Publicado 11/08/2020 12:08:24 +02:00CET

No ayunar antes de un análisis de sangre puede ayudar a detectar prediabetes y diabetes en los jóvenes

Un simple análisis de sangre basta para detectar positividad por
Un simple análisis de sangre basta para detectar positividad por - BLUEBERRY DIAGNOSTICS - Archivo

   MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores estadounidenses han descubierto que un simple análisis de sangre, sin que se requiera ayuno durante la noche, es una herramienta de detección precisa para identificar a los jóvenes en riesgo de diabetes tipo 2 y riesgo de enfermedad cardíaca en el futuro.

   El estudio, que ha sido realizado por investigadores de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public, sugiere que el análisis de sangre simple, hemoglobina A1c (HbA1c), debería usarse con más frecuencia para detectar diabetes y riesgos de salud relacionados en los jóvenes. La prueba de HbA1c es precisa y fácil de administrar en pacientes más jóvenes.

    Para el estudio, publicado en la revista 'Pediatrics', los investigadores analizaron encuestas nacionales y datos de exámenes médicos de más de 14.000 jóvenes de 10 a 19 años. Uno de los objetivos era ver qué tan cerca era un resultado positivo en diferentes pruebas de niveles altos de azúcar en sangre (hiperglucemia), y cómo está relacionado con factores de riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas como la obesidad y el colesterol alto en sangre.

    Los investigadores encontraron que la hiperglucemia definida por un análisis de sangre llamado HbA1c estaba fuertemente asociada con estos factores de riesgo cardiometabólico, en comparación con la hiperglucemia definida por la prueba tradicional de glucosa en ayunas. Entre los jóvenes con hiperglucemia definida por HbA1c, por ejemplo, el 51 por ciento eran obesos, en comparación con solo el 29 por ciento de los jóvenes con hiperglucemia definida por la prueba de glucosa en ayunas.

    La prueba de HbA1c mide el grado en que las moléculas de azúcar se han unido irreversiblemente a las moléculas de los glóbulos rojos en los meses anteriores. Esto lo convierte en un marcador preciso de hiperglucemia crónica. Sin embargo, la prueba de HbA1c no requiere el cumplimiento del ayuno nocturno antes de la prueba y, por lo tanto, en comparación con la prueba de glucosa plasmática en ayunas, es menos complicada de administrar y puede ser menos propensa a errores.

   "Nuestro estudio demuestra que la HbA1c es una prueba útil sin ayuno para identificar a los jóvenes de alto riesgo que podrían beneficiarse de las intervenciones en el estilo de vida para prevenir la diabetes y las enfermedades cardiovasculares en el futuro", señala la autora principal del estudio, Elizabeth Selvin, PhD, MPH, profesora de la Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg.

   La Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA) ha estimado que más de 34 millones o aproximadamente el 10 por ciento de los estadounidenses tienen diabetes, y muchos de estos casos no se diagnostican. Los niños y los jóvenes que desarrollan diabetes con más frecuencia desarrollan la forma más rara, la diabetes tipo 1, que es causada por una reacción autoinmune que destruye las células productoras de insulina.

    Sin embargo, la diabetes tipo 2 asociada a la obesidad, que es mucho más común en adultos, se está volviendo rápidamente más prevalente en los niños, debido al aumento de la obesidad, la mala alimentación y los estilos de vida sedentarios. Esa tendencia ha llevado a los investigadores a enfatizar la detección temprana de la diabetes y la intervención en el estilo de vida en los jóvenes para reducir o incluso revertir la hiperglucemia, ayudando así a prevenir una diabetes de por vida y las complicaciones médicas asociadas, que pueden incluir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, hipertensión y enfermedades renales.

    En el estudio, Selvin y sus colegas abordaron algunas preguntas clave sobre las herramientas de detección para la diabetes y el riesgo cardiometabólico al examinar los datos de 14.119 jóvenes de 10 a 19 años de las Encuestas nacionales de examen de salud y nutrición de EEUU realizadas entre 1999 y 2016. Los datos incluyeron resultados de sangre pruebas que se utilizan comúnmente para detectar hiperglucemia.

LOS ESTUDIOS ACTUALES NO DETECTAN A TODOS LOS JÓVENES

   El análisis sugirió que los criterios de detección actuales, a pesar de cubrir aproximadamente una cuarta parte de los niños y adolescentes de EEUU no detecta a muchos jóvenes con hiperglucemia. Por ejemplo, solo alrededor de un tercio de los jóvenes que tenían hiperglucemia según lo definido por una prueba de glucosa en ayunas habrían sido elegibles para la detección según los criterios actuales de la ADA.

    "Los criterios de detección actuales pasan por alto a muchos niños con alto riesgo de diabetes", ha explicado la autora principal del estudio, Amelia Wallace, estudiante de doctorado en el Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg.

    Los investigadores también analizaron el conjunto de datos para ver qué tan estrechamente se relacionaban las diferentes medidas de hiperglucemia con los factores de riesgo cardiometabólico. Aquí, la prueba de sangre HbA1c fue particularmente útil como herramienta de detección, con asociaciones más fuertes con los factores de riesgo examinados, en comparación con la prueba de glucosa en ayunas. Por ejemplo, tener hiperglucemia según la definición de la prueba de HbA1c se asoció con una prevalencia de obesidad 4,1 veces mayor, mientras que tener hiperglucemia definida por la prueba de glucosa en ayunas se asoció con una prevalencia de obesidad solo 1,8 veces mayor.

    "Algunos pediatras ya han estado usando HbA1c, pero no ha habido suficiente orientación de las organizaciones pediátricas. Espero que estos resultados ayuden a informar y guiar el uso de esta importante herramienta de detección en la práctica clínica", ha explicado Selvin.

Para leer más