Publicado 20/04/2016 18:57:27 +02:00CET

La experiencia de MSF con el ébola dos años y 5.200 pacientes después

MSF durante el brote de ébola
ADOLPHUS MAWOLO/MSF

   MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Médicos sin Fronteras (MSF) ha recopilado en un informe la experiencia médica y su investigación clínica, epidemiológica y antropológica sobre el ébola en los dos últimos años, en los que esta entidad ha atendido a más de 5.200 pacientes confirmados en Guinea, Sierra Leona y Liberia.

   El informe 'Dos años de apoyo de MSF a la investigación sobre Ébola' incluye entre otros resultados datos sobre gestión clínica, vigilancia, ensayos clínicos, percepción de la comunidad, efectos sobre el resto de la atención sanitaria no ébola, triaje e ingreso hospitalario y grupos de pacientes vulnerables.

   Y, según sus autores, arroja "valiosas lecciones que deben ser tenidas en cuenta" en el futuro y confía en que tanto los profesionales sanitarios como la comunidad internacional garantizan que todo ello "se traduce en políticas y directrices para hacer frente a brotes de ébola de emergencia y evitar la pérdida de vidas y una desastrosa situación" como la vivida en África Occidental.

   En el ámbito epidemiológico han visto como la tasa de mortalidad general en los centros de tratamiento de Ébola para esta cepa del virus fue inferior al 60 por ciento durante el brote, cuando en anteriores brotes de esta cepa la mortalidad rondaba el 90 por ciento. De hecho, de los más de 5.200 pacientes atendidos por MSF unos 2.500 lograron sobrevivir.

   Además, vieron que la cantidad de virus en la sangre de un paciente cuando era ingresado en los centros de tratamiento es "el mayor indicador de mortalidad".

   Sobre las vías de contagio, sólo ha habido un caso confirmado de contagio de ébola a partir del contacto sexual y diversos fluidos corporales de pacientes como sangre, saliva, orina, líquido amniótico o la leche materna contienen diferentes cargas virales durante el curso de la enfermedad.

   Por ello, según reclaman MSF en su informe, es necesario "entender mejor cómo de infeccioso es el virus en fluidos corporales tales como la orina, leche materna y semen" de cara a mejorar la comprensión sobre "cómo se transmite el virus de persona a persona en un entorno afectado por un brote y por cuánto tiempo resultan estos fluidos infecciosos".

   Entre los grupos más vulnerables, han visto que las mujeres embarazadas que se recuperan de ébola pueden todavía albergar el virus en el bebé que esperan y en el líquido amniótico, por lo que deben ser nuevamente ingresadas durante el parto para que den a luz de forma segura y se minimice, al mismo tiempo, el riesgo de infección para aquellos que colaboran en el nacimiento.

CÓMO TRATAR EL VIRUS

   Y en cuanto a los tratamiento, MSF destaca que el ensayo de la vacuna en Guinea mostró que los contactos de los casos confirmados de ébola que recibieron la vacuna eran significativamente menos propensos a desarrollar la enfermedad que aquellos contactos que no la recibieron.

   Asimismo, el ensayo del fármaco favipiravir mostró algún beneficio para los pacientes que se llegaron a los centros de tratamiento de ébola con niveles bajos del virus en sangre; y el plasma de convalecientes de ébola (personas que habían superado la enfermedad) no aumentó de forma importante las posibilidades de supervivencia de los pacientes que lo recibieron.

   Por lo general, las comunidades se mostraron "receptivas a los ensayos de medicamentos" para una enfermedad como el ébola con una alta tasa de mortalidad y sin cura cuando toda la información se compartió abiertamente y de forma transparente.

Para leer más