Publicado 10/03/2020 14:07:43 +01:00CET

Las recomendaciones de los psicólogos ante el Covid-19

Una mujer con mascarilla se dirige a la Basílica de Jesús de Medinaceli en Madrid (España), a 6 de marzo de 2020.
Una mujer con mascarilla se dirige a la Basílica de Jesús de Medinaceli en Madrid (España), a 6 de marzo de 2020. - Óscar Cañas - Europa Press

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Ante el contexto actual por el contagio del coronavirus Covid-19, el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, a través de su grupo de trabajo de Urgencias y Emergencias, ha transmitido una serie de pautas dirigidas a la población general y de riesgo, contagiadas o no, destinadas a promover un afrontamiento psicológico adecuado.

Tal y como explican los expertos, la evolución de la situación y su comunicación puede influir en el estado emocional de las personas, dando lugar a conductas de alerta que se muestran poco eficaces a nivel personal y social.

Así, señalan que hay personas que, pese a no estar afectadas por la enfermedad, sienten una serie de emociones con alta intensidad y/o persistentes, como nerviosismo, agitación o tensión, con sensación de peligro inminente, y/o pánico; no pueden pensar en otra cosa que no sea la enfermedad, o la preocupación por enfermar; necesitan estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre este tema, y tienen dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos.

Además, les cuesta desarrollar sus labores cotidianas o realizar su trabajo adecuadamente y están analizando sus sensaciones corporales, e interpretándolas como síntomas de enfermedad, siendo realmente signos habituales.

A estas personas también les cuesta controlar su preocupación, por lo que preguntan persistentemente a sus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio y, además, perciben un aumento del ritmo cardiaco, respiración acelerada (hiperventilación), sudoración, temblores sin causa justificada.
Presenta problemas para tener un sueño reparador.

En estos casos, los expertos recomiendan identificar pensamientos que puedan generar malestar, ya que pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen el malestar emocional. También aconsejan reconocer las emociones y aceptarlas y, si es necesario, compartir la situación con las personas más cercanas para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita.

Asimismo, recuerdan la importancia de buscar pruebas de realidad y datos fiables e informarse mediante los medios oficiales y
científicos, y evitar información que no provenga de estas fuentes,
evitando información e imágenes alarmistas.

También insisten en evitar la sobreinformación y en contrastar los datos que se comparten en redes, verificando siempre si proceden de fuentes fiables para no contribuir a las 'fake news'. Aconsejan no hablar continuamente del tema, así como mantener una actitud optimista y objetiva.

EN CASO DE AISLAMIENTO

En caso de medidas de aislamiento, recuerdan que es
un escenario que puede llevar a sentir estrés, ansiedad, soledad,
frustración, aburrimiento y/o enfado, junto con sentimientos de miedo y
desesperanza, cuyos efectos pueden durar o aparecer incluso
posteriormente al confinamiento.

En este caso, animan a crear una rutina diaria y hacer aquellas cosas que les gustan pero que habitualmente por falta de tiempo no puede realizar, como leer libros o ver películas.

En caso de que se esté padeciendo la enfermedad, recomiendan manejar los pensamientos intrusivos y "no ponerse en lo peor anticipadamente", ni alarmarse innecesariamente, ya que "la mayoría de las personas se están curando".

Contador