Publicado 17/05/2021 07:29CET

Una sencilla intervención quirúrgica previene los ictus en pacientes cardíacos

Archivo - Ictus, ataque cerebrovascular
Archivo - Ictus, ataque cerebrovascular - VSRAO/ PIXABAY - Archivo

   MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   Una sencilla intervención quirúrgica salva a los pacientes con arritmia cardíaca de accidentes cerebrovasculares a menudo mortales, según un amplio estudio internacional dirigido por la Universidad McMaster y publicado en 'The New England Journal of Medicine' y presentado este jueves en el congreso del American College of Cardiology.

   Los investigadores descubrieron que la extirpación del apéndice auricular izquierdo -un tejido en forma de dedo que no se utiliza y que puede atrapar la sangre en la cámara del corazón y aumentar el riesgo de coágulos- reduce el riesgo de accidentes cerebrovasculares en más de un tercio en los pacientes con fibrilación auricular.

   Y lo que es mejor, la reducción del riesgo de coagulación se suma a cualquier otro beneficio que aporten los medicamentos anticoagulantes que se suelen recetar a los pacientes con esta enfermedad.

   "Si una persona padece fibrilación auricular y se somete a una operación de corazón, el cirujano debería extirparle la orejuela auricular izquierda, ya que es un lugar donde se forman coágulos. Nuestro ensayo ha demostrado que esto es seguro y eficaz para la prevención de los accidentes cerebrovasculares --explica Richard Whitlock, primer autor del estudio--. Esto va a tener un impacto positivo en decenas de miles de pacientes en todo el mundo".

   Whitlock es científico del Instituto de Investigación en Salud de la Población (PHRI), un instituto conjunto de la Universidad McMaster, en Canadá, y Hamilton Health Sciences (HHS); profesor de cirugía en McMaster, titular de la Cátedra de Investigación de Canadá en ensayos quirúrgicos cardiovasculares, cirujano cardíaco del HHS, y cuenta con el apoyo de un premio a la carrera de la Fundación del Corazón y el Ictus.

   El coinvestigador principal del estudio es Stuart Connolly, que también ha hecho avanzar este campo al establecer la eficacia y seguridad de los nuevos anticoagulantes. Es profesor emérito de medicina en McMaster, científico principal del PHRI y cardiólogo del HHS.

   "Los resultados de este estudio cambiarán la práctica de inmediato porque este procedimiento es sencillo, rápido y seguro para el 15% de los pacientes de cirugía cardíaca que tienen fibrilación auricular. Esto evitará una gran carga de sufrimiento debido a los accidentes cerebrovasculares", asegura Connolly.

   En el estudio se analizó a 4.811 personas de 27 países que viven con fibrilación auricular y toman anticoagulantes. Se seleccionaron aleatoriamente pacientes con consentimiento para someterse a una operación de bypass cardiopulmonar para la cirugía adicional de oclusión de la oreja izquierda; sus resultados se compararon con los de quienes sólo tomaban medicamentos. A todos ellos se les hizo un seguimiento durante una media de cuatro años.

   Whitlock señala que desde la década de 1940 se sospechaba que podían formarse coágulos de sangre en el apéndice auricular izquierdo en los pacientes con fibrilación auricular, y que tenía sentido cortar esta estructura inútil si el corazón se exponía para otra cirugía. Ahora se ha demostrado que esto es cierto.

   La fibrilación auricular es frecuente en las personas mayores y es responsable de alrededor del 25% de los accidentes cerebrovasculares isquémicos, que se producen cuando los coágulos de sangre bloquean las arterias que irrigan partes del cerebro. La edad media de los pacientes del estudio era de 71 años.

   "En el pasado todo lo que teníamos eran medicamentos. Ahora podemos tratar la fibrilación auricular tanto con medicamentos como con cirugía para garantizar un resultado mucho mejor", resalta Whitlock.

   Según apuna. que el estudio actual probó el procedimiento durante una cirugía cardíaca que se realiza por otros motivos, pero que el procedimiento también puede realizarse mediante métodos menos invasivos para los pacientes que no se someten a una cirugía cardíaca. Y añade que serán importantes los estudios futuros que examinen ese enfoque.

   Whitlock explica que el apéndice auricular izquierdo es un resto de la formación del corazón de una persona como embrión y tiene poca función más adelante. "Se trata de un procedimiento barato que es seguro, sin efectos adversos a largo plazo, y el impacto es a largo plazo", asegura.