recomendar un uso particular sin supervisión", reconoce el fisioterapeuta.

   Con todo ello, destaca que lo más importante es consultar a un fisioterapeuta en caso de que exista algún dolor o lesión y nunca aplicar la terapia por vibración y percusión en estos supuestos sin la orientación de un profesional sanitario. "Lo importante es subrayar el mensaje de que aquellos que tienen alguna lesión no la apliquen sin consultarlo previamente pues pueden agravar los síntomas de la patología", sentencia Fernando Ramos, presidente de la Asociación Española de Fisioterapeutas.

Contador