Publicado 06/05/2021 12:58CET

Pacientes y 48 sociedades científicas consensúan una guía para la atención de la COVID-19 persistente

Archivo - Sala para los pacientes con un cartel indicativo en las instalaciones del Centro de Investigaciones Médicas Aplicadas (CIMA) de la Universidad de Navarra, en Pamplona, Navarra, (España), a 10 de noviembre de 2020. Actualmente, el 94 % de los alu
Archivo - Sala para los pacientes con un cartel indicativo en las instalaciones del Centro de Investigaciones Médicas Aplicadas (CIMA) de la Universidad de Navarra, en Pamplona, Navarra, (España), a 10 de noviembre de 2020. Actualmente, el 94 % de los alu - Eduardo Sanz - Europa Press - Archivo

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

Un total de 48 sociedades científicas, asociaciones científico- médicas y asociaciones de pacientes, integradas en un amplio Comité científico multi e interdisciplinar,, se han unido para elaborar y consensuar una Guía Clínica para la Atención al paciente con COVID-19 persistente, que ofrezca una respuesta sanitaria más adecuada a las necesidades en materia de salud de un grupo poblacional que crece de forma paralela al aumento de los contagiados por el SARS-CoV-2.

Este proyecto colaborativo, coordinado por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y los colectivos autonómicos de pacientes LONG COVID ACTS, ha sido presentado de forma oficial este jueves tras haber sido enviado a las principales instituciones en materia de salud del país.

En concreto, el documento ha sido remitido en primera instancia a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, a las diferentes consejerías de Salud, así como al Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España y otros colegios profesionales. También se ha enviado el documento al Departamento de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que tenga conocimiento del trabajo colaborativo realizado en España.

Desde la SEMG y LONG COVID ACTS, junto al resto de entidades participantes, solicitan la valoración e integración de esta guía en los protocolos de asistencia del Sistema Nacional de Salud (SNS), para que así los profesionales sanitarios la tengan como documento de base a la hora de atender en sus consultas a pacientes afectados por COVID-19 de larga duración y no se sientan 'huérfanos' de asistencia, como ha ocurrido desde que comenzó la pandemia.

El documento aborda la atención de los pacientes que padecen COVID-19 persistente, es decir, personas que presentan signos y síntomas que se desarrollan durante o después de una infección compatible con la COVID-19, que se mantienen durante más de 4-12 semanas y que no se explican por un diagnóstico alternativo.

Los autores consideran "fundamental realizar una asistencia compartida entre los diferentes niveles asistenciales y especialistas que intervienen en su atención, en cuyo centrose sitúe siempre al paciente, al lado de los profesionales de Atención Primaria, que serán sus referentes".

El documento, que se actualizará según las evidencias disponibles, comienza con una introducción acerca de la justificación de por qué era necesario este documento, para explicar después la metodología de trabajo (contexto, objetivos, ámbito de aplicación, población objetivo, grupo de trabajo y búsqueda de evidencia).

La parte de la guía dedicada a la descripción de la afectación incluye las definiciones, hipótesis, etiopatogenia y caracterización clínica. Sus autores también hacen una serie de recomendaciones en relación a las pruebas de laboratorio, pruebas de imagen y complementarias, valoración de comorbilidades y situación funcional y social de los afectados, resumido todo en un kit de atención básica.

En lo que respecta al abordaje terapéutico de la COVID-19 persistente, la guía enumera las posibles dianas terapéuticas y evidencias científicas, los tratamientos específicos o sistémicos, los tratamientos destinados a restablecer el equilibrio, tratamientos locales o sintomáticos, así como la vacunación frente al coronavirus.

En la parte de seguimiento de los afectados, el documento incluye una serie de recomendaciones al paciente, los programas de seguimiento en Atención Primaria, los criterios de asistencia compartida y apuesta por el trabajo multidisciplinar e interconsulta desde el primer nivel asistencial. El texto concluye con un apartado dedicado a los retos del futuro en torno a la atención de estos pacientes.