Publicado 08/04/2021 07:44CET

Una prueba de diagnóstico rápida y ultrasensible detecta el Ébola antes que una PCR

Archivo - Células de glioblastoma de un cerebro humano están creciendo. La adición del virus oncolítico Ebola-VSV produce infección tumoral y muerte celular, vista aquí como células negras. Con el tiempo, la infección se propaga a otras células de gliobla
Archivo - Células de glioblastoma de un cerebro humano están creciendo. La adición del virus oncolítico Ebola-VSV produce infección tumoral y muerte celular, vista aquí como células negras. Con el tiempo, la infección se propaga a otras células de gliobla - A VAN DEN POL - Archivo

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un equipo interdisciplinario de científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, ha desarrollado una prueba de diagnóstico altamente sensible y rápida para la infección por el virus del Ébola. En monos infectados, este diagnóstico, denominado ensayo D4, demostró ser 1.000 veces más sensible que la prueba de diagnóstico rápido actualmente aprobada y capaz de detectar el virus un día entero antes que la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que es la prueba estándar actual.

Este trabajo, publicado en la revista 'Science Translational Medicine', fue realizado por ingenieros biomédicos, biólogos moleculares e inmunólogos de la Universidad de Duke, y la rama médica de la Universidad de Texas en Galveston y el Laboratorio Nacional de Galveston.

El virus del Ébola adquirió notoriedad mundial a principios de 2014, después de que un brote comenzara a extenderse por las populosas capitales de Guinea, Liberia y Sierra Leona, en África occidental. Cuando se declaró oficialmente el fin de la pandemia en 2016, más de 28.000 personas se habían infectado y más de 11.300 habían muerto a causa del virus.

El pasado mes de marzo había dos brotes de Ébola en curso en la República Democrática del Congo que han provocado más de 2.200 muertes, y Guinea declaró un nuevo brote de enfermedad por el virus del Ébola (EVE) tras la aparición de un grupo de casos en febrero.

El tratamiento temprano y el rastreo de los contactos de la enfermedad por el virus del Ébola son fundamentales por dos razones: En primer lugar, los pacientes son muy contagiosos una vez que empiezan a mostrar síntomas, y el diagnóstico temprano puede ayudar a contener la propagación de la infección al facilitar el rastreo de los contactos y el aislamiento de los pacientes.

En segundo lugar, la tasa de mortalidad del Ébola puede alcanzar el 90% si no se trata o se trata tarde, pero puede reducirse a aproximadamente el 10% con anticuerpos monoclonales si los pacientes son tratados en las primeras fases de la infección.

El estándar de oro actual para detectar el virus del Ébola es la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR), que identifica y amplifica el ARN viral. Aunque la RT-PCR ha demostrado ser sensible y capaz de diagnosticar la infección por Ébola mucho antes que las alternativas actuales, ha sido difícil de aplicar en los entornos remotos donde se originan frecuentemente los brotes de Ébola.

Los recientes avances en el diseño de las pruebas de RT-PCR han facilitado el uso de la plataforma por parte de técnicos sin formación y han reducido la necesidad de equipos costosos. Sin embargo, a un precio de 22,50 dólares por prueba, la plataforma es cara y, al ser de laboratorio, puede ser lenta. En algunos estudios, la mediana del tiempo necesario para confirmar un diagnóstico sobre el terreno es de 6 días, lo que la convierte en una herramienta subóptima cuando se trata de un virus altamente contagioso.

La opción de diagnóstico alternativa actual son los ensayos de flujo lateral, que detectan anticuerpos o antígenos que aparecen durante una infección. Estas pruebas son más baratas, fáciles de usar y suelen dar resultados en menos de 30 minutos, pero la contrapartida es una sensibilidad muy reducida, por lo que hay una mayor posibilidad de que la prueba pase por alto una infección temprana.

Para ayudar a subsanar las deficiencias de ambas pruebas, el equipo de Duke adaptó el ensayo D4, un diagnóstico ultrasensible en el punto de atención desarrollado previamente por el laboratorio de Ahsutosh Chilkoti, para detectar con rapidez y precisión la glicoproteína secretada (sGP), un biomarcador producido por el virus del Ébola durante las primeras fases de la infección.

Además de Chilkoti, catedrático distinguido de Ingeniería Biomédica Alan L. Kaganov, el equipo incluía a Cassio Fontes, antiguo estudiante de posgrado y ahora científico investigador senior en el laboratorio de Chilkoti, al doctor Michael Gunn, profesor de medicina e inmunología, y a Barbara Lipes, profesora adjunta de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke.

"Estudios anteriores sugerían que el virus del Ébola produce una glicoproteína secretada en altos niveles al principio de la infección para actuar como señuelo y distraer al sistema inmunitario mientras el virus se replica y se une a las células del huésped --señala Fontes--. Pensamos que si podíamos detectar eso, podríamos ayudar a facilitar el diagnóstico, la contención y el tratamiento más tempranos durante el brote de Ébola".

Sin embargo, no se disponía de anticuerpos contra la sGP, por lo que Lipes, experto en ingeniería de anticuerpos en el laboratorio de Gunn, creó una gran biblioteca de anticuerpos que se unen a la sGP y examinó los anticuerpos que se unían con más fuerza. A continuación, los dos laboratorios trabajaron juntos para identificar el par de anticuerpos de captura-detección que proporcionaba la mayor sensibilidad en la plataforma D4.

Contador