Un estudio demuestra que se pueden aprovechar más corazones para trasplantes ahora considerados de 'alto riesgo'

Publicado 07/01/2020 13:33:13CET
Salud cardiaca. Salud cardiovascular. Corazón
Salud cardiaca. Salud cardiovascular. Corazón - PEXELS - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Cincinnati Children's Hospital Medical Center (Estados Unidos) ha demostrado que muchos de los corazones de donantes considerados de 'alto riesgo' pueden ser trasplantados con los mismos índices de supervivencia que los corazones de donantes de 'bajo riesgo'. Así, los investigadores consideran que se podría reducir "de forma drástica" el número de niños que mueren en la lista de trasplantes mientras esperan un nuevo corazón.

"Uno de cada cinco niños muere esperando un corazón de un donante adecuado, y algunos de estos posibles receptores perdieron su oportunidad porque se les ofrecieron corazones de donantes que los programas de trasplantes rechazaron porque se pensaba que eran de mala calidad. Sin embargo, estos corazones a menudo se trasplantaron a otros donantes con buenos resultados, y algunos de esos posibles receptores nunca tuvieron la oportunidad de ser trasplantados", explica David Morales, autor principal del estudio, que se ha publicado en la revista 'Annals of Thoracic Surgery'.

Para su trabajo, los científicos revisaron la base de datos de la Red Unida para la Compartición de Órganos (UNOS, por sus siglas en inglés) para trasplantes de órganos torácicos entre enero de 2006 y diciembre de 2015 en niños de hasta 18 años. Identificaron a los donantes de trasplantes de 'alto riesgo' como los que tenían más de cierta edad, los que necesitaban reanimación cardiopulmonar y los que murieron por accidente cerebrovascular. Emparejaron a los donantes de bajo y alto riesgo con las características del receptor y luego analizaron los resultados de supervivencia a un año.

"Actualmente no existe un sistema universal por el cual las instituciones de trasplantes califiquen a los pacientes para trasplante. En otras palabras, los hospitales aceptan órganos y listan a los pacientes para trasplante bajo diferentes criterios, no basados en los últimos datos clínicos ni en estándares clínicos aceptados, sino en las experiencias pasadas de un programa", añade Morales.

Por eso, estos investigadores buscan un sistema de compatibilidad basado en el riesgo, que empareje al donante óptimo con un determinado receptor de trasplante para que resulte en el mejor resultado previsto para cada trasplante, y lograr los años de supervivencia más altos después del trasplante.

Actualmente, se utiliza un rango de tamaños de donantes (ya sea de peso o de altura) para determinar qué órganos se pueden ofrecer a un determinado receptor. Este rango se basa en la experiencia de un programa, no en estándares nacionales o bien definidos. Sin embargo, los investigadores creen que ahora existe tecnología que puede permitir utilizar el modelado tridimensional, la cirugía virtual y la inteligencia artificial para desarrollar métodos novedosos de comparación precisa del tamaño de los órganos de los donantes con la esperanza de aumentar la utilización de órganos de donantes para trasplantes pediátricos de corazón y pulmón.

"Si se emplean novedosas técnicas de trasplante virtual, el número de corazones de donantes aceptables para cada paciente aumentará porque los rangos se individualizarán según el tamaño del corazón de ese paciente específico y no mediante una estimación menos precisa, como la edad o el peso", concluye el director del Programa de Medios Digitales y Modelado 3D del Instituto del Corazón de Estados Unidos, Ryan Moore.

Contador