Publicado 27/04/2021 12:35CET

La importancia de educar desde la infancia para acabar con el estigma de la enfermedad mental

Archivo - Mochila, colegio, niños y niñas.
Archivo - Mochila, colegio, niños y niñas. - UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID - Archivo

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las expertas en salud mental Belén Muñoz Trenado y Mercedes Muñoz Aparicio, de la Línea de Rehabilitación Psicosocial (LRHP) perteneciente a la Congregación de Hermanas Hospitalarias, destacan la importancia de llevar a cabo acciones educativas de información sobre salud mental desde la infancia, tanto para dar a conocer determinadas enfermedades como para luchar contra el estigma que las sigue rodeando.

"Es muchísimo más fácil erradicar el estigma desde la infancia, ya que los prejuicios los vamos adquiriendo por la influencia social de nuestro entorno", afirma Muñoz Trenado, psicóloga del Centro de Rehabilitación Psicosocial de Cáceres. "La visión de los niños es más pura, parte desde cero, no tiene tantos prejuicios. Sus actitudes no están tan arraigadas como en la edad adulta, por lo que son más permeables a los cambios y a los nuevos aprendizajes", añade.

"Según nuestra experiencia, y tal y como confirman las investigaciones realizadas hasta la fecha, la eficacia de estas acciones, sobre todo en el caso de los adolescentes, se incrementa notablemente cuando incorporamos el testimonio de una persona con problemas de salud mental contando su proceso de recuperación, ya que se desarrolla una mayor empatía hacia estos problemas por parte de los alumnos", explica por su parte Muñoz Aparicio, psicóloga del Centro de Rehabilitación Psicosocial de Vallecas en Madrid.

Para la experta, que estas acciones tengan un verdadero impacto en niños y adolescentes depende de que se den una serie de condicionantes. Entre ellos, señala la importancia de que se adapte el contenido al contexto social y de edad de cada grupo o de que las actividades sean lo más participativas posible y faciliten el debate.

Así, la psicóloga también destaca la necesidad de que las charlas y encuentros no sean puntuales, sino que tengan continuidad en el tiempo, y que cuenten con la implicación directa de los diferentes agentes educativos (profesores y padres), incluso con acciones específicas para ellos. "El que la acción esté dentro de un plan integral y se aborde desde diferentes agentes favorece la consolidación de aquello que queremos transmitir. Además, en la medida de los posible, es relevante que los aspectos abordados en las charlas se puedan tratar también de manera transversal en otras asignaturas del currículo", añade.

Según Muñoz Aparicio, que destaca la actitud de "apertura, interés, aceptación y curiosidad" de los estudiantes, estas dinámicas de trabajo generan "mucha expectación" en los menores y, tras llevarlas a cabo, "se percibe que los niños pueden ser agentes de cambio consigo mismos y con su grupo de iguales, y que tienen la capacidad de generar ideas adecuadas y no estigmatizantes sobre los problemas de salud mental".

Tanto en Extremadura como en Madrid, las dos comunidades donde está instaurada la LRHP, expertas en salud mental ofrecen en colegios e institutos talleres de salud mental. En los mismos se indaga, entre otras cuestiones, en el concepto de salud mental y en el impacto que las redes sociales y otros medios de comunicación pueden llegar a tener sobre la misma. Además, se debate sobre las emociones y su importancia, se explican señales de alarma que indican que la salud mental puede estar afectada, se ofrecen a los estudiantes estrategias para fomentar la salud mental en uno mismo y en su entorno, y se presentan los recursos y profesionales encargados del cuidado y la promoción de la salud mental comunitaria.

Contador