Publicado 04/05/2021 17:57CET

Medidas inadecuadas de control en el colegio aumenta el riesgo de COVID-19 también de los miembros del hogar

Archivo - Un niño con mascarilla en un aula del Colegio Privado Alameda de Osuna en el primer día del curso escolar 2020-2021, en Madrid (España) a 7 de septiembre de 2020. Los colegios públicos comenzarán mañana, 8 de septiembre, las clases de forma esca
Archivo - Un niño con mascarilla en un aula del Colegio Privado Alameda de Osuna en el primer día del curso escolar 2020-2021, en Madrid (España) a 7 de septiembre de 2020. Los colegios públicos comenzarán mañana, 8 de septiembre, las clases de forma esca - Jesús Hellín - Europa Press - Archivo

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Las personas que viven con un niño que asiste a la escuela de modo presencial tienen un mayor riesgo de COVID-19, sin embargo que los profesores lleven mascarillas, la detección de síntomas y otras medidas de mitigación en las escuelas pueden minimizar ese exceso de riesgo, sugiere un estudio dirigido por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Estados Unidos.

Para su estudio, los investigadores analizaron casi 600.000 respuestas de una encuesta de síntomas de COVID-19 basada en Facebook en los Estados Unidos durante dos períodos entre noviembre de 2020 y febrero de 2021 antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles en los EEUU. Los niños que asistían a la escuela a educación primaria y secundaria a tiempo completo y en persona tenían un 38 por ciento más de probabilidades de reportar síntomas similares al COVID-19, como fiebre, tos o dificultad para respirar, en comparación con los que viven con un niño escolarizado. exclusivamente en un entorno hogareño.

Un hallazgo clave fue que las medidas de mitigación basadas en la escuela (la encuesta preguntó sobre 14 medidas de mitigación) se asociaron con un menor riesgo por medida. Por ejemplo, un 9 por ciento menos de riesgo de enfermedad relacionada con COVID por medida y un 7 por ciento menos de riesgo de una prueba de SARS-CoV-2 positiva por medida. Cada medida de mitigación adicional redujo el riesgo. El enmascaramiento del maestro y la detección diaria de síntomas parecían ser los reductores de riesgo más importantes.

El estudio, que aparece en la revista 'Science', incluyó tres resultados según lo informado por los encuestados: enfermedad similar a COVID-19, es decir, fiebre y síntomas respiratorios en las últimas 24 horas; pérdida del gusto o pequeña en las últimas 24 horas; y una prueba COVID-19 positiva en los últimos 14 días.

Las respuestas de la encuesta indicaron que la mayoría de las escuelas tenían algunas medidas de mitigación implementadas, como mandatos de máscaras para maestros, exámenes diarios de estudiantes y maestros para detectar síntomas y reducción de actividades extracurriculares. Los investigadores encontraron que cuando las escuelas usaban siete o más medidas de mitigación, el exceso de riesgo asociado con la educación en persona desaparecía en su mayoría, y desaparecía por completo cuando se informaban 10 o más medidas de mitigación.

"Estos hallazgos apoyan la idea de que las medidas de mitigación en las escuelas pueden reducir en gran medida el riesgo excesivo de COVID-19 para los adultos que viven con niños que asisten a la escuela en persona", señala el primer autor del estudio, Justin Lessler, profesor asociado en el Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg.

El tema de la educación presencial se ha debatido mucho en los Estados Unidos desde el inicio de la pandemia de COVID-19, lo que ha llevado a diferentes políticas escolares en todo el país. Esta diversidad de políticas puso efectivamente en marcha un "experimento natural" con la escolarización y el riesgo de COVID-19 en la población estadounidense. Una de las principales preocupaciones ha sido que los niños que van a la escuela todos los días, incluso si no son muy susceptibles al COVID-19, pueden llevar el virus a casa a los padres y otros adultos de la familia que tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Para examinar estos problemas, Lessler y sus colegas utilizaron la Encuesta de síntomas COVID-19, una encuesta en curso basada en Facebook administrada por Delphi Group de la Universidad Carnegie Mellon en colaboración con Facebook que obtiene alrededor de 250.000 respuestas por semana. Los investigadores analizaron las respuestas durante dos períodos recientes, aproximadamente desde el Día de Acción de Gracias hasta la Navidad del año pasado y desde mediados de enero hasta mediados de febrero de este año, de los encuestados en hogares donde al menos un niño estaba matriculado en una escuela, desde preescolar hasta escuela secundaria. De las 576,051 personas en este grupo, alrededor del 49 por ciento, o 284.789, informaron estar en un hogar con un niño que asistía a la escuela de preescolar a 12 en persona en lugar de en línea o educado en el hogar.

En su análisis, Lessler y sus colegas examinaron cómo el grupo escolar presencial se diferenciaba del grupo en línea o educado en el hogar en términos de síntomas y resultados informados relacionados con COVID-19. Ajustaron los resultados para tener en cuenta los factores de confusión obvios, como las diferencias en las tasas locales de COVID-19.

Además del aumento del 38 por ciento en las probabilidades de contraer una enfermedad relacionada con COVID-19 entre los encuestados en hogares con un niño que acude al colegio, los investigadores encontraron un aumento del 21 por ciento en las probabilidades de pérdida del gusto u olfato y un aumento del 30 por ciento en las probabilidades de dar positivo en la prueba de infección por SARS-CoV-2 en las dos semanas anteriores.

¿Y QUÉ OCURRE EN PREESCOLAR?

La fuerza de estas asociaciones pareció aumentar con el nivel de grado. En preescolar, la asociación con los resultados de COVID-19 no fue significativa para todos los resultados, pero la fuerza de esas asociaciones aumentó de manera constante, alcanzando su punto máximo en el nivel de grado 9-12, donde el riesgo excesivo de un resultado positivo reciente La prueba de SARS-CoV-2 para los miembros del hogar fue superior al 50 por ciento. Estos hallazgos son consistentes con estudios anteriores que sugieren menos susceptibilidad a la infección por SARS-CoV-2 y la enfermedad por COVID-19 entre los niños más pequeños en comparación con los mayores.

Los datos de la encuesta incluyeron respuestas sobre las medidas de mitigación de COVID-19 en las escuelas a las que asisten niños en el hogar del encuestado. Estas medidas de mitigación incluyeron mandatos de máscaras para maestros y estudiantes, espacio adicional entre escritorios, suspensión de clubes escolares, deportes y otras actividades extracurriculares, y detección diaria de síntomas entre maestros y estudiantes. Los encuestados con un niño en su hogar que asistía a la escuela en persona informaron una media de 6,7 medidas de mitigación en la escuela, con variaciones significativas en esa cifra en todo el país, desde una media de 4,6 medidas en las escuelas de Dakota del Sur a 8,9 en las escuelas de Vermont.

El análisis también sugirió que la mayor parte del mayor riesgo relacionado con COVID-19 se concentró en escuelas con menos de siete medidas de mitigación, y que la educación presencial no se asoció con un mayor riesgo de resultados relacionados con COVID-19 entre los encuestados que viven con niños en escuelas con diez o más medidas.

"Debido a que el estudio se basa en una encuesta de síntomas autoinformada y en un entorno en el que no podemos asignar al azar a los estudiantes a diferentes modos de escolarización y medidas de mitigación, tiene limitaciones. Pero tener cientos de miles de encuestados y la capacidad de controlar las características geográficas e individuales ayuda a compensar esas limitaciones", señala.

Contador