Publicado 05/02/2020 14:43:23CET

El primer ensayo clínico de anticuerpos contra henipavirus demuestra que es seguro y bien tolerado en personas sanas

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer tratamiento para prevenir que los henipavirus causen infecciones potencialmente mortales es seguro y capaz de neutralizarlo, según los resultados de un ensayo clínico fase I realizado en 40 personas sanas, y que se ha publicado en la revista científica 'The Lancet Infectious Diseases'.

Los henipavirus son un grupo emergente de virus con potencial pandémico, pero no existen vacunas o tratamientos aprobados para prevenir o tratar las infecciones que causan. El virus Hendra y el virus Nipah son dos henipavirus de ARN estrechamente relacionados que aparecieron en 1994 y 1998, respectivamente. Los zorros voladores, un tipo de murciélago de la fruta, parecen ser los principales reservorios naturales de los henipavirus. Se ha observado una tasa de mortalidad del 57 por ciento en siete casos conocidos del virus Hendra en Australia, mientras que se han notificado 373 muertes por el virus Nipah en el Asia meridional y sudoriental entre 1998 y 2018.

Aunque el número de brotes ha sido pequeño hasta ahora, las enfermedades causadas por henipavirus se han incluido en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de enfermedades con potencial epidémico que son prioritarias para la investigación porque no hay medidas para combatirlas o son insuficientes. El virus Nipah tiene el potencial de mutar rápidamente, y la transmisión de persona a persona es posible, lo que suscita la preocupación de un potencial pandémico.

"Dada la elevada tasa de mortalidad por infección por henipavirus, su capacidad de causar infección en múltiples órganos, incluido el cerebro, y su singular capacidad de propagarse a los seres humanos desde los murciélagos a través de una amplia gama de especies animales, incluidos los caballos y los perros, los médicos necesitan una forma segura de neutralizarlos. Nuestros resultados son los primeros en confirmar que un anticuerpo que se une al virus es segura, lo que la convierte en la opción terapéutica más prometedora hasta la fecha para abordar esta necesidad médica insatisfecha", explica uno de los autores del trabajo, Elliott Geoffrey Playford, del Hospital Princesa Alexandra de Australia.

El anticuerpo monoclonal m102.4 ha neutralizado con éxito los henipavirus en experimentos anteriores con primates no humanos. Se une a las proteínas de la superficie de las células del virus, lo que normalmente permitiría al virus acceder a las células huéspedes y causar la infección. El anticuerpo ha estado disponible desde 2010 para su uso en emergencias compasivas en Australia para las personas expuestas al virus Hendra, pero este estudio es el primer ensayo clínico del mundo que evalúa su seguridad en humanos y determina su destino cuando viaja por el cuerpo. También se utilizaron experimentos de laboratorio para probar la capacidad del anticuerpo para neutralizar los virus después de haber estado circulando en el cuerpo.

El estudio fue aleatorio, doble ciego y controlado por placebo. Cuarenta adultos con edades comprendidas entre los 18 y los 50 años fueron asignados al azar a cinco grupos diferentes: cuatro grupos que recibieron el anticuerpo en dosis únicas que aumentaron de 1mg/kg en el primer grupo a 20mg/kg en el cuarto grupo, y el quinto grupo que recibió dos dosis de 20mg/kg. En cada grupo, seis participantes recibieron el anticuerpo y dos recibieron un placebo salino.

La seguridad y la tolerabilidad del m102,4 se evaluó mediante una combinación de pruebas que incluían exámenes físicos, pruebas de laboratorio clínico, electrocardiograma (ECG) y registros de eventos adversos. Se tomaron muestras de sangre de los voluntarios para comprobar si había alguna reacción inmunológica y la capacidad del cuerpo para eliminar el anticuerpo. Las muestras también se utilizaron para comprobar la capacidad del anticuerpo circulante para neutralizar los virus 12 horas, 24 horas, cuatro días y ocho días después de la inyección.

En general, las dosis de m102,4 utilizadas en el estudio resultaron ser seguras y bien toleradas. Los investigadores no registraron ningún evento adverso serio relacionado con el tratamiento. Los eventos adversos más comunes fueron dolores de cabeza, que fueron reportados por 12 de cada 30 voluntarios en aquellos que recibieron el anticuerpo y tres de cada 10 con el placebo. Los voluntarios que recibieron la dosis doble no registraron un aumento en los dolores de cabeza.

En los análisis de las muestras de sangre, se observó que la capacidad del cuerpo para eliminar el anticuerpo era similar entre los participantes que recibieron la dosis única o la dosis repetida. En ningún momento durante el estudio el anticuerpo generó una reacción inmune contra el propio anticuerpo. Las pruebas sobre la capacidad del anticuerpo circulante para neutralizar los virus encontraron actividad de neutralización contra los virus Hendra y Nipah en todas las muestras y en todos los puntos de tiempo analizados. Los autores concluyen que el anticuerpo permaneció activo durante al menos ocho días después de la inyección intravenosa.

"Cuando hay un posible caso de infección por henipavirus, o la gente sospecha que puede haber estado expuesta a uno de los virus, a menudo no hay tiempo para confirmar el diagnóstico antes de que sea demasiado tarde para hacer algo al respecto. Basándonos en los resultados de nuestro ensayo, sugerimos ofrecer una dosis única de 20mg/kg de m102,4 a las personas que probablemente hayan estado expuestas a uno de los virus, o dos dosis separadas por 48 horas a los pacientes con signos clínicos de infección", detalla otra de las autoras, Heidi Carroll, del Queensland Health (Australia).

Los autores puntualizan que la principal limitación del estudio es el pequeño número de participantes, que es común en los estudios de fase I. Se necesitarán futuros estudios para demostrar la eficacia del anticuerpo contra diferentes cepas de los virus Nipah y Hendra, y podría ser necesario considerar un cóctel de anticuerpos monoclonales para reducir las posibilidades de que la eficacia de m102,4 disminuya.

Contador