Implantar el diagnóstico molecular del VPH ayudará a reducir la tasa de cáncer de cérvix en España

Publicado 05/11/2019 16:37:38CET
CÁNCER CUELLO DE ÚTERO
CÁNCER CUELLO DE ÚTERO - FLICKR/HEY PAUL STUDIOS - Archivo

   MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Expertos reunidos en el encuentro 'Hot Topics en Cribado de Cáncer de Cérvix', organizado por la compañía Hologic, han asegurado que la implantación del diagnóstico molecular de VPH será una de las claves para reducir la tasa de cáncer de cérvix a través del cribado poblacional en España.

   A su juicio, esta tecnología, con un "alto grado de automatización", permite una "mejora" en los tiempos de respuesta y la centralización de las muestras tomadas en un número de laboratorios "muy reducido" para su análisis, con el consiguiente impacto positivo en la calidad, trazabilidad y coste del cribado poblacional del cáncer de cérvix en España.

   "A la hora de contribuir a que el programa responda a las expectativas de los responsables sanitarios y de los ciudadanos, la tecnología del tratamiento y gestión de las muestras es crítica. Esta tecnología contribuye a la eficiencia del programa de cribado al poder centralizar al máximo el examen de todas las muestras ginecológicas recogidas en una comunidad autónoma", ha dicho el coordinador de Programas Corporativos en el ámbito de la Salud de Osakidetza (País Vasco), Antonio Arraiza.

   Precisamente, en el País Vasco, después de un programa piloto implantado en junio de 2018, el cribado poblacional estará funcionando ya en toda la Comunidad para las edades de 25 a 29 años antes de fin de año. Luego se va a ir ampliando por grupos de edad, hasta lograr la cobertura total en 2023.

   "Hemos contado con el consenso de las unidades de patología de cérvix, de los servicios de ginecología y de todos los hospitales públicos vascos que nos aseguran una integración total del sistema en consultas de ginecología, resultados de colposcopias y tratamientos posteriores. Lo más importante ha sido el consenso y trabajo colaborativo de matronas, ginecólogos y gestores del programa que ha hecho posible que todos trabajemos sobre unos mismos formularios y sistemas", ha añadido Arraiza.

MUJERES DE ENTRE 25 Y 65 AÑOS

   Frente a la situación actual de un cribado de cáncer de cérvix oportunista, es decir, supeditado a la iniciativa individual de cada mujer de participar o no en el mismo, los nuevos programas de cribado poblacional que las comunidades autónomas están implementando van a incluir a todas las mujeres españolas entre 25 y 65 años.

   Así, entre 25 y 34 años, el cribado se realizará por medio de citologías cada tres años, y en las edades comprendidas entre 35 y 65 años mediante la determinación del virus del papiloma humano (VPH) de alto riesgo causante de este tipo de cáncer. En este caso, si la prueba es negativa, se repetirá la determinación a los 5 años.

   "Es importante conocer las características de las diferentes técnicas de VPH que se pueden utilizar en el programa de cribado, basadas bien en la determinación del ADN o en la del ARNm. A la hora de escoger la mejor prueba de cribado, debemos acudir a aquellas pruebas que hayan demostrado mejores datos en cuanto a sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y valor predictivo negativo. En numerosos estudios transversales se ha demostrado escasas diferencias en cuanto a la sensibilidad de ambos tipos de técnica para la detección de lesiones preneoplásicas y neoplásicas del cérvix", ha recalcado el presidente de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), Daniel Andía.

   Sin embargo, apostilla, mientras las pruebas de ADN detectan solo la presencia del virus, la basada en la detección de ARNm es capaz de identificar la persistencia de una infección causada por el VPH. En este sentido, el experto ha asegurado que el test basado en ARNm aporta mejores datos en cuanto a especificidad con respecto a los test que detectan ADN.

   "Un test basado en la detección de ARNm debería implicar menos pacientes con presencia de VPH y, por tanto, menor necesidad de colposcopias; todo ello sin perder pacientes que puedan tener lesiones precursoras de cáncer de cérvix", ha zanjado.

Contador

Para leer más