Publicado 23/05/2022 11:59

Expertos advierten del impacto de la pandemia en la práctica clínica odontológica

Archivo - Paciente en el dentista.
Archivo - Paciente en el dentista. - JCOMP/FREEPICK - Archivo

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

La pandemia de coronavirus ha producido muchos cambios y la consulta dental no se ha escapado de esta realidad, según han advertido expertos en el marco del Congreso de la Periodoncia y la Salud Bucal, que se celebra en Málaga.

Su impacto se ha dejado notar en numerosos ámbitos de la práctica clínica, y no siempre "para mal"; de hecho, desde la perspectiva de la organización clínica se considera que algunos hábitos adquiridos en este periodo han servido para ser más preventivos. De ahí la importancia de poner en perspectiva todas las lecciones aprendidas durante la pandemia.

En el contexto de incertidumbre, cambio y temor que ha acompañado a la pandemia de COVID-19, especialmente patente en la atención sanitaria, "la Odontología partía con los deberes bien hechos, porque ya éramos muy conscientes del riesgo que suponen las infecciones cruzadas", ha apuntado el doctor Agustín Casas. En las consultas odontológicas existían ya protocolos muy desarrollados para evitar estas infecciones, y se ejecutaban de forma rigurosa en las clínicas de todo el país.

Al principio, como reconoce Casas, "la irrupción de este nuevo virus provocó un gran desconcierto inicial, por no conocer con exactitud sus características y sus mecanismos de propagación y contagio". Eso provocó que se revisaran todos esos protocolos y se propusieran algunas modificaciones.

Pero una vez superados esos primeros momentos, asegura este experto, "los principales cambios que ha supuesto a nivel odontológico la pandemia se han basado fundamentalmente en poner el acento en la importancia de evitar la producción de aerosoles para reducir la contaminación ambiental en los gabinetes dentales, así como en poner en práctica los diferentes métodos que se han propuesto para eliminar ese virus en el ambiente".

Entre los cambios más significativos y drásticos, Casas apunta a las modificaciones que han afectado a la forma de relacionarse con los pacientes. "Es muy difícil establecer relaciones de confianza con tantas barreras entre los profesionales y los pacientes; al final, los pacientes solo ven de nosotros los ojos, porque todo lo demás está cubierto, y no son capaces de percibir nuestros gestos, nuestras expresiones o nuestras sonrisas, y ese es un déficit importante", ha lamentado.

LA CARA Y LA CRUZ

En cuanto al impacto de la pandemia en la salud bucal de la población, el moderador de este simposio reconoce que en su práctica clínica habitual se ha encontrado con dos perfiles muy antagónicos: "Por un lado, hay pacientes a los que psicológicamente les ha afectado mucho la pandemia, y no se han preocupado por su salud oral en este periodo; ahora acuden de nuevo a nosotros y ellos mismos reconocen esta psicosis, dándose cuenta que no se han ocupado de su boca lo suficiente durante todo este tiempo".

En cambio, continúa contando, "también hay pacientes que han sabido enfrentar mejor la pandemia y el confinamiento, y cuya salud oral no se ha visto resentida: se han cuidado y no han abandonado sus hábitos de higiene oral".

A pesar de que muchas de las medidas tomadas en 2020 se han ido relajando, algunas secuelas siguen presentes en el día a día de las clínicas odontológicas y afectan a la gestión que se realiza ahora de las relaciones con los pacientes.

"El tratamiento de los aerosoles producidos en clínica, la distancia social, la obligatoriedad de llevar mascarilla en los centros sanitarios, el miedo inherente a la incertidumbre por la pandemia y las secuelas en el equilibrio emocional de muchos de nosotros y de nuestros pacientes son aspectos que deben conocerse y manejarse para poder afrontar con éxito el acompañamiento a los pacientes en este enorme cambio que ha sufrido nuestra sociedad", ha aconsejado la doctora Marta Escribano, ponente en este simposio.

Pero la pandemia también ha dejado secuelas positivas. Una de las más importantes, según Agustín Casas, es "el gran avance que ha hecho toda la población a nivel tecnológico para estar conectados y mantener los lazos, a pesar de estar confinados o con una presencialidad restringida; sin duda, el desarrollo de la teleodontología, y de la telemedicina en general, dependía de eso, y gracias a la pandemia y el obligado confinamiento, se ha conseguido avanzar mucho en este ámbito".