Publicado 02/06/2020 11:14CET

¿Qué efecto tendría un confinamiento por barrios? Preparan una herramienta informática ante posibles rebrotes

Coronavirus
Coronavirus - UPV

VALNCIA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una herramienta informática en la que participan investigadores de la Universitat Politcnica de Valncia (UPV) permitirá simular y evaluar los efectos de posibles escenarios epidemiológicos de la Covid-19 y prever la evolución de la pandemia ante futuras mutaciones del virus y nuevas oleadas de la enfermedad.

¿Qué efecto tendría una reducción del 50% de los contactos de niños con personas mayores, con o sin mascarilla? ¿Y un confinamiento por barrios? ¿Y si se abrieran los centros educativos? Estos y otros muchos escenarios son los que permite simular 'Loimos', avanza la UPV en un comunicado.

El proyecto está liderado por la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Universitario Ramón y Cajal (FIBio-HRC) y cuenta con la colaboración de la empresa tecnológica Biotech Vana S.L. Es una de las propuestas seleccionadas de la convocatoria de proyectos de investigación sobre el SARS-COV-2 y la enfermedad Covid-19 impulsada por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través del Instituto de Salud Carlos III.

'Loimos' se desarrollará bajo el paradigma de la computación con membranas. Este diseño virtual del comportamiento biológico del virus y de las actuaciones de los elementos que lo rodean, como las personas infectadas (sanas y recuperadas) las decisiones sobre aislamientos o la jerarquización de los territorios permitirán evaluar la incidencia bajo situaciones diseñadas a la carta y observar su evolución temporal.

A partir de ahí, el modelo se centrará en un conjunto inicial de parámetros, y permitirá simular cambios en cada uno y predecir cuál serían las repercusiones de estas variaciones. "Podemos dibujar múltiples escenarios, plantear múltiples preguntas, incluso variando distintas tasas o acciones, y con nuestro modelo predecir sus efectos", destaca Marcelino Campos, miembro también del grupo ALFA-Vrain de la Politcnica.

Algunos de los parámetros que incluirá la herramienta son la estructura poblacional básica (niños, jóvenes y mayores), la tasa de individuos portadores en cada grupo, la tasa de contacto por grupos de edad o los tiempos de contacto diarios a menos de dos metros.

TRANSMISIÓN DEL VIRUS POR MINUTO

El modelo también permite trabajar con variaciones en la cantidad mínima de virus para contagiar a una persona sana o en la tasa de transmisión viral por minuto a una persona no contagiada, así como en función del tiempo desde el contagio y el nivel de supervivencia del virus en superficies.

Otras variables son la tasa de reducción de la transmisión, el tiempo de aparición de respuesta inmunitaria antiviral en niños, jóvenes, adultos y mayores e incluso la tasa de protección con una eventual vacuna antiviral en proporción de individuos vacunados.

La ventaja del modelo es que se pueden otorgar valores a cada uno de estos parámetros en función de los rangos esperados, deseados o efectivamente comprobados, y observar el efecto que tendrán en la estructura dinámica de la epidemia.

Pero, sobre todo, da la posibilidad de modificar simultáneamente distintos valores o rangos de estudio, lo que permite hacer predicciones de los efectos que podrían resultar de determinadas intervenciones, ayudando así a la toma de decisiones. El sistema es fácilmente escalable, ya que permite la introducción de nuevas observaciones o conocimientos, conformando "un auténtico laboratorio de pruebas virtual", explica José M Sempere, del grupo de investigación en autómatas de la UPV.

Ya en 2015, el equipo del instituto Vrain de la UPV, la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Universitario Ramón y Cajal y Biotech Vana desarrollaron la plataforma ARES (Antibiotic Resistance Evolution Simulator), internacionalmente reconocida para el estudio de las dinámicas de transmisión de las resistencias a antibióticos.

Ahora aprovechan la experiencia para 'Loimos' y esperan que en que en un corto período de tiempo puedan tener preparada la primera versión de la herramienta para ser validada y probada en varios ambientes de toma de decisiones, fundamentalmente hospitalarios y de gestión sanitaria.