Actualizado 17/04/2013 19:11:13 +00:00 CET

La OMS alerta de que el 80% de las muertes causadas por enfermedades no transmisibles se dan en países en desarrollo

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cada año se producen en el mundo más de 36 millones de muertes por enfermedades no transmisibles y, según alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80 por ciento de estas defunciones (unos 29 millones) se producen en los países de medios y bajos ingresos.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la mayoría de las defunciones, con 17,3 millones cada año, seguidas del cáncer (7,6 millones), las enfermedades respiratorias (4,2 millones), y la diabetes (1,3 millones).

El problema de estas patologías, entre las que se incluyen la mayoría de enfermedades crónicas, es que afectan a todos los grupos de edad y a todas las regiones.

De hecho, informa este organismo de Naciones Unidas, aunque ya son la principal causa de mortalidad en todas las regiones excepto en África, se prevé que en 2020 los mayores incrementos de la mortalidad por este grupo de patologías correspondan a ese continente.

Es más, aseguran, en los países africanos se prevé que las defunciones superen la suma de las causadas por las enfermedades transmisibles y nutricionales y por la morbilidad materna y perinatal como causa más frecuente de muerte en 2030.

La pobreza está estrechamente relacionada con las enfermedades no transmisibles y, de hecho, se prevé que el rápido aumento de estas enfermedades sea un obstáculo para las iniciativas de reducción de la pobreza en los países de ingresos bajos, en particular porque dispararán los gastos familiares por atención sanitaria.

"Las personas vulnerables y socialmente desfavorecidas enferman más y mueren antes que las personas de mayor posición social, sobre todo porque corren un mayor riesgo de exposición a productos nocivos, como el tabaco o alimentos poco saludables, y tienen un acceso limitado a los servicios de salud", informa la OMS.

Las enfermedades no transimisibles se ven favorecidas por factores tales como el envejecimiento, una urbanización rápida y no planificada y la "globalización" de unos modos de vida poco saludables. Por ejemplo, esto último, que surge en forma de dietas malsanas, puede desencadenar presión arterial elevada, aumento de la glucosa sanguínea, hiperlipidemia, sobrepeso y obesidad.

Actualmente el consumo de tabaco, la inactividad física, las dietas no saludables y el alcohol son los factores que más aumentan el riesgo de la mayoría de estas dolencias.

El tabaco se cobra casi 6 millones de vidas cada año (más de 600.000 por la exposición al humo ajeno), y se prevé que esa cifra aumente hasta los 8 millones en 2030.

Por otro lado, aproximadamente 3,2 millones de defunciones anuales pueden atribuirse a una actividad física insuficiente, aproximadamente 1,7 millones de muertes a un bajo consumo de frutas y verduras, mientras que la mitad de los 2,3 millones de muertes anuales por uso nocivo del alcohol se deben a estas patologías.