Publicado 05/03/2020 8:29:46 +01:00CET

Guía sobre la punción seca en fisioterapia: ¿Siempre está indicada?

Punción seca.
Punción seca. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / VADIM BORKIN - Archivo

   MADRID, 5 Mar. (EDIZIONES) -

   No a todo el mundo le gustan las agujas. Tampoco todo el mundo sabe que pueden emplearse en tratamientos de fisioterapia, y no sólo para sacar sangre o poner vacunas, y que suelen ser además muy útiles en determinados casos. Eso sí, las que se usan son las agujas de acupuntura, y todos los fisioterapeutas que las utilicen deben estar formados para ello.

   En concreto, este procedimiento se llama 'punción seca'. En una entrevista con Infosalus, Orlando Mayoral, diplomado en Fisioterapia y doctor en Ciencias de la Salud, explica que se trata de una técnica de fisioterapia invasiva en la que, como su nombre indica, se clavan agujas pero no se inyecta ningún tipo de sustancia. "Simplemente se utiliza el estímulo mecánico de la aguja como agente físico para lograr sus objetivos terapéuticos", precisa.

Se utiliza para el tratamiento del dolor musculoesquelético y ha demostrado ser igual o superior al uso de infiltraciones de diferentes sustancias químicas con el mismo fin, con la ventaja de que al no introducirse fármacos en el paciente se evitan sus efectos adversos, refiere Mayoral.

    Es más, indica que su diana terapéutica es el 'punto gatillo miofascial', "una disfunción neuromuscular que se caracteriza por la existencia de una 'contractura', responsable de dolor, de debilidad, de acortamiento, y de fatigabilidad, entre otras disfunciones del músculo, causando lo que se conoce como 'síndrome de dolor miofascial'".

    Los puntos gatillo, según señala este experto en punción seca, reciben ese nombre porque frecuentemente 'disparan' su dolor, así como otros síntomas, a una zona diferente de donde se encuentran. "Supone un importante desafío diagnóstico, ya que hasta en un 75% de las ocasiones el dolor aparece en un sitio diferente a la ubicación del músculo responsable", aprecia Mayoral.

CÓMO SE APLICA

   Para su aplicación, el también fundador de los seminarios de formación de posgrado en fisioterapia Travell&Simons dice que se utilizan pequeñas agujas, similares a las empleadas en acupuntura, pero adaptadas a los requerimientos de la modalidad de punción seca empleada.

   "Normalmente se utilizan varias agujas en una misma sesión para tratar algunos o todos los puntos gatillo que el proceso diagnóstico haya encontrado relevantes para justificar las dolencias del paciente", remarca Orlando Mayoral.

   A su vez, el doctor en Ciencias de la Salud menciona que existen diferentes modalidades de punción seca para poder adaptarse a la sintomatología y a la tolerancia del paciente. "Las técnicas de 'punción seca superficial' apenas causan molestias en su aplicación y son muy bien toleradas por los pacientes. Las que llamamos 'técnicas de punción seca profunda' son un poco más dolorosas en su aplicación, pero también existen diferentes modalidades que se pueden acomodar a los distintos pacientes, en función de su tolerancia y de la indicación", indica.

   A través de esta técnica se consigue la "destrucción mecánica de la contractura por medio de la aguja". "Teniendo en cuenta que el grosor de las agujas oscila entre los 0,16 mm (160 micras) y los 0,45 mm (450 micras) y que el grosor de las células musculares adultas es de unas 45 micras, es evidente, y lo hemos demostrado en estudios en ratones, que la inserción de la aguja causa una lesión en estas fibras. También hemos demostrado que esta lesión causada por la aguja se regenera completamente en un plazo de entre 2 y 7 días", aprecia el experto fisioterapeuta en punción seca.

    A su juicio, esto exige una gran precisión en la localización de los puntos gatillo, para lo que es muy importante una adecuada formación en el fisioterapeuta. En la actualidad la punción seca no se suele incluir en la formación básica del graduado en fisioterapia, por lo que la técnica ha de aprenderse en formaciones de posgrado.

   Según concreta Mayoral, la punción seca se utiliza básicamente en el tratamiento del 'síndrome de dolor miofascial', causado por los puntos gatillo miofasciales, que antes hemos mencionado.

   Eso sí, Mayoral advierte de que "el gran problema" es que dada su enigmática capacidad para causar dolor y otros síntomas en un sitio diferente al que se encuentran, los puntos gatillo suelen ser frecuentemente la causa de cuadros clínicos como ciática, dolor lumbar (lumbalgia), dolor de cuello (cervicalgia), dolor de cabeza (cefaleas, migrañas, jaquecas), dolor de hombro, dolor de codo (epicondilitis y epicondilalgia), dolor de tendones (tendinopatía o tendinitis), mareos, acúfenos, neuralgias, capsulitis, fascitis, dolor pélvico y disfunciones pélvicas (incontinencia, enuresis, ...) y un largo etcétera.

   "Cuando la causa miofascial de estas dolencias no se diagnostica adecuadamente por un profesional sanitario convenientemente formado, no se le aplica el tratamiento apropiado, y con ello el dolor y las dificultades de movimiento tienden a cronificarse, a recaer, o a extenderse a otras zonas del cuerpo, causando un dolor y una discapacidad frustrantes y persistentes, que frecuentemente hacen que el paciente sea sometido a tratamientos médicos y a intervenciones que podrían evitarse con el diagnóstico y el tratamiento adecuados", avisa Mayoral.

    Es más, para conseguir una mayor eficacia y para prevenir las recaídas, este experto en punción seca sugiere que suele ser necesario asociar esta técnica de fisioterapia con otros tratamientos como los ejercicios de corrección postural y de fortalecimiento de los músculos debilitados, las movilizaciones articulares y neurales, la corrección de factores ergonómicos o de la respiración, entre otros.

   Finalmente, el doctor en Ciencias de la Salud alerta de que la principal contraindicación para emplear la punción seca en un paciente es la negativa del mismo al tratamiento, debida a circunstancias como la fobia a las agujas (belonofobia).

   "Otras contraindicaciones pueden ser los tratamientos anticoagulantes, las inmunodeficiencias, la alergia al metal, o la existencia de ciertos implantes quirúrgicos. No obstante, en estos casos, existen técnicas de punción seca que se pueden adaptar a estas situaciones o, en caso de que no sea posible, el fisioterapeuta experto en esta área debe también conocer y dominar otras técnicas de tratamiento no invasivo, que permitan el correcto tratamiento de los puntos gatillo sin usar agujas", sostiene Mayoral.

Contador