Publicado 27/06/2022 17:57

Investigadores descubren que compuestos vegetales modificados químicamente funcionan contra el virus de la hepatitis E

Archivo - Replicación del virus de la hepatitis C (VHC) y del virus de la hepatitis E (VHE) en células hepáticas humanas. El VHC produce una señal roja, el VHE produce una señal verde cuando se multiplica con éxito.
Archivo - Replicación del virus de la hepatitis C (VHC) y del virus de la hepatitis E (VHE) en células hepáticas humanas. El VHC produce una señal roja, el VHE produce una señal verde cuando se multiplica con éxito. - ABTEILUNG FÜR MOLEKULARE UND MEDIZINISCHE VIROLOGI

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum en Alemania ha creado una biblioteca de rocaglatos -compuestos vegetales -con varias modificaciones químicas que funcionan contra el virus de la hepatitis E.

El virus de la hepatitis E es la principal causa de infecciones hepáticas virales agudas. Se estima que 20 millones de personas en todo el mundo contraen la enfermedad cada año, y alrededor de 70 000 de ellas mueren. Las infecciones agudas suelen ser autolimitantes en los individuos afectados con un sistema inmunitario intacto.

En personas con sistemas inmunitarios reducidos o suprimidos, como los receptores de trasplantes de órganos o los pacientes infectados por el VIH, el HEV puede volverse crónico. HEV también es particularmente dañino para las mujeres embarazadas. La ribavirina es el único agente actualmente en uso, pero no es eficaz en todos los casos.

Rocaglates son un grupo de sustancias vegetales producidas por varias plantas de caoba. Se sabe que tienen un efecto inhibidor sobre la proliferación de algunas células cancerosas. No fue hasta 2008 que se publicaron por primera vez los hallazgos sobre su efecto antiviral contra los virus de ARN: por ejemplo, pueden inhibir la replicación de los virus Ébola, HEV, Zika y también Sars-Cov-2.

"La estructura central del total de 205 sustancias es siempre la misma, y se les han unido grupos químicos de diferentes tamaños o flexibilidad", explica Mara Klöhn del grupo de Bochum que probó estas 205 sustancias para determinar su eficacia contra HEV en cultivo celular. Para conseguir esto, los investigadores utilizaron líneas de células cancerosas y genomas HEV etiquetados con un gen reportero. En función de la cantidad de proteína producida, cuyo modelo se encuentra en este gen informador, pueden medir con precisión el éxito con el que el virus se replica en presencia de diversas sustancias.

Los investigadores utilizaron la llamada concentración inhibitoria media máxima para indicar la fuerza con la que una sustancia inhibe la replicación viral. Cuanto más bajo es, mejor funciona la sustancia. "La mitad de la concentración inhibitoria máxima de nuestros tres mejores rocaglatos probados está entre 0,5 y 3 nanomolar", señala Mara Klöhn, quien ha trabajado junto con Dimas F. Praditya y el profesor Eike Steinmann.

"En comparación, el de la rocaglamida silvestrol natural es de tres a siete nanomolar". Una característica común de los 3 rocaglates principales es un grupo amidino adjunto. Debido a que los rocaglatos también tienen un efecto dañino para las células que es particularmente notable en las células cancerosas, los investigadores también estudiaron esta toxicidad en células sanas de hígado porcino.

"Aquí, la toxicidad fue menor que en el cultivo celular, que, después de todo, se basa en líneas celulares de cáncer", dice Mara Klöhn, quien ha publicado el estudio en la revista 'Antiviral Research'. A su juicio, otros estudios tendrían que examinar la eficacia y la toxicidad de las sustancias probadas con más éxito en el organismo. "También podríamos intentar optimizar químicamente los mejores rocaglatos de amidino para que tengan un efecto aún más fuerte contra la replicación viral", concluye, mirando con optimismo hacia el futuro.