Publicado 21/01/2022 12:58

POP alerta sobre la brecha educativa que sufren los jóvenes con enfermedades crónicas y piden educación domiciliaria

Una menor se encuentra en una cama de hospital ingresada.
Una menor se encuentra en una cama de hospital ingresada. - KATARZYNABIALASIEWICZ/PIXABAY

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) ha alertado sobre la brecha educativa que se genera para una parte de los estudiantes con necesidades crónicas de salud, que como consecuencia de su dolencia enfermedad no pueden asistir con regularidad a su centro docente de manera normalizada, por lo que piden las mismas oportunidades educativas e implantar la educación domiciliaria.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la
Educación, que se celebra este lunes, 24 de enero, la POP ha puesto de manifiesto un caso real de un chico sevillano de 18 años, llamado Jesús, que padece fibrosis quística y pancreatitis crónica.

Este chico ha logrado terminar sus estudios de Formación Profesional en Electromecánica pero lo ha hecho con grandes dificultades debido a los controles médicos, tratamientos y la complejidad de su enfermedad. Tal y como apuntan desde su familia, el apoyo de las administraciones ha sido nulo y ha sido gracias a la colaboración del centro de formación por lo
que Jesús ha podido seguir adelante y continuar con su asistencia a clase.

"La educación domiciliaria debe ser esencial siempre que se necesite, y debe estar adaptada a las necesidades de cada alumno con enfermedad crónica. Porque solo así podremos afirmar que en nuestro país se ofrece un servicio educativo de calidad y se evita una brecha educativa terriblemente injusta para quien la padece", ha declarado la presidenta de la POP, Carina Escobar.

Por casos como este, la POP aprovecha la celebración del Día Internacional de la Educación para visibilizar una situación muy concreta pero que actualmente no cuentan con ningún tipo de protección social y se quedan fuera del sistema educativo.

Asimismo, han reclamado equipos de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria en los casos de ingreso intermitente, ya que hasta ahora se contempla únicamente en estancias largas.

"Hay jóvenes que, por ejemplo, no puedan preparar un examen importante en secundaria o que existan niños y niñas que en su etapa escolar tengan más dificultades en la adquisición de conocimientos básicos por no haber podido asistir a clase. Sus familias no encuentran apoyo y esta situación, para muchos, se repetirá a lo largo de toda su formación", ha explicado la presidenta de la POP, Carina Escobar.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), recogidos por la POP, el 19 por ciento de la población infantil tiene una enfermedad crónica. Para muchos de estos jóvenes, las visitas al hospital son muy frecuentes, obligándoles a pasar temporadas en estos centros, recibir cuidados de salud domiciliarios u otros tratamientos hospitalarios como consecuencia de la enfermedad. Esta situación les impide asistir con regularidad a su institución educativa.