Publicado 24/03/2021 17:51CET

Pruebas rápidas de antígenos para COVID-19, ¿cuándo pueden fallar?

Una trabajadora sanitaria realiza un test de antígenos a una taxista de la Comunidad de Madrid, en Madrid, (España), a 5 de marzo de 2021. Este dispositivo, que se enmarca en el Plan Sumamos desarrollado junto con la Fundación CEOE para realizar pruebas d
Una trabajadora sanitaria realiza un test de antígenos a una taxista de la Comunidad de Madrid, en Madrid, (España), a 5 de marzo de 2021. Este dispositivo, que se enmarca en el Plan Sumamos desarrollado junto con la Fundación CEOE para realizar pruebas d - Alberto Ortega - Europa Press

   MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las pruebas rápidas de antígenos son mejores para identificar correctamente los casos de COVID-19 en personas con síntomas que en personas sin síntomas, según una revisión sistemática actualizada de Cochrane, que evalúa las pruebas rápidas para la detección de la infección por SARS-CoV-2.

   Existen grandes diferencias en la precisión de las diferentes marcas de prueba, y muy pocas cumplen con los estándares mínimos aceptables de rendimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señalan desde Cochrane, una red global independiente que reúne y resume la mejor evidencia de la investigación para ayudar a la toma de decisiones de salud informada.

    Durante la pandemia de COVID-19, es importante realizar un diagnóstico rápido de las personas infectadas con el SARS-CoV-2. Luego, se pueden tomar decisiones rápidamente sobre el tratamiento de las personas infectadas y se pueden iniciar otras medidas, como el aislamiento y el rastreo de contactos.

    Se han desarrollado pruebas para diagnosticar COVID-19 que pueden proporcionar resultados "mientras se espera". Se encuentran disponibles dos tipos de pruebas rápidas en el "punto de atención", y ambas utilizan muestras de nariz o garganta. Las pruebas de antígeno identifican proteínas en el virus y vienen en casetes de plástico desechables similares a las pruebas de embarazo, con resultados disponibles en 30 minutos.

   Las pruebas moleculares detectan el material genético del virus mediante el uso de analizadores de escritorio o pequeños dispositivos de mano, cuyos resultados suelen estar disponibles en 30 minutos a 2 horas.

    Los investigadores de Cochrane querían saber qué tan precisas son estas pruebas para determinar la infección en personas con síntomas y en personas sin síntomas. Identificaron y resumieron los estudios que midieron la precisión de cualquier prueba en el punto de atención utilizada en hospitales o la comunidad en comparación con la prueba de laboratorio estándar aceptada, RT-PCR, para detectar la infección actual por SARS-CoV-2.

   La primera versión de esta revisión incluyó 22 estudios y se publicó en agosto de 2020. La revisión actualizada ahora incluye evidencia de 64 estudios. La mayoría de los estudios incluidos en la revisión fueron de Europa y EEUU. Y evaluaron la precisión de las pruebas rápidas de antígenos.

    Del total de los estudios, solo tres estudios se realizaron exclusivamente en personas sin síntomas: dos en personas que eran contactos de casos confirmados y uno incluyó la detección del personal. Más de la mitad de los estudios de pruebas de antígenos incluyeron muestras de personas que se estaban evaluando en la comunidad, por ejemplo, en centros de pruebas, departamentos de emergencia o como parte de la búsqueda de contactos o investigaciones de brotes. Los estudios de pruebas moleculares se realizaron principalmente en laboratorios y no en la comunidad donde se pretendía utilizar las pruebas.

   Los autores de la revisión encontraron que las pruebas de antígeno identificaron mejor el COVID-19 en personas con síntomas que en personas sin síntomas. En las personas con síntomas, en promedio, el 72% de las personas que tenían COVID-19 fueron identificadas correctamente como infectadas. Además, las pruebas funcionaron mejor en la primera semana después de que comenzaron los síntomas cuando identificaron al 78% de las personas que tenían COVID-19.

   En las personas sin síntomas, en promedio, las pruebas de antígeno identificaron correctamente al 58% de los infectados. Las pruebas de antígeno descartaron correctamente la infección en el 99,5% de las personas no infectadas con síntomas similares al COVID-19 y en el 98,9% de las personas no infectadas sin síntomas.

   El porcentaje de personas con COVID-19 que se identificaron correctamente varió entre las marcas y también dependió de si se siguieron las instrucciones de los fabricantes para usar las pruebas. Para las personas con síntomas de COVID-19, la identificación correcta entre las marcas de prueba osciló entre el 34% (ensayo Coris Bioconcept), el 58% (ensayo Innova) y hasta el 88% (ensayo SD Biosensor STANDARD Q) de las personas infectadas.

   La OMS ha establecido estándares de desempeño para las pruebas que identifican infecciones en personas con síntomas. Para cumplir con estos estándares, una prueba debe poder identificar correctamente al menos al 80% de las personas con infección y excluir correctamente la infección en el 97% de las personas que no están infectadas.

   Para ilustrar sus resultados, los investigadores observaron el efecto de dos de las marcas de prueba de mejor desempeño (Abbott Panbio y SD Biosensor STANDARD Q) en personas con síntomas (75% a 88% de los casos de COVID-19 correctamente identificados) y en personas que no presentaba síntomas (49% a 69% de los casos de COVID-19 correctamente identificados).

    En una población de 1.000 personas con síntomas donde hay 50 personas con COVID-19, esperaríamos que alrededor de 40 personas fueran identificadas correctamente como portadoras de COVID-19 mediante pruebas rápidas, y entre 6 y 12 casos de COVID-19 serían omitido. Entre 5 y 9 resultados positivos de la prueba resultarían ser falsos positivos.

   Es probable que el número real de casos de COVID-19 sea menor en las pruebas masivas de personas sin síntomas. En una población de 10.000 personas sin síntomas, donde 50 personas realmente tenían COVID-19, entre 24 y 35 personas se identificarían correctamente como personas con COVID-19, y se perderían entre 15 y 26 casos. Es de esperar que las pruebas arrojen entre 125 y 213 resultados positivos y entre 90 y 189 de esos resultados positivos serían falsos positivos.

   "Nuestra revisión muestra que algunas pruebas de antígenos pueden ser útiles en entornos de atención médica donde se sospecha COVID-19 en personas con síntomas. Estas pruebas no parecen funcionar tan bien en personas que no tienen síntomas de COVID-19", señala el doctor Jac Dinnes, investigador principal en salud pública, epidemiología y bioestadística de la Universidad de Birmingham, autor de la revisión.

   "Confirmar un resultado positivo de una prueba rápida con una prueba de RT-PCR, particularmente cuando los casos de COVID-19 son bajos, puede ayudar a evitar la cuarentena innecesaria. Todas las pruebas de antígeno no detectarán a algunas personas con infección, por lo que es importante informar a las personas que reciben un resultado negativo de la prueba que aún pueden estar infectadas", añade.

    Existe alguna evidencia emergente de que la precisión de la prueba se ve afectada por quién la realiza. Por eso, a su juicio, "estudios futuros deben analizar la relación entre la experiencia de la persona que administra la prueba y la sensibilidad de la prueba. Las investigaciones futuras también deben evaluar las pruebas moleculares en los entornos en los que se pretende que se utilicen para aclarar su desempeño en la práctica".