Nueve signos de alerta para detectar un posible caso de TDAH

Actualizado 03/07/2015 11:50:01 CET
Niños en clase, hiperactividad, déficit de atención, TDAH
GETTY

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

En España el 7 por ciento de la población infanto-juvenil está afectada por un trastorno de déficit de atención por hiperactividad (TDAH), una patología sobre la que existen falsos mitos que hacen necesaria el diagnóstico preciso por parte de un profesional cualificado.

Desde el Instituto de Rehabilitación Neurológica 'NeuroMadrid', recuerdan a los padres la importancia de no acudir a páginas web en caso de pensar que sus hijos podrían padecer este trastorno ya que, como advierte la experta en Psicología Infantil Marina Irazábal, muchas son "una fuente de información errónea".

Entre los falsos mitos más frecuentes están que el TDAH no existe, o que los fármacos para su tratamiento pueden llevar al abuso de sustancias o que estos niños en realidad son vagos o maleducados.

Por ello, ha insistido esta experta, "es fundamental que acudan a un profesional que los oriente" ya que ahora hay un mayor conocimiento sobre sus síntomas que están propiciando incluso que "muchos jóvenes y adultos que no fueron diagnosticados en su infancia están acudiendo ahora a los especialistas".

No obstante, si ya has hecho una primera búsqueda y has encontrado este artículo, te dejamos nueve signos de alerta que pueden hacernos pensar de que el menor tiene un problema de conducta:

1) La pobre disposición para el juego social con otros niños.

2) El exceso de preferencia por los juegos deportivos sobre los educativos.

3) Escaso interés por los juguetes y ante cualquier juego que requiera actividad sostenida.

4) Alteraciones del lenguaje.

5) El retraso y la torpeza en el desarrollo de la motricidad fina adaptativa.

6) Las dificultades para el aprendizaje de los colores, los números y las letras.

7) Para el desarrollo gráfico y para la comprensión de la figura humana.

8) La inmadurez emocional para su edad correspondiente.

9) Las constantes rabietas y más accidentes, aunque leves, en el hogar o en el ámbito educativo.

Para leer más