Publicado 26/04/2021 18:05CET

Piden mas vigilancia del riesgo cardíaco si el tratamiento del cáncer de mama o de próstata incluye hormonas

Archivo - Radióloga observa imagen de mamografía con contraste.
Archivo - Radióloga observa imagen de mamografía con contraste. - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

   MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las terapias hormonales utilizadas para tratar muchos cánceres de mama y próstata aumentan el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, y las pacientes deben ser monitoreadas regularmente y recibir tratamiento para reducir el riesgo y detectar problemas a medida que ocurren, según una nueva declaración científica de la American Heart Association, publicada en la revista 'Circulation: Genomic and Precision Medicine'.

   "La declaración proporciona datos sobre los riesgos de cada tipo de terapia hormonal para que los médicos puedan usarla como una guía para ayudar a controlar los riesgos cardiovasculares durante el tratamiento del cáncer", ha señalado Tochi M. Okwuosa, presidente del grupo de redacción de declaraciones científicas, profesor asociado de medicina y cardiología y director de Servicios de Cardio-Oncología en el Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago (EEUU).

   Los cánceres dependientes de hormonas, como el de próstata y el de mama, son los cánceres más comunes en los Estados Unidos y en todo el mundo, sin incluir los cánceres de piel. A medida que las mejoras en el tratamiento, incluido un mayor uso de terapias hormonales, permiten que las personas con estos cánceres vivan más tiempo, la enfermedad cardiovascular se ha convertido en la principal causa de enfermedad y muerte en estos pacientes.

   Los tratamientos hormonales para el cáncer de mama incluyen moduladores selectivos de los receptores de estrógenos (SERM) e inhibidores de la aromatasa (AI). Los SERM bloquean los receptores de estrógeno en las células cancerosas, por lo que la hormona no puede estimular el crecimiento del tumor, mientras que permite que el estrógeno actúe normalmente en otros tejidos, como el tejido óseo y hepático; ejemplos de SERM incluyen tamoxifeno y raloxifeno.

   Los inhibidores de la aromatasa reducen la cantidad de estrógeno producido en mujeres posmenopáusicas e incluyen exemestano, anastrozol y letrozol. Los tratamientos endocrinos para el cáncer de próstata, llamados terapia de privación de andrógenos, incluyen algunos medicamentos que disminuyen la producción de testosterona por su acción en el cerebro y otros que bloquean los receptores de testosterona que se encuentran en las células de la próstata y algunas células del cáncer de próstata.

   El grupo de redacción revisó la evidencia existente de estudios observacionales y ensayos controlados aleatorios y encontró que el tamoxifeno aumenta el riesgo de coágulos de sangre, mientras que los inhibidores de la aromatasa aumentan el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular más que el tamoxifeno. Para las pacientes con cáncer de mama que requieren más de un tipo de terapia hormonal debido a la resistencia desarrollada a la medicación inicial, hay una mejora en los resultados del cáncer. Sin embargo, el tratamiento con múltiples hormonas se asocia con tasas más altas de afecciones cardiovasculares, como presión arterial alta, ritmos cardíacos anormales y coágulos de sangre.

   La terapia de privación de andrógenos (para reducir la testosterona) para el cáncer de próstata aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos, agrega grasa corporal mientras disminuye los músculos y altera la capacidad del cuerpo para procesar la glucosa (lo que puede resultar en diabetes tipo 2). Estos cambios metabólicos están asociados con un mayor riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y muerte cardiovascular.

   Cuanto más tiempo las personas reciben terapia hormonal, mayor es el riesgo de problemas cardiovasculares. Se requieren más investigaciones para definir mejor los riesgos asociados con la duración del tratamiento. El aumento del riesgo de ECV asociado a la terapia hormonal fue mayor en personas que ya tenían una enfermedad cardíaca o en aquellas que tenían dos o más factores de riesgo cardiovascular, como presión arterial alta, obesidad, colesterol alto, tabaquismo o antecedentes familiares de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular - cuando comenzaron el tratamiento.

   "Se necesita un enfoque en equipo para la atención del paciente que incluya el equipo de oncología, el cardiólogo, el médico de atención primaria, el dietista, el endocrinólogo y otros profesionales de la salud, según corresponda, para trabajar con cada paciente para controlar y reducir el mayor riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. asociado con la terapia hormonal en el tratamiento del cáncer de mama y de próstata", señala Okwuosa.

    Actualmente no existen pautas definitivas para monitorear y manejar los riesgos cardíacos relacionados con la terapia hormonal. La declaración pide a los médicos que estén atentos al empeoramiento de los problemas cardíacos en aquellos con enfermedad cardíaca previa o factores de riesgo, y que reconozcan que incluso aquellos sin problemas cardíacos preexistentes tienen un mayor riesgo debido a su exposición a terapias hormonales.

    "Para los pacientes que tienen dos o más factores de riesgo cardiovascular, es probable que la derivación a un cardiólogo sea apropiada antes de comenzar el tratamiento hormonal. Para los pacientes que ya reciben terapias hormonales, una discusión con el equipo de oncología puede ayudar a determinar si una derivación de cardiología se recomienda", añade Okwuosa.

   Los investigadores recomiendan una evaluación adicional de las disparidades raciales y étnicas entre pacientes con cáncer de mama y próstata que han recibido terapia hormonal. Ya que en los pocos estudios que existen, las diferencias raciales y étnicas detectadas pueden estar relacionadas con inequidades en salud y otros factores, y estos son áreas importantes a abordar.

   Asimismo, destacan que los resultados y riesgos de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares deben agregarse como criterios de valoración principales en los ensayos aleatorios de terapias hormonales. Además, se necesitan estudios de medicamentos hormonales específicos, ya que cada uno puede tener diferentes riesgos cardíacos, incluso si funcionan de la misma manera para tratar el cáncer de mama o de próstata.

Contador

Para leer más