Ignacio Roger de Oña, el cirujano multidisciplinar que ha transferido más de 200 dedos del pie a la mano

Publicado 21/11/2019 14:37:55CET
Imágenes de manos con el pulgar trasferido desde el pie.
Imágenes de manos con el pulgar trasferido desde el pie. - HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL

Ignacio Roger de Oña, el cirujano multidisciplinar que ha transferido más de 200 dedos del pie a la mano

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El especialista en microcirugía aplicada a las lesiones complejas de la mano y las extremidades, el cirujano multidisciplinar Ignacio Roger de Oña, que ha transferido más de 200 dedos del pie a la mano, se ha incorporado a la Unidad de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Ruber Internacional.

El doctor Ignacio Roger de Oña, junto a su equipo de microcirugía, han curado el cien por cien de los más de 100 casos de pacientes con pseudoartrosis o no unión de fracturas de huesos largos. Según ha explicado el cirujano, "la microcirugía es una técnica que, ante una zona que le falten tejidos o estén severamente dañados, aporta la posibilidad de cogerlos de otras partes del cuerpo -donde no sobren, pero sean más prescindibles - y transferirlos a la zona lesionada para solucionar el problema".

Tal y como ha explicado el doctor, la reconstrucción microvascular de extremidades destaca por ser una de las intervenciones quirúrgicas más demandantes a nivel técnico, que necesita de los conocimientos de una gran variedad de disciplinas médicas. "Lo que he aprendido en EE UU y del doctor Pedro Cavadas-considerado como un referente mundial en el campo de la microcirugía- es que es mejor tener un cirujano que te solucione todo. Tener conocimiento de todas estas especialidades, aplicadas a un área anatómica concreta como las extremidades, es lo que te permite abordar casos complejos", ha aseverado.

Uno de esos casos es la no unión o pseudoartrosis de fracturas. Cuando se sufre una fractura el hueso está roto y tiene que volver a unirse para formar uno solo. Según este especialista, en más del 90 por ciento de los casos se produce esa unión. Cuando no lo hace, muchas veces es porque no le llega bien la sangre. "En estos caso, se transfiere un fragmento de hueso de la rodilla con su arteria y vena al lugar donde se ha producido la lesión. Si está vascularizado (conectado a la arteria y vena de la fractura) se consigue que el hueso cure", ha afirmado Roger de Oña.

"La rodilla es una zona que no deja secuela, y en poco tiempo se puede volver a caminar. No hay muchos lugares del cuerpo donde se pueda extraer un hueso que le entre una arteria muy buena, con la suficiente longitud y que sea prescindible", ha asegurado. En ocasiones no es posible facilitar la regeneración natural del hueso, sino que hace falta sacar material óseo de una zona para sustituir al que falta.

Contador

Para leer más