Precauciones ante la leishmaniasis

Perro
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NEBOJSA.MARKOVIC
Actualizado 05/10/2018 14:30:01 CET

   MADRID, 4 Oct. (EDIZIONES) -

   La leishmaniasis es una enfermedad infecciosa parasitaria de transmisión vectorial, es decir, que se transmite por insectos, y que es causada por parásitos del género 'Leishmania'. El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) de Madrid es el centro colaborador de la OMS en el estudio de esta enfermedad parasitaria. En España contamos con unos 200-300 casos anuales, no es muy frecuente en humanos, pero sí representa un problema a nivel veterinario ante el alto número de perros infectados.

   Según revela el profesor titular de Microbiología en el departamento de Biología Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López Guerrero, en 'Virus' (Guadalmazán) se trata de una enfermedad endémica en más de 98 países.

   "Se calcula que la padecen 12 millones de personas y que provoca entre 20.000 y 30.000 muertes cada año. Los casos aparecen especialmente en los países de bajos recursos de África, América y Asia. Estas cifras de morbilidad y mortalidad la sitúan entre las 10 primeras enfermedades infecciosas y entre las 5 primeras enfermedades parasitarias", alerta el experto, coincidiendo con el Día Mundial de los Animales, que se celebra este jueves 4 de octubre.

   La leishmaniasis, aunque no con dimensiones tan preocupantes como la de los países del Tercer Mundo, no sólo está en montañas, desiertos o trópicos lejanos. También podemos sufrirla, además de sobre nuestras mascotas más queridas (los perros), en nosotros mismos. De hecho hace un par de años hubo un brote en la Comunidad de Madrid.

   Según Javier Moreno, jefe de la Unidad de Leishmaniasis del ISCIII, los estudios actuales se centran en la respuesta inmune frente al parásito y tienen como objetivo entender los mecanismos celulares y factores asociados con la susceptibilidad y la resistencia frente a la infección, con el fin de establecer marcadores biológicos que puedan servir para diagnosticar la enfermedad, o bien para confirmar la recuperación completa después del tratamiento.

   En una entrevista con Infosalus, el propio profesor Moreno explica que la leishmania es un parásito que tiene varias especies, y dependiendo de la que se trate, y del estatus inmunológico del infectado, las presentaciones clínicas o el desarrollo de la clínica puede variar, es decir, en personas infectadas por el parásito éste puede pasar desapercibido y ni se enteran, mientras que en otros enfermos puede ser muy grave.

   Es una enfermedad transmitida por vectores, añade, y advierte de que la transmisión de persona a persona es por contacto y "muy rara". De hecho, precisa que no se conocen casos, y se necesita que un vector o pequeños insectos, llamados 'flebótomos' o mosquitos, transmitan la infección a las personas mediante la picadura.

   "Este parásito puede venir de otras personas a los que el mosquito ha picado y después infecta a otra persona. En el caso de la cuenca mediterránea, que nos afecta, la especie del parásito leishmania se llama 'infantum', y el reservorio son los perros, no las personas. "Hemos visto que algunos gatos también se infectan, así como muchos otros animales, pero el que sirve como reservorio más habitual es el perro", agrega.

   Sobre la 'leishmania infantum', que es la que afecta a España, la lesión o grano que aparece tras la picadura permanece en el ser humano durante bastante tiempo, durante dos o tres meses. "Esa inflamación puede ser más fuerte, y el grano se abre y produce una úlcera. En los casos más graves no es que se haga más grave si no que aparecen varias picaduras. El tratamiento es sencillo e incluso muchas de ellas pasan desapercibidas y el grano se acaba curando con el tiempo pero otras veces se necesita tratamiento", agrega.

   En España es poco frecuente, 200-300 casos anuales, y podría pensarse que transmisión es baja, pero ésta es activa y hay muchos perros enfermos. Es un problema veterinario en España lo que repercute en las personas. La baja frecuencia en personas se da a que en términos generales se está bien alimentado y en buenas condiciones sanitarias, se es inmunocompetente, lo que permite que se pueda dar una respuesta a la infección sin problema.

CÓMO PREVENIRLA

   Según indica el experto, ésta se puede prevenir teniendo un buen estado de salud y además evitando la picadura del flebótomo, usando repelentes en las zonas que se sabe que hay leishmaniasis.

   "De abril a octubre es donde más se transmite, sobre todo en la costa mediterránea, desde Cataluña hasta Huelva, y también el centro de la península. Mallorca es una zona típica de transmisión endémica de la enfermedad. Si tienes un trasplante de riñón hay que evitar la exposición por la tarde. El vector es muy delicado frente al calor y no aguanta el sol de mediodía, y las horas donde más pican son por la tarde, al amanecer, y antes de que salga el sol.

    Para que los perros no la contraigan es conveniente que duerman en casa, lleven siempre collares insecticidas con un productos que repelen a los flebótomos, además de que se usen pipetas. "Ahora también hay vacunas para animales. En España hay dos en el mercado y se añade a la protección que pueden ofrecer los repelentes", subraya el investigador del ISCIII.

   Aunque para personas a día de hoy no hay vacuna dice que se está trabajando en ello. "Pero es verdad que la situación es compleja y en cada sitio hay que buscar una vacuna que responda a todas las situaciones. Lo mejor es tener un buen de estado de salud, y mantener el nivel de medidas higiénicas, de limpieza y de salubridad para evitar la infección", insiste Moreno.

Contador