Publicado 26/10/2021 17:28CET

Pacientes y profesionales de baja visión demandan más especialistas en la materia

Imagen de la Jornada Inaugural de la sexta Jornada de Baja Visión, celebrada en Málaga
Imagen de la Jornada Inaugural de la sexta Jornada de Baja Visión, celebrada en Málaga - SEEBV

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Expertos y pacientes de baja visión han demandado un mayor número de especialistas en baja visión en los equipos médicos de los hospitales de la seguridad social y, paralelamente, han criticado la falta de unidades de baja visión en los centros médicos, según señala la Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión (SEEBV).

"Nuestros hospitales y los centros sanitarios de óptica y optometría necesitan equipos de baja visión completos en los que se
interrelacionen profesionales de la óptica, oftalmólogos, investigadores, rehabilitadores, neurólogos y psicólogos", ha demandado el oftalmólogo en el Hospital de Valencia, Tomás Torres.

Esta reivindicación ha tenido lugar durante las sextas Jornadas de Baja Visión, que se han celebrado en Málaga, donde se ha abordado que en España hay más de un millón y medio de personas que padecen baja visión, es decir, sin llegar a ser ciegos, poseen un resto visual mínimo (una agudeza visual inferior a 10% en su mejor ojo y 30º de campo visual).

En concreto, en Andalucía, este dato alcanza las 160.000 personas, según datos del Colegio de Ópticos-Optometristas de Andalucía, y de ellos, solo un cinco por ciento accede a rehabilitación para aprovechar o sacar el mayor partido de su resto
visual.

"No puede ocurrir que una neuróloga derive a pacientes con párkinson y no se encuentre solución a sus problemas de diplopía, se necesita más colaboración y trabajo en red, quién afirma que este tipo de encuentro permiten profundizar en conocimiento en beneficio de todos", ha clamado la neuróloga en la Unidad de Trastornos del Movimiento del HUVR, Laura Muñoz.

Uno de los principales temas que también se ha abordado ha sido el trabajo en red, fue uno de los temas principales que se tocó
de forma continuada durante el desarrollo de las jornadas, ya que el
papel del óptico-optometrista es fundamental a la hora de afrontar el tema de la baja visión y la rehabilitación visual.

"Existe un alto porcentaje de pacientes que están muy perdidos y que no saben a dónde acudir, sobre todo en las ciudades o pueblos pequeños", ha indicado la vocal de la Sociedad Española de Baja Visión, Elisa Madorrán

ACTUALIZACIÓN DE LA TECNOLOGÍA

El encuentro también ha servido para conocer de primera mano la última tecnología en materia de baja visión. Degeneración macular, glaucoma, retinosis pigmentaria o enfermedades oculares vinculadas a la diabetes son algunas de las enfermedades que provocan a la larga una pérdida de visión que dificulta las tareas de la vida diaria.

Para sobrellevarlas, existen numerosas innovaciones tecnológicas fascinantes que ayudan a las personas afectadas a percibir su entorno con mayor claridad y así vivir de forma más independiente.

"Por una parte, existen dispositivos diseñados para aprovechar la poca visión que aún tenga la persona, para que esta pueda ver mejor, y por otra existen dispositivos que se valen de los demás sentidos porque el de la vista está prácticamente desaparecido", ha explicado la especialista Mari Paz Álvaro.