Publicado 03/08/2021 17:50CET

Los mensajes de texto, un método eficaz para llamar a la vacunación

Mujer recibiendo la vacuna de la covid.
Mujer recibiendo la vacuna de la covid. - ISTOCK

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon y de la Universidad de California, en Los Ángeles (Estados Unidos), han descubierto que los mensajes de texto son una forma eficaz de recordar a las personas que deben programar su primera cita para la vacunación contra la Covid-19 y acudir a ella.

Los resultados del estudio se publican en el número del 2 de agosto de la revista 'Nature'. "La variante Delta está provocando un aumento de las infecciones por Covid en todo el mundo y, actualmente, en Estados Unidos, más del 97 por ciento de las hospitalizaciones relacionadas con la Covid corresponden a personas que no están vacunadas", afirma el médico de atención primaria de UCLA Health y coautor del artículo, Daniel M. Croymans. "Nuestro estudio pone de relieve que la combinación de mensajes de texto, una tecnología ampliamente accesible, con la ciencia del comportamiento, puede ayudar a transmitir mensajes que animen a otros a vacunarse, ayudando a proteger nuestra comunidad y nuestra economía", añade.

Los esfuerzos de vacunación se han visto obstaculizados por las preocupaciones de seguridad y la desinformación, así como por las barreras a la acción, como el olvido, el coste de las molestias y la postergación entre aquellos que tienen la intención de vacunarse. El equipo de investigación llevó a cabo dos grandes ensayos controlados aleatorios para identificar métodos que pudieran superar las barreras para programar una cita y vacunarse. En el estudio participaron pacientes de UCLA Health elegibles para la vacuna Covid-19 en febrero de 2021, en su mayoría personas mayores de 65 años o con una enfermedad preexistente.

Tras la notificación inicial de que podían optar a la vacuna, los participantes en el primer ensayo aleatorio recibieron uno de los cuatro tipos de mensajes de texto o ningún recordatorio de texto. Cada uno de los cinco grupos estaba formado por unas 20.000 personas. El recordatorio de texto se dividió en cuatro estilos: primero, un simple recordatorio de texto; segundo, un simple recordatorio de texto con un vídeo informativo; tercero, un texto elaborado con lenguaje de propiedad como "La vacuna acaba de estar disponible para usted" y "Reclame su dosis", y, por último, un texto con lenguaje de propiedad y el vídeo informativo.

INCREMENTO DEL 84,33%

El mensaje de texto aumentó las tasas de citas en UCLA Health. Las tasas de citas en un plazo de seis días se situaron en el 7,2 por ciento entre los pacientes sin recordatorio, mientras que los pacientes que recibieron un recordatorio aumentaron sus citas hasta el 13,2 por ciento, un incremento del 84,33 por ciento.

Además, el mensaje de texto aceleró la rapidez con la que se programaron y adquirieron las vacunas, aumentando las tasas de vacunación en UCLA Health en el plazo de un mes del 13,89 al 17,56 por ciento. Este enfoque fue especialmente eficaz con la población que suele programar una vacuna contra la gripe estacional, y los beneficios se mantuvieron incluso cuando los investigadores examinaron las vacunas obtenidas fuera de las clínicas de UCLA Health.

EL VÍDEO DEL MENSAJE NO INFLUYÓ EN EL AUMENTO DE CITAS

Añadir el lenguaje de propiedad al mensaje de texto supuso un impulso adicional en las tasas de citas y de vacunación, en comparación con los mensajes de texto sin dicho estilo. Sin embargo, sorprendentemente, añadir el mensaje de vídeo al mensaje de texto no incrementó las citas o las vacunaciones. Los investigadores señalan que la baja tasa de visualización del vídeo es una posible explicación.

"Me sorprendió que añadir una intervención informativa al recordatorio de texto no produjera un efecto detectable en los comportamientos reales de vacunación entre los pacientes de UCLA Health", ha expresado el profesor adjunto de la Anderson School of Management de la UCLA, Hengchen Dai. "Es muy interesante que mientras una intervención basada en un vídeo parece elevar las intenciones de vacunación en un entorno hipotético en el que se pide a la gente que vea el vídeo, esta intervención no produce beneficios en el campo en el que se invita a la gente a ver el vídeo y en el que evaluamos el comportamiento real".

El segundo ensayo aleatorio consistió en más de 67.000 personas que no programaron una cita después de recibir el primer recordatorio y se dividieron en dos grupos. Al octavo día de la invitación inicial, un grupo recibió un segundo mensaje de texto recordatorio y el otro no.

Se comprobó que cuando las personas recibían un segundo recordatorio eran más propensas a programar su primera cita en un plazo de seis días (1,65 puntos porcentuales) y a vacunarse (1,06 puntos porcentuales). Aunque el cambio es pequeño, Saccardo y Dai apuntan al hecho de que el grupo que se vacunó estaba inicialmente indeciso.

Según la profesora adjunta del Departamento de Ciencias Sociales y de la Decisión de la CMU y autora principal del artículo, Silvia Saccardo, las estrategias de vacunación deberían centrarse en ayudar a las personas a superar las barreras para programar la primera dosis. Asimismo, recalca que los recordatorios de texto han demostrado ser un método eficaz para motivar a las personas de todos los grupos demográficos.

"Un simple recordatorio, que es rentable, podría incitar a la gente a programar su cita", ha expresado la autora del estudio. "Conseguir la cita para la primera hace fue la mayor barrera. Una vez programada, la gente acudía a la cita y luego volvía para su segunda dosis", concluye.