Publicado 16/12/2020 17:21CET

Fundación Madrina denuncia que "muchos niños sin documentación" no tienen acceso a la sanidad pública

Médicos voluntarios de Fundación Madrina atienden a la población más vulnerable de la Cañada Real
Médicos voluntarios de Fundación Madrina atienden a la población más vulnerable de la Cañada Real - FUNDACIÓN MADRINA

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

Fundación Madrina ha denunciado que la pandemia provocada por la COVID-19 ha dejado a "muchos menores sin documentación, que sufren carencias de acceso a la sanidad pública española" debido a la "administración cerrada y la imposibilidad de empadronamiento de las familias".

A través de un comunicado, denuncian que en la primera ola de la pandemia, cuando los centros de Atención Primaria se volcaron en la atención de pacientes con COVID-19, las mujeres embarazadas "no eran atendidas para ecografías". En este contexto, la Fundación Madrina atendió a gestantes de 8 meses con DNI español, "sin seguimiento ecográfico durante todo su embarazo y realizó hasta 1.000 actuaciones e intervenciones sanitarias en clínicas privadas con ecografías y analíticas para atender la gestación de las mujeres embarazadas".

"Actualmente, en la segunda ola, las mujeres embarazadas con permiso de residencia o DNI ya consiguen su ecografía y analítica. Sin embargo, sigue el mismo problema para las mujeres, niños y familias que carecen de empadronamiento o están sin papeles. No les atienden en los Centros de Salud y desde las urgencias de Hospitales les derivan a los mismos Centros de Salud, en un bucle sanitario mortal", lamentan.

Además de esto, indican que los confinamientos y la regulación de la pandemia desde el primer momento han provocado el "colapso y cierre de los Registros Civiles, no consiguiendo citas para regularizar a los niños que al carecer de esta documentación se les imposibilita hacer incluso el carnet sanitario de la Seguridad Social".

"Los niños sin papeles son los que más sufren la falta de atención sanitaria al no estar empadronados ya que sus padres tampoco lo están. La razón principal para ello es que no permite el propietario de la vivienda el empadronamiento de la familia al explicitar claramente que no aceptan mascotas, niños y embarazadas y por consiguiente no pueden empadronarse. De especial vulnerabilidad son las mujeres embarazadas y con menores a cargo", resaltan.

Según Fundación Madrina, otro problema que surge a los menores sin documentación son las vacunas, ya que "algunas no las cubre la Seguridad Social, pero el médico les dice a las familias que es muy importante ponerles estas vacunas a sus hijos". "Su coste oscila entre los 100 y 150 euros por vacuna. Los centros sanitarios no avisan a las familias vulnerables que existe un centro exclusivo de vacunación, y que pueden ser derivados por el trabajador social del centro de salud", concluyen.