Publicado 12/11/2021 12:03CET

Expertos destacan la importancia del diagnóstico precoz y la intervención temprana en el tratamiento de la EPOC

Archivo - Especialistas en Neumología aconsejan a las personas con EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) que extremen los cuidados para evitar complicaciones y una peor evolución en caso de contagio por Covid-19.
Archivo - Especialistas en Neumología aconsejan a las personas con EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) que extremen los cuidados para evitar complicaciones y una peor evolución en caso de contagio por Covid-19. - GVA - Archivo

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los expertos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) han resaltado la importancia del diagnóstico precoz y la intervención temprana, puesto que mejora la calidad de vida y la supervivencia del paciente, en el tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

En concreto, así lo ha manifestado el doctor Juan Antonio Riesco del Servicio de Neumología del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres en el marco de la sesión 'Aires de debate', llevada a cabo en el Congreso de la SEPAR, en colaboración con AstraZeneca.

"Tenemos que poner todos los esfuerzos en mejorar el
infradiagnóstico para intervenir de forma temprana y ayudar así cambiar el curso natural de la enfermedad", ha manifestado.

Según detalla SEPAR, la EPOC es una enfermedad crónica, pero su diagnóstico, intervención y tratamiento tempranos son importantes para frenar el empeoramiento de los síntomas y reducir el riesgo
de que se produzcan exacerbaciones. Con un infradiagnóstico del 74,7 por ciento, la EPOC asegura que existe "un alto desconocimiento por parte de la población".

Los pacientes que padecen esta patología experimentan episodios de agudización de la enfermedad, denominadas exacerbaciones, de
una a cuatro veces por año. En algunos casos es necesario el ingreso hospitalario del paciente. Así, SEPAR insiste en que la
mejor manera de combatirlas es no fumar, tener precaución con la contaminación atmosférica y vigilar las infecciones de tráquea y bronquios, puesto que representan entre el 50 y el 70 por ciento de las causas de las exacerbaciones. Además, la realización de ejercicio físico se asocia con un menor número y gravedad de las exacerbaciones y con un menor número de hospitalizaciones.

"La prevalencia de la enfermedad no disminuye. Sin embargo, ha
aumentado la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes. Esto es debido a la introducción de nuevas estrategias terapéuticas que están cambiando el curso evolutivo de la enfermedad acompañado de intervenciones no farmacológicas como son educación sanitaria, promover la actividad física y la educación saludable", ha comentado Riesco.

Por otro lado, los expertos han coincidido en señalar la importancia de consultar al médico de atención primaria en el caso de tos frecuente, catarros y/o disnea, especialmente si la persona fuma. En el caso concreto de la disnea, los profesionales han remarcado que es el síntoma "que mayor pérdida de calidad de vida produce" debido a que se vuelve persistente y limita las actividades cotidianas y empeora con el ejercicio físico.

"La EPOC es una patología que se encuentra siempre sometida a debate por varias circunstancias, En primer lugar, porque es una enfermedad altamente prevalente. A pesar de todos los esfuerzos que estamos haciendo, no acaba de disminuir su prevalencia y, sobre
todo, el dato que nos preocupa es la tasa de infradiagnóstico", ha asegurado Juan Antonio Riesco.

LA EPOC EN PROFUNDIDAD

Durante el debate, los expertos han señalado que el tabaco es el principal factor de riesgo de sufrir la EPOC, aunque hay otras causas como la contaminación ambiental, diferentes episodios en la vida fetal y durante los primeros años de vida, como el retraso del crecimiento intrauterino, la prematuridad y las infecciones respiratorias frecuentes o graves en la infancia, entre otros.

Recientemente, se ha publicado la Guía Española de la EPOC, donde se recoge tres aspectos principales, que se han analizado en el debate, como el control del paciente, la posibilidad de modificar el curso de la enfermedad y las posibles equivalencias entre el
Síndrome de Agudización de la EPOC y el Síndrome Coronario Agudo.

La Guía recoge la importancia del control clínico de la patología, el Síndrome de agudización de la EPOC por su importancia y el abordaje de nuevas estrategias terapéuticas. "Otra cuestión por la que la enfermedad se encuentra siempre sometida a debate es cómo
evaluar si un paciente está o no controlado. Es decir, la EPOC es una enfermedad crónica y el tema de los síntomas persistentes nos hace pensar si nuestro paciente se encuentra o no bajo control", ha valorado Riesco.

Contador