Médicos Sin Fronteras alerta de que las muertes por VIH "apenas" han disminuido en los últimos años

Publicado 30/11/2018 10:58:37CET
UNICEF/UN0222737/VOLPE / DANIELE VOLPE

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado de que, a pesar de las herramientas disponibles, las cifras global de muertes por VIH/sida "apenas" han disminuido en los últimos años, ya que en 2017 casi un millón de personas fallecieron por esta causa.

"El objetivo global de 150.000 muertes menos al año se cierne en el horizonte como un espejismo", lamenta la responsable de incidencia sobre VIH en MSF, Florence Anam. A través de un comunicado, la ONG critica que entre el 30 y el 40 por ciento de todas las personas con VIH que inician su tratamiento lo hacen en "fases muy avanzadas" de la enfermedad y con niveles de inmunidad "muy bajos".

Así, señalan que en "gran parte" de África Subsahariana, entre el 25 y el 30 por ciento de los pacientes de MSF mueren a las 48 horas de llegar a los hospitales de la organización o a los que esta apoya. MSF asegura que los países de África occidental y central, donde se produce casi el 30 por ciento de las muertes relacionadas con esta enfermedad y el 21 por ciento de las nuevas infecciones (370.000 en 2017), deben hacer frente a una "gran falta de fondos".

Los recursos necesarios para la estrategia de 'aceleración' prevista (fast-track) son un 81 por ciento mayores que los fondos que había disponibles en 2017, según recoge el informe de MSF 'Declive del tratamiento a la vista. Racionamiento de la respuesta al VIH a la sombra del éxito'.

"Este año, ONUSIDA informa de que el 75 por ciento de los 36,9 millones de personas que viven con VIH conocen que son portadoras del virus, en comparación con solo dos tercios (67%) en 2015, y sobre el hecho de que el 59 por ciento de las personas tiene acceso al tratamiento. Sin embargo, el progreso global sigue siendo muy desigual y hay indicios inquietantes de que los donantes internacionales se están desconectando de la lucha contra el VIH", apunta Anam.

Para la entidad sin ánimo de lucro, la diferencia entre lo que ocurre ahora y lo que ocurría hace treinta años es que ahora "muchas de las personas que acuden a los centros de MSF ya conocen su estado y están en tratamiento con antirretrovirales". Sin embargo, advierten de que este tratamiento "se ve interrumpido debido a innumerables obstáculos como la falta de diagnóstico cuando el tratamiento falla o la falta de antirretrovirales de segunda y tercera línea". "O casos incluso peores en los que el paciente sucumbe a enfermedades prevenibles y tratables como tuberculosis, infecciones bacterianas, meningitis criptocócica, toxoplasmosis y neumonía por pneumocystis", añaden.

"SIN MEDICAMENTOS PEDIÁTRICOS"

En la misma línea, MSF denuncia que los países en desarrollo "están pasando por verdaderos apuros" para proporcionar a los niños con VIH los tratamientos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Las versiones pediátricas de estos medicamentos antirretrovirales no están disponibles en los lugares donde más se necesitan debido en parte al retraso de las farmacéuticas en el desarrollo de las fórmulas adecuadas", critican.

"Las corporaciones farmacéuticas simplemente no consideran que los niños con VIH sean una prioridad, y esto nos obliga a utilizar tratamientos más antiguos y menos eficientes, haciendo que sea más difícil seguir con la medicación. Aunque puede ser peor, el aumento de la resistencia a los medicamentos existentes en África subsahariana significa que los tratamientos más antiguos podrían dejar de ser efectivos en bebés y niños. ¿Por cuánto tiempo tendrán que seguir sufriendo o muriendo los niños con VIH debido a la indiferencia?", explica el coordinador médico de MSF en Malawi, David Maman.

Médicos Sin Fronteras afirma que el VIH pediátrico "sigue siendo una enfermedad desatendida". "Nunca ha sido una prioridad para las corporaciones farmacéuticas multinacionales ni para los fabricantes de genéricos", valoran.

"Los niños necesitan acceso a los mejores y más sólidos medicamentos posibles, pues necesitan seguir con el tratamiento del VIH de por vida. Las corporaciones farmacéuticas deben dejar de arrastrar sus pies y comenzar a tomar medidas más concretas para poder salvar más vidas de jóvenes. Ya no hay tiempo para promesas vacías", concluye Jessica Burry, farmacéutica de VIH en la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF.