Publicado 22/03/2021 16:26CET

Los pacientes hospitalizados con COVID-19 tienen un peor pronóstico si tienen niveles altos de azúcar en sangre

Archivo - Paciente en la UCI.
Archivo - Paciente en la UCI. - PATRIKSLEZAK - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes hospitalizados con COVID-19 tienen peores resultados si tienen niveles altos de azúcar en sangre o hiperglucemia, independientemente de si tienen diabetes, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York (Estados Unidos) y que va a ser presentado en 'ENDO 2021'.

En concreto, los pacientes con COVID-19 que tenían hiperglucemia al ingresar al hospital eran más propensos que aquellos con glucosa (azúcar) normal a requerir un respirador o ingresar a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Según los informes, estos pacientes también tenían más probabilidades de sufrir una lesión renal y morir en el hospital.

Aunque algunos estudios previos han identificado la hiperglucemia o la diabetes como un factor de riesgo independiente para peores resultados de COVID-19, los expertos han informado de que no han detectado esto en la población negra.

Su estudio incluyó a 708 adultos con COVID-19 ingresados, de los cuales el 89 por ciento de los cuales eran negros. Aproximadamente la mitad eran hombres y el 54 por ciento de los pacientes tenían antecedentes de diabetes tipo 1 o tipo 2 al momento de la admisión.

Los investigadores estudiaron los resultados de los pacientes por la presencia o ausencia de diabetes y por sus valores de glucosa en sangre al ingreso. Debido a que las pautas recomiendan que los pacientes hospitalizados con diabetes mantengan los niveles de glucosa en sangre entre 140 y 180 miligramos por decilitro (mg/dL), los investigadores dividieron a los pacientes en grupos según los niveles de glucosa de menos de 140 y menos de 180 mg/dL.

Los pacientes con diabetes cuyos valores de glucosa en sangre al ingreso excedían los 140 mg/dL tenían 2,4 veces más probabilidades de ser admitidos en la UCI e intubación (necesitando un respirador) en comparación con aquellos cuyos niveles de glucosa eran más bajos, informaron los investigadores.

Además, los pacientes con diabetes cuyos niveles de glucosa al ingreso eran superiores a 180 mg/dl tenían aproximadamente el doble de probabilidades de muerte intrahospitalaria, mostraron sus datos. Sin embargo, los expertos han señalado que las probabilidades de muerte también se duplicaron para los pacientes que no tenían diabetes y cuyos valores de glucosa excedían los 140 mg/dL.

Del mismo modo, estos pacientes tenían una probabilidad 3,5 veces mayor de ingresar en la UCI y una probabilidad 2,3 veces mayor de intubación y de sufrir una lesión renal aguda. Según los expertos, los pacientes sin diabetes cuyos niveles de glucosa en sangre superaban los 180 mg/dL tenían un riesgo de muerte cuatro veces mayor, una probabilidad casi tres veces mayor de ingresar en la UCI y una probabilidad 2,7 veces mayor de intubación.

"Los resultados de nuestro estudio, reiteran la importancia de monitorear regularmente la glucosa en sangre en pacientes hospitalizados con COVID-19, incluso sin un diagnóstico previo de diabetes", han enfatizado los investigadores.

Contador