Publicado 08/11/2021 17:49CET

Las Enfermeras Expertas en Urología Funcional reivindican mejoras en el sistema para fomentar el Sondaje Vesical

En España, hay 6 millones de paciente urológicos con incontinencia urinaria y más de 3.500 que tienen prescrita una pauta de Sondaje Vesical Intermitente.
En España, hay 6 millones de paciente urológicos con incontinencia urinaria y más de 3.500 que tienen prescrita una pauta de Sondaje Vesical Intermitente. - PROYECTO SÍ

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Red de Enfermeras Expertas en Urología Funcional especializadas en urodinamia (Proyecto SÍ) han reivindicado la introducción de mejorar en el sistema sanitario que permitan promover el Sondaje Vesical Intermitente (SVI) como la técnica 'gold estándar', la mejor de acuerdo con la evidencia científica.

El SVI, también conocido como Cateterismo Intermitente o Autocateterismo consiste en la introducción de una sonda a través de la uretra para llegar hasta la vejiga con el fin de drenar la orina retenida.

"Es la mejor opción de tratamiento para los pacientes que tienen problemas para vaciar su vejiga de forma natural porque se asemeja a la micción fisiológica. Ayuda a cuidar los riñones, disminuye el riesgo de infecciones y contribuye a que el paciente mantenga una vida independiente y autónoma", ha explicado el portavoz de Proyecto SÍ, José María Monreal.

Según la Asociación Española de Urología, en España hay más de seis millones de pacientes urológicos con incontinencia urinaria, de ellos, más de 3.500 tienen prescrita una pauta de SVI. En relación con esta técnica, a nivel fisiológico, la SVI permite a los pacientes preservar su función renal disminuyendo el riesgo de infecciones y de incontinencia. A nivel de calidad de vida, se trata de una técnica facilitadora, que permite que el paciente mantenga estable su vida laboral, familiar y sentimental.

"A pesar de que la bibliografía científica es contundente sobre los beneficios del SVI, existe todavía un gran desconocimiento en torno a este tratamiento necesario para vaciar la vejiga. En Atención Primaria y, simplemente por una cuestión de desconocimiento sobre el SVI, muchas veces nos encontramos con casos en los que se aconseja a los pacientes una reducción de la frecuencia en el sondaje o, incluso, un cambio a un sondaje permanente, lo que reduce enormemente la calidad de vida del paciente. Por eso, desde Proyecto SÍ tenemos como objetivo principal transformar esta realidad fomentando el SVI en colaboración con las diversas Consejerías de Sanidad y cooperando con todos los niveles asistenciales", ha comentado otro de los portavoces del Proyecto SÍ, Carlos Lorenzo.

Asimismo, las enfermeras han comenzado un ciclo de encuentros con diversas consejerías de Sanidad para poner de manifiesto las ventajas del SVI. "Las Enfermeras Expertas en Urología Funcional somos, junto con el Urólogo Funcional, el centro de referencia del paciente urológico. Nuestro papel es fundamental para garantizar la mejor calidad de vida de los pacientes. De hecho, acabamos de publicar los datos preliminares del último estudio realizado por Proyecto Sí en el Journal of Clinical Medicine y se demuestra que cuando un paciente es educado en la técnica del SVI por una Enfermera Experta en Urología Funcional y se le realiza seguimiento, su nivel de adherencia al tratamiento se incrementa en un 87 por ciento en un mes", ha explicado la enfermera del Hospital Infanta Sofia de Madrid y portavoz de Proyecto SÍ, Guadalupe Fernández.

En este sentido, el estudio 'Calidad de vida y autonomía en pacientes con cateterismo intermitente capacitados por enfermeras especializadas', indica que existe una relación directa entre la educación, monitorización y seguimiento que realizan estas enfermeras, la individualización del tratamiento según las necesidades y circunstancias del paciente y la mejora de su adherencia al tratamiento.

Contador