Más de 3 millones afectados por dolor neuropático

Dolor de espalda en personas con enfermedad inflamatoria intestinal
FLICKR - Archivo
Publicado 16/10/2018 12:02:40CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El dolor neuropático supone el 12,5 por ciento de las consultas a Atención Primaria y el 8 por ciento de las consultas al servicio de Neurología; así, se sabe que afecta a aproximadamente 3 millones de personas, entre el 6 y el 8 por ciento de la población, y que, al menos, el 77 por ciento de ellos lo padece de forma crónica, según señala la Sociedad Española de Neurología (SEN), con motivo de la celebración este miércoles de su Día Mundial.

El dolor neuropático es un dolor que no se produce por una estimulación fisiológica de los receptores del dolor, sino por una lesión o disfunción de las vías que lo conducen, y que hace que los pacientes experimenten, de una forma muy intensa, síntomas dolorosos similares a una corriente eléctrica o quemazón ante estímulos comunes.

"El dolor neuropático es un síntoma que puede ocurrir por diversas enfermedades, afectando el sistema nervioso central o periférico, y es uno de los tipos de dolor más complejos, dado que engloba diferentes etiologías, mecanismos fisiopatológicos y manifestaciones clínicas", explica el doctor Pedro Bermejo Velasco, Coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Neurología.

Distintas enfermedades como la diabetes, cáncer, traumatismos, infecciones, exposición a sustancias y diversas enfermedades neurológicas, etc, son las principales causantes de este síntoma, unas enfermedades que aumentan cada año como consecuencia del aumento de la esperanza de vida, lo que hace que también crezca el número de afectados por dolor neuropático. Sin embargo, el dolor neuropático sigue siendo uno de los dolores más difíciles de tratar, que hace que el 85% de los pacientes presenten un deterioro significativo en su calidad de vida y que más del 70% presente algún tipo de alteración psiquiátrica, principalmente ansiedad o depresión.

"El diagnóstico de dolor neuropático supone todo un desafío en la práctica clínica, puesto que el dolor es una experiencia subjetiva y con las pruebas de laboratorio, los estudios de imagen y de electrofisiología no se diagnostican más del 10-20% de los pacientes. Es, por lo tanto, un diagnostico esencialmente clínico", señala el Bermejo.

CONTROL DEL DOLOR

Por otra parte, señala el experto, "la heterogeneidad de los mecanismos del dolor neuropático, el hecho de que generalmente los pacientes respondan mal a los analgésicos habituales y su frecuente coexistencia con factores psicológicos y emocionales, hace que también sea difícil de tratar".

Generalmente los pacientes con dolor neuropático precisan la utilización de dos o más fármacos para tratar esta dolencia y se calcula que actualmente el 50 por ciento de los pacientes consigue reducir en casi un 30-40 por ciento su dolor.

Sin embargo, entre un 40-70 por ciento de los pacientes con dolor neuropático no consiguen un control completo del dolor. Pero además, el abordaje terapéutico debe ser multidisciplinar y no sólo farmacológico. Requiere de fisioterapia, tratamiento psicológico y de otras modalidades terapéuticas y actualmente solo el 30% de los pacientes lo recibe.

"El dolor neuropático requiere de protocolos asistenciales diferenciados según la enfermedad que presenta cada paciente. Cada paciente requiere estudios etiológicos detallados, una evaluación y cuantificación de la intensidad del dolor, un análisis de la repercusión en su actividad diaria y en su calidad de vida, así como un tratamiento terapéutico complejo y multidisciplinar. Y para ello, sería aconsejable apostar por una protocolización de la asistencia", destaca Bermejo.

Además, el dolor neuropático motiva una alta demanda de consultas médicas. Supone el 12,5% de las consultas a atención primaria y el 8% de las consultas al servicio de Neurología, que ya es el 8º diagnóstico en orden de frecuencia.

Contador