Publicado 13/04/2022 14:10

Identifican la mejor fuente de datos para monitorear el dolor crónico en adultos en Estados Unidos

Archivo - Mujer en la habitación con dolor en la espalda. Fibronialgia. Dolor crónico.
Archivo - Mujer en la habitación con dolor en la espalda. Fibronialgia. Dolor crónico. - FIZKES/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Encuesta Nacional de Salud de Estados Unidos (NHIS, por sus siglas en inglés) es la mejor fuente de vigilancia para controlar los datos sobre el dolor crónico en dicho país, según una nueva revisión publicada en el 'Journal of Pain'.

La NHIS es una encuesta anual que recoge datos sanitarios de los hogares de la población civil estadounidense no institucionalizada. La revisión ha sido llevada a cabo por investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH), el Instituto de Investigación Sanitaria de Kaiser Permanente Washington, el Instituto Oak Ridge para la Ciencia y la Educación, la Oficina de Política del Dolor de los Institutos Nacionales de Salud y la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

El seguimiento de la prevalencia del dolor crónico y de cómo se gestiona es especialmente importante ahora porque la crisis de los opioides ha provocado cambios en el tratamiento del dolor. Por ejemplo, los profesionales de la salud recetan menos opiáceos y utilizan en su lugar nuevas opciones de tratamiento farmacológico y no farmacológico. Estos cambios en el tratamiento podrían ayudar o perjudicar a las personas con dolor.

Los investigadores evaluaron siete posibles fuentes de datos para la vigilancia del dolor crónico en Estados Unidos. Además de la NHIS, las fuentes de datos incluían la Encuesta del Panel de Gastos Médicos, la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición y la Encuesta Nacional de Atención Médica Ambulatoria.

Los investigadores estudiaron las preguntas sobre el dolor existentes en las fuentes de datos y su inclusión de elementos como la persistencia del dolor (duración), la interferencia del dolor (hasta qué punto el dolor restringe las actividades vitales o laborales), el dolor crónico de alto impacto (un estándar que combina la persistencia y la interferencia del dolor), la molestia del dolor (gravedad), las regiones del cuerpo que experimentan dolor, el manejo del dolor y la autoeficacia (la eficacia con la que las personas manejan su dolor).

También se evaluó el potencial para establecer definiciones de casos de dolor y condiciones de salud relacionadas con el dolor con las preguntas. En general, los investigadores consideraron las siguientes ocho áreas para cada fuente de datos: utilidad, simplicidad, flexibilidad, calidad de los datos, aceptabilidad, representatividad, puntualidad y estabilidad.

Los resultados mostraron una variedad de preguntas relacionadas con el dolor que podrían utilizarse para diferentes aspectos de la vigilancia nacional del dolor. Así, los investigadores concluyeron que la NHIS es la mejor fuente de datos de vigilancia de esta patología porque sus preguntas son breves, han sido probadas y han demostrado ser válidas, y cubren una amplia gama de áreas relacionadas con el dolor importantes para abordar el dolor crónico.

Además, señalaron que la variedad de preguntas de la NHIS también ofrece la posibilidad de analizar el dolor crónico en diferentes subgrupos de la población, ya sea utilizando la NHIS sola o combinada con otras fuentes de datos.

Según los investigadores, algunos tipos de vigilancia del dolor crónico ya están en marcha, y ahora se puede empezar a realizar una vigilancia adicional con las preguntas sobre dolor crónico existentes en la NHIS. Los siguientes pasos incluyen el perfeccionamiento de las preguntas de autoevaluación y la estandarización de los datos de las historias clínicas electrónicas en un modelo de datos común para la vigilancia del dolor.