Los fisioterapeutas defienden su "imprescindible" labor en todas las etapas de la vida de pacientes con espina bífida

Publicado 21/11/2019 18:05:38CET
Fisioterapia, fisioterapeuta
Fisioterapia, fisioterapeuta - FLICKR - Archivo

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) ha defendido, con motivo del Día Mundial de la Espina Bífida, su "imprescindible" labor en todas las etapas de la vida de los pacientes pero, especialmente, en los estadios más tempranos.

Se trata de un tipo de malformación congénita que produce anomalías en el tubo neural del feto, en los primeros meses de embarazo, provocando problemas de movilidad y sensibilidad en las extremidades inferiores.

Existen cuatro tipos de espina bífida: la espina bífida oculta, que es la más común y leve y que provoca una malformación en una o más vértebras, pero sin incapacidad o síntomas limitantes; y los defectos del tubo neural cerrado, que pueden provocar parálisis incompleta con disfunciones urinaria e intestinal.

Completan los tipos el meningocele, en el que las meninges sobresalen en la parte abierta de la columna vertebral, pero que no afecta a la médula espinal y puede provocar síntomas similares a los defectos del tubo neural cerrado, si bien el paciente tras la cirugía puede llevar una vida normal; y el mielomeningocele, que es la más grave, y en la que la aparición de un quiste en la columna vertebral afecta a las membranas y raíces de la médula espinal, provocando una parálisis parcial o completa de los miembros inferiores, y también una afectación a nivel intelectual.

Las causas de la espina bífida se desconocen y pueden influir factores genéticos, ambientales o una alimentación deficiente en vitaminas, por lo que el consumo de ácido fólico desde tres meses antes de un embarazo planificado ayuda a evitar la aparición de esta malformación.

En este sentido, una vez diagnosticada, el CGCFE ha insistido en que la Fisioterapia resulta una herramienta "indispensable e integradora", por lo que el tratamiento posterior se centra en intentar mantener y mejorar la movilidad, y así como la calidad de vida de estos pacientes.

"Estas actuaciones las podemos encontrar dentro de los servicios de pediatría, escuelas, centros adscritos a bienestar social y en las distintas asociaciones sociosanitarias de enfermedades neurológicas", ha zanjado el organismo.

Contador