Publicado 13/07/2020 17:16CET

Experta aconseja escuchar y transmitir seguridad para ayudar al paciente con cáncer en la vuelta a la normalidad

Cáncer, paciente
Cáncer, paciente - GETTY - Archivo

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La responsable del Servicio de Psicooncología de MD Anderson Cancer Center Madrid, Marta de la Fuente, ha destacado la importancia de escuchar, transmitir seguridad y dar flexibilidad para ayudar a los pacientes con cáncer en la vuelta a la normalidad tras la pandemia provocada por el nuevo coronavirus.

"Lo importante es acompañar a los pacientes en su proceso emocional: comprender, sin juzgar ni presionar, dando flexibilidad y seguridad. Todos no nos hemos expuesto de la misma manera a salir y, por eso, es importante que cada uno haga su propia desescalada; existe una fina línea entre prudencia y riesgo", ha dicho.

Un aspecto que sí es muy importante es no fomentar conductas de miedo ni generar aprensión, no limitar al paciente. A no ser que el paciente esté llevando a cabo conductas temerarias, la experta ha destacado la importancia de no trasladarle los miedos, angustias y fobias. "Ante momentos de ansiedad, hay que intentar tranquilizar, pero escuchando y respetando las angustias y miedos que pueda tener esta persona, sin reñir, sermonear o echar la bronca", ha detallado.

De todas formas, la doctora ha comentado que no todos los pacientes oncológicos hayan vivido esta situación de la misma manera, por lo que distingue dos perfiles: los que lo han vivido como una sobrecarga, ya que han experimentado más sensación de vulnerabilidad y miedo, así como dificultades en el manejo de la incertidumbre debido al aplazamiento de algunas pruebas o tratamientos médicos; y aquellos que han aprovechado sus estrategias de afrontamiento frente a la incertidumbre, que ya habían ido desarrollando durante el proceso de su enfermedad, para sobrellevar la situación mejor incluso que la población general.

"Muchos pacientes ya contaban con estrategias personales. Sí es verdad que estos pacientes tienen más miedos, pero son miedos racionales y objetivos por ser población de riesgo, de forma que son normales y adaptativos, es importante ayudarles para que éstos no les interfieran de manera significativa en su día a día", ha recalcado la especialista en Psicooncología.

En esta diferenciación, De la Fuente ha dicho que los rasgos de personalidad y el estado emocional tienen también mucho que ver, así como el estadio de la enfermedad o el tipo de tumor (relacionado o no con el sistema respiratorio); en cambio, cree que la edad no es un aspecto relevante. "Hay pacientes que consideran que están en una fase final de su vida y no tienen miedo, mientras que hay otros que, con la misma edad, tienen muchas ganas de vivir y, por tanto, más miedos", ha destacado.

CLAVE PARA UNA DESESCALADA EXITOSA

La clave para salir de esta situación de una forma adaptativa es, en la medida de lo posible y siempre cumpliendo con las medidas de protección, ir volviendo a las rutinas habituales, ir recuperando poco a poco nuestra vida normal. Una vida normal que incluye las relaciones personales, pero también la vuelta a los centros sanitarios.

"Aquí, es clave que los pacientes vean qué medidas se están adoptando en hospitales y centros de salud para garantizar su seguridad. Si los pacientes ven que llevamos la mascarilla, que limpiamos los espacios y respetamos la distancia con ellos, se van a sentir más seguros", ha apuntado, tras instar a la población general a que retome sus revisiones habituales.

En este sentido, la doctora ha abogado por dar información y recordar las cifras de incidencia de cáncer para que la gente siga acudiendo a las pruebas de cribado. "Si bien es normal tener miedos, es también necesario "ir haciéndoles frente poco a poco para que no nos limiten", ha zanjado.

Para leer más