Actualizado 22/04/2021 18:00 CET

Prometedores resultados de una terapia genética en un tipo de ceguera infantil

Archivo - La córnea, la lente más externa del ojo, se debilita con el paso del tiempo./
Archivo - La córnea, la lente más externa del ojo, se debilita con el paso del tiempo./ - VIOBIO LAB-CSIC - Archivo

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una nueva terapia génica para una de las formas más comunes de ceguera congénita es segura y mejoró la visión en los tres pacientes en los que se probó, según los datos iniciales de un ensayo clínico dirigido por investigadores del Scheie Eye Institute en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos.

La terapia administra copias funcionales de GUCY2D a los ojos de pacientes que tienen problemas de visión graves causados por mutaciones en el gen. Cada uno de los tres primeros pacientes tratados experimentó una mejora en algunos aspectos de la visión, sin efectos secundarios graves, según el nuevo estudio, publicado en la revista 'iScience'.

"Encontramos mejoras sostenidas tanto en la visión diurna como nocturna, incluso con una dosis relativamente baja de la terapia génica", señala el autor principal del estudio, Samuel G. Jacobson, MD, PhD, profesor de Oftalmología en la Escuela de Medicina Perelman.

El gen GUCY2D es uno de alrededor de 25 genes humanos diferentes cuyas mutaciones causan problemas en la retina, lo que lleva a una discapacidad visual severa desde el nacimiento o la primera infancia. Esta familia de trastornos hereditarios de la retina, conocidos colectivamente como amaurosis congénita de Leber (LCA), representa una parte considerable de la ceguera infantil en todo el mundo.

Las copias normales de GUCY2D codifican una enzima en la vía clave que utilizan las células de los conos y bastones sensibles a la luz de la retina para convertir la luz en señales electroquímicas. La falta de esta enzima bloquea la recuperación de esta vía, evitando el reinicio necesario para una mayor señalización. Como resultado, la señal de las células de los bastones y los conos se vuelve muy débil, lo que equivale a una pérdida severa de la visión.

Incluso en los adultos que han vivido durante décadas con esta afección, a menudo ocurre que muchas células de la retina sensibles a la luz permanecen vivas e intactas a pesar de su disfunción. Por lo tanto, agregar copias funcionales de GUCY2D a través de una terapia génica podría hacer que esas células funcionen nuevamente y restaurar algo de la visión.

En 2019, Jacobson y el co-investigador Artur V. Cideciyan, PhD, profesor investigador de Oftalmología en la Escuela de Medicina Perelman, comenzaron el primer ensayo clínico de una terapia génica GUCY2D, una solución de un virus inofensivo que porta el gen y es inyectado debajo de la retina, inicialmente en un solo ojo por paciente. Están siguiendo a cada paciente durante dos años después del tratamiento. En el nuevo informe, describieron sus hallazgos después de nueve meses en los primeros tres pacientes tratados.

El primer paciente experimentó un aumento sustancial de la sensibilidad a la luz en las células bastón, que son más sensibles a la luz que las células cónicas y son las principales responsables de la "visión nocturna" o con poca luz. Este paciente también mostró una mejoría en las respuestas de la pupila a la luz.

El segundo paciente mostró un aumento más pequeño pero sostenido de la sensibilidad a la luz en las células bastón, comenzando aproximadamente dos meses después de la terapia génica; y el tercer paciente no mostró ninguna mejora en la sensibilidad de las células bastón, pero mostró una agudeza visual significativamente mejorada durante el período de seguimiento de nueve meses, una mejora que los investigadores relacionaron con una mejor función en las células del cono del paciente, las células predominantes para la luz del día y el color.

"Estos resultados iniciales del primer ensayo de una terapia génica GUCY2D son muy alentadores e informarán nuestros ensayos en curso y futuros de esta terapia", dijo Cideciyan. No hubo efectos secundarios adversos graves y se resolvieron los efectos secundarios que ocurrieron en las retinas de los pacientes.

La dosis de terapia génica utilizada en estos tres primeros pacientes fue la más baja de las dosis que los investigadores planean usar en el estudio, por lo que esperan ver una seguridad continua y una mayor eficacia en los pacientes inscritos más tarde que recibirán dosis más altas.

Contador