Publicado 03/11/2021 18:40CET

Un estudio descarta que la vacuna contra la COVID-19 esté asociada a brotes graves de enfermedades reumáticas

22 October 2021, Hessen, Frankfurt_Main: Tom Jaeger, volunteer, waits in a converted tram for his Biontech/Pfizer Covid-19 vaccine during the official presentation of the Vaccination Express.
22 October 2021, Hessen, Frankfurt_Main: Tom Jaeger, volunteer, waits in a converted tram for his Biontech/Pfizer Covid-19 vaccine during the official presentation of the Vaccination Express. - Frank Rumpenhorst/dpa

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación presentada esta semana en ACR Convergence, la reunión anual del Colegio Americano de Reumatología, ha mostrado que la vacuna contra la COVID-19 no está asociada con brotes graves de la enfermedad en pacientes con enfermedades reumáticas.

Durante los ensayos clínicos de las vacunas, se excluyeron los individuos con una condición inmunocomprometida y/o una historia de enfermedad autoinmune. Esto dejó a los pacientes preocupados por la seguridad e inmunogenicidad de las vacunas una vez que estuvieran disponibles. Por eso, estos investigadores se propusieron averiguar la seguridad de las vacunas para los pacientes con enfermedades reumáticas.

"Este estudio se propuso hace un año, cuando prácticamente no había información sobre la seguridad e inmunogenicidad de las vacunas COVID-19 en personas con enfermedades reumáticas. Presentamos la propuesta de estudio a nuestro Gobierno provincial como una 'prioridad'. Históricamente, algunos grupos de pacientes con enfermedades reumáticas presentaban una inmunogenicidad reducida a otras vacunas. Además, los informes de casos indicaban un riesgo de mutaciones virales en huéspedes gravemente inmunodeprimidos", explica una de las responsables del estudio, Inés Colmegna, profesora asociada del Departamento de Medicina - Reumatología de la Universidad McGill en Montreal (Canadá).

Para averiguar más sobre la seguridad e inmunogenicidad de las vacunas en pacientes con enfermedades reumáticas, los investigadores llevaron a cabo un ensayo clínico prospectivo, no aleatorizado, abierto y comparativo en dos centros académicos de Quebec.

Los participantes en el ensayo eran adultos con uno de los siguientes diagnósticos: artritis reumatoide (AR) seropositiva en tratamiento estable durante más de tres meses, lupus eritematoso sistémico (LES) en tratamiento estable con micofenolato mofetilo (MMF), pacientes con otra enfermedad reumática que recibían más de 10 mg de prednisona al día, o adultos emparejados por edad y sexo sin enfermedades reumáticas (el grupo de control).

Se inscribieron en el estudio 220 participantes. Ciento treinta y un pacientes con AR, 23 con LES, 8 con otras enfermedades reumáticas y 58 controles. La edad media era de 60,4 años y el 72 por ciento de los participantes eran mujeres.

Los resultados primarios del estudio fueron la frecuencia de acontecimientos adversos locales y sistémicos preespecificados (es decir, solicitados) en los siete días posteriores a cada dosis de la vacuna y cualquier otro acontecimiento adverso (es decir, no solicitado) (incluidos los brotes de la enfermedad) en los 28 días posteriores a cada dosis.

El estudio trató de determinar el perfil de seguridad de la vacuna de Moderna en jóvenes y ancianos con AR que reciben diferentes tratamientos, pacientes con LES que reciben MMF y personas con cualquier enfermedad reumática que requiera altas dosis de esteroides. Además, se evaluó la proporción de esos pacientes que desarrollaron anticuerpos inducidos por la vacuna en comparación con un grupo de control sin enfermedades reumáticas.

Los acontecimientos adversos solicitados locales y sistémicos se notificaron con mayor frecuencia después de la segunda dosis de la vacuna, siendo el dolor en el lugar de la inyección el más común. Las articulaciones hinchadas (un efecto adverso solicitado) después de ambas dosis de la vacuna fueron notificadas con mayor frecuencia por los pacientes con AR que por el grupo de control. No hubo un aumento de la actividad de la enfermedad después de la vacunación. No se atribuyeron efectos adversos graves a la vacuna.

Tras la primera dosis, la positividad para la proteína de espiga del SARS-CoV-2 y su dominio de unión al receptor fue del 100 por ciento en el grupo de control, pero sólo del 67,7 por ciento en los pacientes con AR, del 34,8 por ciento en los pacientes con LES y del 87,5 por ciento en los pacientes con otras enfermedades reumáticas.

Tras la segunda dosis, la positividad para la proteína de espiga del SARS-CoV-2 y su dominio de unión al receptor se mantuvo en el 100 por ciento en el grupo de control, pero sólo en el 88,5 por ciento en los pacientes con AR, en el 78,3 por ciento en los pacientes con LES y en el 87,5 por ciento en los pacientes con otras enfermedades reumáticas. La positividad tras las segundas dosis en los pacientes con AR de 65 años o más frente a los pacientes más jóvenes fue similar.

Después de las dos dosis de la vacuna, las personas que tomaban rituximab o micofenolato mofetilo (MMF) tenían respuestas humorales más bajas que los pacientes que no tomaban esos fármacos. Estos resultados indican que la mayoría de los pacientes reumatológicos incluidos en este estudio tuvieron una buena respuesta a la vacuna tras las dos dosis de una vacuna de ARNm, con la excepción de dos grupos: los pacientes con AR que reciben rituximab y los pacientes con LES que reciben MMF. En estos dos grupos, es necesario probar estrategias adicionales para mejorar las respuestas a la vacuna.

Este estudio, financiado en su totalidad por el Gobierno de Quebec, sigue en curso. Los autores del estudio dicen que las respuestas de los anticuerpos se evaluarán a los 6 meses de la vacunación, así como después de una tercera dosis de la vacuna. Además, se evaluarán las respuestas celulares.

"Estos resultados contribuyen a tranquilizar a los pacientes con enfermedades reumáticas y a sus proveedores, a quienes les preocupa que las vacunas COVID-19 puedan provocar un aumento de la actividad de la enfermedad. Destaca la importancia de contar con un esquema vacunal completo para mejorar las respuestas vacunales. Confirma la reducción de la inmunogenicidad en los pacientes que toman fármacos que afectan a la función de las células B, lo que subraya la importancia de la estrategia del capullo (vacunar a quienes están en contacto estrecho con estos pacientes vulnerables) y de otras medidas para prevenir la infección", concluye Colmegna.

Contador