Actualizado 11/05/2011 20:15 CET

Unos 15 óvulos es el número perfecto para lograr el nacimiento de un bebé vivo por fecundación 'in vitro'

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Un análisis de cerca de 400.000 ciclos de fertilización 'in vitro' (FIV) realizados por investigadores de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, ha demostrado que los médicos deberían tender a recuperar cerca de 15 óvulos de los ovarios de una mujer en un sólo ciclo para tener la mejor oportunidad de lograr un nacimiento de bebé vivo con reproducción asistida.

Este estudio, publicado en la edición 'on line' de la revista especializada 'Human Reproduction', ha descubierto que existe una fuerte relación entre la tasa de nacimientos de bebés vivos y el número de óvulos recuperados en un ciclo. La tasa de nacimientos vivos aumenta cuando aumenta el número de óvulos hasta unos 15; se nivela entre los 15 y los 20 óvulos y baja de forma estable por encima de 20.

Uno de los autores de este estudio, Arri Coomarasamy, ha destacado que este es "el primer trabajo que analiza la asociación entre el número de óvulos y los nacimientos de bebés vivos". "Algunos estudios más pequeños han señalado antes la asociación entre el número de óvulos y las tasas de embarazo, pero no de nacimientos vivos". "Este es también --indica-- el primer trabajo que crea un gráfico que puede ser usado por pacientes y médicos para estimar los cambios que experimentan los nacimientos vivos en relación a un determinado número de óvulos".

Coomarasamy, profesor adjunto y asesor en Medicina Reproductiva y Cirugía de la Universidad de Birmingham, analizaron datos de la Autoridad de Embriología y Fertilización Humana (HFEA, por sus siglas en inglés) de Reino Unido sobre 400.135 ciclos de fertilización 'in vitro' desarrollados en Reino Unido entre abril de 1991 y junio de 2008.

Como la tasa de nacimiento de bebés vivo había mejorado de forma estable durante este periodo, los investigadores utilizaron datos de 2006 a 2007 para crear un modelo predictivo que reflejara lo más fielmente posible la práctica actual.

Utilizando el modelo, crearon un gráfico matemático, denominado monograma, que mostraba la relación entre la edad de las mujeres, el número de óvulos recogidas y las tasas de nacimiento de bebés vivos previstas. Ahora pacientes y médicos pueden usar este monograma para tomar decisiones sobre el grado de estimulación ovárica necesario para alcanzar el número óptimo de óvulos para lograr un nacimiento.

Según Coomarasamy, "estos datos demuestran que unos 15 óvulos podrían ser el mejor número a tener como objetivo en un ciclo de fecundación 'in vitro' para maximizar las oportunidades de lograr un nacimiento de bebé vivo, minimizando los riesgo de un síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés), asociado con un elevado número de óvulos, normalmente más de 20", dice.

"Los protocolos de estimulación leve tienen a recoger menos de seis u ocho óvulos. Una estimulación estándar suele apostar por recoger entre 10 y 15 óvulos. Nosotros creemos que esta cifra es la que está asociada a unos mejores resultados en fertilización 'in vitro', pues cuando el número de óvulos supera los 20, el riesgo de OHSS se vuelve alto", concluye.