Publicado 25/11/2021 14:26CET

Pediatras recuerdan la importancia de vacunar a los niños contra la gripe

Archivo - Vacuna de COVID-19 a un niño.
Archivo - Vacuna de COVID-19 a un niño. - FAMVELD/ISTOCK - Archivo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El doctor Alfonso Carmona, pediatra y director del Instituto Hispalense de Pediatría, ha mostrado su preocupación por el posible brote de gripe de esta temporada 2021-22, por lo que insta a la vacunación de la gripe también en la población infantil.

Aunque son los adultos quienes sufren la mayor mortalidad por gripe, la población infantil presenta más infecciones, al no tener contactos previos con el virus. Además, tardan más tiempo en eliminarlo, lo que los convierte en los principales transmisores de la infección tanto en el domicilio como en la comunidad.

"Suele decirse que el absentismo laboral por gripe empieza en la guardería y en la escuela, y de ahí pasa al resto de la población. Eso es así porque los niños se contagian y llevan la infección a sus hogares, donde se contagian los familiares que, a su vez, expanden el virus en el resto de los ambientes como la universidad, el trabajo o los lugares de ocio", recalca el doctor Fernando Moraga-Llop, pediatra y vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología.

Este experto añade que "si vacunamos a los niños, obtenemos un doble beneficio: el primero es un beneficio directo, y es que los protegeremos de las consecuencias de la gripe y, el segundo, indirecto, ya que conseguiremos disminuir la carga de la enfermedad y la mortalidad en los adultos", afirma.

Por ello, ambos doctores inciden en la importancia de la vacunación en edad pediátrica desde los 6 meses hasta los 17 años y, especialmente, del grupo que va hasta los 5 años, para proteger de forma eficaz a toda la población frente a la gripe. "La vacunación es importante todos los años y especialmente esta temporada en la que los virus de la gripe y la Covid-19 podrían cocircular y coinfectar" subraya el doctor Moraga-Llop.

Por otro lado, el doctor también ha advertido de que "los procesos respiratorios en los niños, algunos de gravedad como las bronquiolitis por Virus Respiratorio Sincitial, han aparecido mucho antes que otros años, y en algunos casos con una afectación mayor que otras veces".

LA GRIPE EN NIÑOS, UNA INFECCIÓN INFRAVALORADA E INFRADIAGNOSTICADA

Se estima que la gripe causa 650.000 muertes en todo el mundo, habiendo una alta mortalidad entre pacientes ancianos. Sin embargo, la gripe en niños continúa siendo una infección infravalorada e infradiagnosticada.

Al respecto, el doctor Moraga-Llop aclara que, "por un lado, a menudo, las familias no son conscientes de que la infección por gripe es muy frecuente y que puede ser grave y la infravaloran. Por otro, en muchas ocasiones no suele diagnosticarse, debido a que los síntomas de la gripe en los niños menores de 6 y 8 años no son exactamente los mismos que en los adultos".

Según el doctor Moraga-Llop "el cuadro clínico en estos casos puede presentar manifestaciones inespecíficas como fiebre u otitis, entre otras. En caso de duda, lo ideal sería realizarle al niño un test de diagnóstico rápido de gripe y así poder informar a la familia y que esta tome las medidas de prevención adecuadas".

Por todo ello, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la forma más eficaz de prevenir la gripe es la vacunación, especialmente importante en personas con alto riesgo y en quienes las atienden o viven con ellas: niños de 6 meses a 5 años, embarazadas en cualquier fase de la gestación, mayores de 65 años, pacientes con enfermedades médicas crónicas y profesionales sanitarios. "Al igual que en el caso de la Covid-19, el único medio seguro y eficaz para luchar contra el virus de la gripe es la vacunación" destaca el doctor Carmona.

Por otra parte, el doctor Moraga-Llop pone en valor la vacunación en niños de entre 6 meses y 17 años "la carga de la enfermedad es tan elevada que la vacunación evita muchas infecciones, hospitalizaciones graves y algunas muertes. La vacuna de la gripe tiene una alta tolerancia y raramente produce efectos secundarios".

Según los doctores, lo ideal sería vacunar a toda la población, ya que en la sociedad conviven numerosos grupos de riesgo que son susceptibles de sufrir las consecuencias graves de la infección por gripe y que, a menudo, no pueden acceder a esta cobertura vacunal. Es decir, la única forma de llegar a protegerles a ellos sería que el resto de la población, especialmente los niños, estuviera inmunizada.

Contador