Publicado 24/02/2021 11:58CET

Experta resalta la importancia de prevenir las infecciones en pacientes oncológicos por su inmunosupresión

Reconstrucción en 3D de la proteína spike del SARS-CoV-2
Reconstrucción en 3D de la proteína spike del SARS-CoV-2 - JAVIER VARGAS

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La doctora Pilar Arrazola, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, ha detallado, durante el segundo encuentro 'Closer meetings' de GSK, el reto al que se enfrentan los pacientes oncológicos frente a las infecciones.

"Las personas con cáncer pueden presentar inmunosupresión como resultado de su enfermedad subyacente y/o por los tratamientos (quimioterapia, radioterapia, cirugía, trasplante de células madre o de médula ósea o esteroides). Esta situación puede durar incluso hasta unos meses después de la suspensión del tratamiento", ha resaltado.

En este período, tal y como ha apuntado la experta, los pacientes inmunocomprometidos "tienen un mayor riesgo de infecciones oportunistas y no oportunistas que, además pueden ser más graves o cursar con más complicaciones". En este sentido, ha detallado que "las complicaciones infecciosas constituyen una de las causas más importantes de morbilidad y mortalidad en los pacientes oncológicos". Además, ha afirmado que "de manera indirecta la infección puede afectar a la eficacia de la terapia oncológica por necesidad de interrumpir el tratamiento o retrasar una cirugía".

"Al principio el desconocimiento es total. Eres consciente de que cualquier cosa que antes no te afectaba ahora te hace más vulnerable. Quieres llevar una vida normal, pero si sigues tu rutina anterior, vas a tener más problemas. Cuesta mucho resituarte y no entiendes nada. Es lo mismo que le ha pasado a la población mundial con la pandemia; en ese sentido, llevamos ventaja", ha descrito durante el encuentro Víctor Rodríguez, paciente oncohematológico y miembro fundador de la Fundación MÁS QUE IDEAS.

La inmunosupresión de los pacientes con cáncer puede hacer que el sistema inmunitario sea menos capaz de combatir infecciones y verse debilitado. Este riesgo es una preocupación constante que se ha visto agravada por la pandemia del SARS-CoV-2.

Durante la charla han surgido paralelismos entre la situación actual generada por el nuevo coronavirus y la etapa de tratamiento en la que los pacientes participantes tuvieron que protegerse de manera especial. "El uso de mascarillas, tener más cuidado con la higiene de manos y con las medidas de higiene en general y evitar espacios cerrados era lo habitual. Casi se agradece que ahora sea algo evidente", ha comentado Víctor Rodríguez.

Virgilio Chamorro, el otro paciente oncohematológico que ha participado en el encuentro, fue muy consciente de este peligro cuando fue sometido a un trasplante de médula ósea a los 56 años. El tratamiento posterior "conlleva mucha quimioterapia, mucho tiempo de hospitalización, pérdida de peso, etc.", ha recordado.

Los pacientes inmunosuprimidos han evidenciado la importancia de la prevención de enfermedades infecciosas mediante la vacunación. "En general, los pacientes con enfermedades oncológicas deben completar los programas de vacunación recomendados para la población general (esto es especialmente relevante para la población infantil) y recibir además vacunas específicamente recomendadas por su patología de base y tratamiento oncológico", ha comentado Arrazola.

La experta ha detallado que "la ausencia de un tratamiento realmente eficaz para gran cantidad de virus y el desarrollo de resistencias antimicrobianas de muchos microorganismos hace que la vacunación deba ser considerada una medida fundamental". "En general, deben completar los programas de vacunación recomendados para la población general (esto es especialmente relevante para la población infantil) y recibir, además, vacunas específicamente recomendadas por su patología de base y tratamiento oncológico", ha remachado al respecto.

Para leer más