Publicado 17/02/2021 17:52CET

GECP asegura que puede ser posible doblar la supervivencia del cáncer de pulmón a los 5 años

Archivo - GECP asegura que puede ser posible doblar la supervivencia del cáncer de pulmón a los 5 años
Archivo - GECP asegura que puede ser posible doblar la supervivencia del cáncer de pulmón a los 5 años - ATS - Archivo

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), Bartomeu Massuti, ha asegurado, en la Mesa Redonda 'Mejora del abordaje temprano del cáncer de pulmón', celebrada en el marco de la jornada 'El Momento es Ahora', que puede ser posible doblar la supervivencia del cáncer de pulmón a los 5 años.

GECP participa activamente en la iniciativa de Lung Ambition Alliance lanzada por la IASLC con el objetivo de sensibilizar a la sociedad de que sería posible. Cada año se producen más de 25.000 muertes por cáncer de pulmón en España y, además, entre 2007 y 2018 esta enfermedad supuso pérdidas de 13.1 billones euros.

La supervivencia actual a los 5 años se sitúa por debajo del 15 por ciento pero puede superar el 80 por ciento si se diagnostica en estadios iniciales con posibilidad de tratamiento quirúrgico. Asimismo, en los últimos 10 años se ha observado una reducción progresiva de la mortalidad que ha alcanzado un 5 por ciento en los últimos 5 años.

Por otro lado, el experto ha detallado que la tasa de supervivientes a los 2 años se ha incrementado desde el 69 al 81 por ciento en los casos iniciales y se ha doblado del 10 al 20 por ciento en los casos avanzados metastáticos. No obstante, un retraso diagnóstico de 2 semanas puede suponer un incremento de la mortalidad del 5-7 por ciento en cáncer de pulmón.

Para poder acercarse al objetivo propuesto en el Lung Ambition Alliance se debería avanzar en paralelo en diversas direcciones que permitan aumentar la proporción de pacientes con estadios iniciales al diagnóstico que actualmente no alcanzan el 25-30 por ciento.

En concreto, a juicio de los expertos, se requiere un diagnóstico precoz con una correcta valoración de los síntomas y el establecimiento de vías rápidas de acceso a las técnicas diagnósticas; implementación de programas de cribado en poblaciones de riesgo definidas por el hábito tabáquico; y cambios organizativos que eviten retrasos entre l diagnóstico y tratamiento (especialmente sensibles a los efectos de la pandemia sobre el sistema sanitario).

"Esta es una tarea que debe comprometer a todo el sistema sanitario y en cualquier caso siempre sin olvidar que la prevención primaria, mediante la erradicación social del tabaquismo, es la actuación más eficiente, aunque sus efectos se evidencian a más largo plazo (dos décadas)", ha zanjado.