Nueva prueba para cáncer de tiroides podría prevenir cirugías innecesarias

Publicado 08/10/2019 7:40:34CET
La glándula tiroides.
La glándula tiroides. - MELANIE CONNOLLY

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Texas (UT) y el Baylor College of Medicine han desarrollado una nueva prueba preoperatoria para el cáncer de tiroides que es más rápida y aproximadamente dos tercios más precisa que las pruebas de diagnóstico que usan los médicos en la actualidad, según publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Aunque será necesaria una mayor validación antes de que pueda usarse clínicamente, la nueva prueba metabólica de tiroides es prometedora para prevenir miles de extracciones de tiroides innecesarias cada año, como la extracción parcial a la que se sometió la estudiante graduada de la UT, Amanda Helms, debido a una prueba no concluyente. "Toda esa incertidumbre fue estresante", asegura Helms.

"Si pudiéramos evitar que las personas se sometan a una cirugía que no necesitan y permitirles tener un diagnóstico más preciso, podemos mejorar el tratamiento para los pacientes y reducir los costos del sistema de atención médica", destaca Livia S. Eberlin, profesora asistente de Química y Medicina de Diagnóstico en la Universidad de Texas y coinvestigadora principal.

Por su parte, Rachel DeHoog, estudiante de posgrado que trabajó en el estudio, agrega: "También es muy importante la capacidad de tener la certeza en el diagnóstico para un paciente con la posibilidad de tener cáncer".

Cada año en Estados Unidos diagnostican alrededor de 52.000 nuevos casos de cáncer de tiroides y desafortunadamente, la prueba utilizada para el diagnóstico, llamada aspiración con aguja fina (FNA), no es concluyente aproximadamente 1 de cada 5 veces. Cuando un patólogo no puede confirmar la presencia de cáncer, el paciente puede recibir una prueba genética de seguimiento que puede producir resultados falsos positivos.

Dadas las incertidumbres, los médicos a menudo recomiendan extirpar parte o la totalidad de la tiroides, la glándula del cuello que produce hormonas que controlan la tasa metabólica del cuerpo, así como la función cardíaca y digestiva, el control muscular, el desarrollo cerebral, el estado de ánimo y el mantenimiento óseo. Miles de pacientes cada año se someten a la cirugía para que después se compruebe no era necesario.

Usando una tecnología llamada imágenes de espectrometría de masas, la nueva prueba metabólica de tiroides identifica los metabolitos producidos por las células cancerosas que actúan como una especie de huella digital de diagnóstico.

Los investigadores trabajaron en la identificación de estas huellas metabólicas de diagnóstico durante más de dos años utilizando 178 tejidos de pacientes antes de comenzar un estudio clínico piloto. Durante el estudio clínico, 68 pacientes nuevos fueron evaluados, casi un tercio de los cuales habían recibido resultados de FNA no concluyentes.

La nueva prueba de tiroides metabólica arrojó un falso positivo solo aproximadamente 1 vez de 10 y podría haber evitado que 17 pacientes del estudio se sometieran a cirugías innecesarias.

La precisión mejorada evitaría esas cirugías innecesarias, muchas de las cuales llevan a los pacientes a necesitar terapia de reemplazo hormonal por el resto de sus vidas o a tener que hacer frente a otras consecuencias de la extirpación total o parcial de su tiroides.

Es el caso de Helms, estudiante de posgrado en Química en la UT, que
aprendió hace unos años como estudiante de pregrado a la edad de 19 años que los bultos en la tiroides indicaban un posible cáncer. Cuando su biopsia de FNA no resultó concluyente, un médico le recomendó extirpar la mitad derecha de la tiroides.

A esta recomendación le siguió una difícil cirugía y una complicada recuperación, aunque pronto recibió la noticia de que los patólogos no detectaron cáncer en el tejido extirpado. Helms dice que la nueva prueba podría evitar que otros pasen por lo que ella pasó.

"Muchas menos personas tendrían que someterse a una cirugía innecesariamente, lo que les ahorra tiempo, dinero y recuperación --asegura--. Y también eliminaría la incertidumbre".

Por su parte, James Suliburk, investigador y jefe de Cirugía Endocrina en el Baylor College of Medicine, en Houston, recogió biopsias FNA de los pacientes involucrados en el estudio e implementó la tecnología en un ensayo piloto para demostrar la precisión de la nueva prueba.

"Con esta prueba de próxima generación, podemos proporcionar diagnósticos de cáncer de tiroides más rápido y con más precisión que las técnicas actuales --asegura Suliburk, quien opera en el Centro Médico Baylor St. Luke y Harris Hospital Ben Taub del Sistema de Salud--. Podemos hacer este análisis directamente en la muestra de FNA y mucho más rápido que el proceso actual, lo que podría llevar entre tres y 30 días".

El equipo ahora se está preparando para comenzar un estudio de validación de dos años sobre FNA de alrededor de mil pacientes nuevos de Estados Unidos, Brasil y Australia. Si los resultados se mantienen, esperan que la tecnología se traduzca a la clínica como una herramienta de diagnóstico de rutina.

Contador

Para leer más