Publicado 24/09/2020 10:23CET

Expertos en corazón piden a las ciudades que implanten espacios seguros para realizar actividad física

Imagen de recurso de actividad física escolar
Imagen de recurso de actividad física escolar - GVAEDUCACIÓ

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Española del Corazón (FEC) ha destacado la importancia de la actividad física para la población y ha reclamado a las ciudades espacios seguros que la promuevan, con motivo de la Semana del Corazón, que tiene como objetivo concienciar sobre la importancia de prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, primera causa de muerte en España y el mundo.

La doctora Araceli Boraita, coordinadora del Grupo de Trabajo de Deporte de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), junto a la doctora Amelia Carro y coordinadora de la jornada, ha recordado que "el confinamiento durante la pandemia de COVID-19 ha tenido repercusiones respecto a la actividad física entre los ciudadanos". El grupo más perjudicado en este sentido "ha sido el de las personas sedentarias, mayores y con comorbilidades".

Por eso, insisten en que promover la práctica de ejercicio físico es ahora más importante que nunca. Y es que, como remarca la experta en cardiología del deporte, "el sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular que favorece la aparición de otros factores de riesgo como la diabetes, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial y la obesidad". Estas condiciones no solo aumentan la prevalencia de cardiopatía isquémica y de enfermedad aterosclerótica, sino que complican el pronóstico en caso de infección por SARS-CoV-2.

Boraita subraya que "el entorno urbano nos hace más sedentarios porque el desplazamiento en las grandes ciudades se realiza mediante transporte, bien sea individual o colectivo, debido a las grandes distancias". Pero además, existe otro importante factor de riesgo cardiovascular en los grandes núcleos urbanos: la contaminación atmosférica.

"El exceso de tráfico rodado contribuye a contaminar el aire de las ciudades con el consecuente impacto en la salud cardiovascular", indica la experta. Se sabe que la contaminación atmosférica causa 8,8 millones de muertes al año en el mundo, 790.000 en Europa y unas 30.000 en España; de las cuales entre el 40 y el 80 por ciento son de causa cardiovascular. Por todo esto, la FEC lleva tiempo pidiendo la reducción de los niveles de contaminación en las ciudades, que deben convertirse en espacios saludables y sostenibles para promover así la práctica de ejercicio físico de forma segura.

"Las ciudades con buena calidad del aire permiten la realización de actividad física y deporte al aire libre disfrutando de los parques y jardines, así como de los carriles bici sin miedo a sufrir problemas respiratorios o cardiovasculares", ha reflexionado Boraita.

Aunque cada vez más ciudades se están uniendo a la iniciativa de constituirse como limpias y saludables, consideran que son necesarios más esfuerzos para la creación de pasillos verdes donde las personas de todas las edades puedan practicar ejercicio físico, con zonas acotadas y seguras que no interfieran con los corredores, ciclistas y otros deportistas. "Es un esfuerzo que no solo deben hacer las autoridades, sino también toda la población", valora la cardióloga.

EJERCICIO FÍSICO PARA TODOS E IMPORTANCIA DEL DESCANSO

La FEC presta especial atención al riesgo cardiovascular desde la infancia y, en este sentido, reiteran la necesidad de promocionar el ejercicio físico desde edades tempranas. "Los hábitos adquiridos en la infancia se perpetúan en el tiempo, de tal manera que si entonces se comienza a hacer deporte, este formará parte del estilo de vida en la edad adulta", dice la experta.

En este sentido, las ciudades deberían, por un lado, implementar los centros deportivos en los barrios para aquellos niños que quieran practicar deporte a nivel federado y, por otro, favorecer en los parques públicos su práctica mediante zonas acotadas con la equipación deportiva necesaria.

Por otro lado, recuerdan que el ejercicio físico requiere de un buen descanso. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dormir entre 7 y 8 horas de media en el caso de los adultos. Pero para que ese sueño sea realmente reparador, no solo basta con dormir el tiempo recomendado, sino que la calidad del sueño debe ser buena. Por eso, aseguran que las ciudades deben prestar especial atención a la contaminación acústica.