Un nuevo sistema inalámbrico facilita el contacto de los padres con los bebés prematuros

Bebé prematuro, incubadora
RAMOSIQUITOS /PIXABAY - Archivo
Publicado 05/03/2019 16:33:59CET

   MADRID, 5 Mar. (Reuters/EP) -

   Investigadores del Centro de Electrónica Bio-Integrada de la Northwestern University en Evanston (Estados Unidos) han creado un nuevo sistema inalámbrico que facilita el contacto de los padres con los bebés prematuros.

   Y es que, los bebés que están en la unidad de cuidados intensivos neonatales suelen tener una gran cantidad de sensores adheridos a su piel, con cables que emanan de ellos. El nuevo sistema, que se ha probado en un estudio publicado en 'Science', realiza el monitoreo a través de dos sensores inalámbricos ultrafinos que transmiten los signos vitales del bebé a una base de datos donde la información se puede procesar en tiempo real.

   Los sensores, uno sobre el corazón del bebé y el otro sobre el talón del bebé, son casi como un tatuaje electrónico temporal. "Laminan de forma suave y no invasiva sobre la superficie de la piel. Son imperceptibles. Ni siquiera sabes que están ahí", han asegurado los expertos.

   Otra ventaja del nuevo sistema es que los sensores no necesitan estar conectados a una fuente de alimentación, sino que se cargan de forma inalámbrica. El bebé solo necesita estar a un metro de la antena que recibe información de signos vitales y al dispositivo que permite que los sensores se mantengan cargados. Eso significa que las madres pueden estar sentadas en una silla (con la antena montada en la base) y tener contacto piel con piel con el bebé-

   Se ha demostrado que las caricias a los bebés con bajo peso al nacer reducen la mortalidad, las enfermedades graves, las infecciones y la duración de la estancia hospitalaria. La estabilidad cardiorrespiratoria, la calidad del sueño, el desarrollo neurológico, la lactancia materna y el dolor también parecen mejorar cuando los bebés prematuros tienen contacto piel con piel durante su estancia en el hospital.

   En este sentido, el nuevo sistema proporciona información sobre la temperatura de la piel, la frecuencia cardiaca, la frecuencia respiratoria y la oxigenación de la sangre. Además, como los dos sensores envían datos en tiempo real, es posible medir la rapidez con la que fluye la sangre por el cuerpo, lo que permite a los médicos calcular la presión arterial, la cual es difícil de medir en estos bebés pequeños y frágiles.