Publicado 21/07/2022 17:49

Desarrollan una nueva terapia génica que podría reducir el riesgo de hemorragia en los pacientes con hemofilia B

Archivo - La Dra. Olga Gavin, hematóloga de HLA Montpellier, explica en qué consiste esta patología y sus principales riesgos.
Archivo - La Dra. Olga Gavin, hematóloga de HLA Montpellier, explica en qué consiste esta patología y sus principales riesgos. - HLA - Archivo

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una única inyección de terapia génica podría reducir drásticamente el riesgo de hemorragia de los pacientes de hemofilia B, según un estudio en el que han participado investigadores de la University College de London (Reino Unido).

Para el trabajo, publicado en la revista científica 'New England Journal of Medicine', expertos de la University College de London, el Royal Free Hospital y la empresa de biotecnología Freeline Therapeutics probaron y siguen evaluando un nuevo tipo de candidato a terapia génica con virus adeno-asociado (AAV), denominado FLT180a, para tratar casos graves y moderadamente graves de la enfermedad.

La hemofilia B es un trastorno hemorrágico genético raro y hereditario causado por niveles bajos de la proteína del factor IX (FIX), necesaria para la formación de coágulos de sangre que ayudan a prevenir o detener las hemorragias. El gen responsable de la producción de la proteína FIX se encuentra en el cromosoma X, por lo que la forma grave de hemofilia B es mucho más frecuente en los hombres.

En la actualidad, los pacientes con hemofilia B deben inyectarse periódicamente (por lo general, semanalmente) FIX recombinante, es decir, una terapia de sustitución periódica para evitar las hemorragias excesivas. A pesar de los avances en el tratamiento, los pacientes pueden seguir sufriendo daños articulares debilitantes.

El ensayo clínico multicéntrico de fase I/II, denominado 'B-AMAZE', y el estudio de seguimiento a largo plazo relacionado, descubrieron que el tratamiento único con FLT180a conducía a la producción sostenida de la proteína FIX desde el hígado en nueve de diez pacientes, a través de cuatro niveles de dosis diferentes, eliminando la necesidad de una terapia de reemplazo regular.

De los 17 pacientes varones de 18 años o más que se sometieron a la prueba de detección, diez con hemofilia B grave o moderadamente grave participaron en el ensayo de 26 semanas de FLT180a. Todos ellos también están inscritos en el estudio de seguimiento a largo plazo para evaluar la seguridad y la durabilidad de la expresión de FIX durante 15 años.

"Eliminar la necesidad de que los pacientes con hemofilia se inyecten regularmente la proteína que les falta es un paso importante para mejorar su calidad de vida. El estudio de seguimiento a largo plazo controlará a los pacientes para comprobar la durabilidad de la expresión y la vigilancia de los efectos tardíos", ha comentado la autora principal del trabajo, la profesora Pratima Chowdary.

La terapia génica AAV funciona utilizando un envoltorio de las proteínas que se encuentran en la capa exterior del virus, para entregar una copia funcional de un gen directamente a los tejidos del paciente para compensar uno que no funciona correctamente. Las proteínas recién sintetizadas se liberan en la sangre y una única infusión puede conseguir efectos duraderos.

Los pacientes tuvieron que tomar fármacos inmunosupresores durante varias semanas o meses para evitar que su sistema inmunitario rechazara la terapia, y todos informaron de efectos secundarios conocidos.

Aunque el tratamiento se toleró bien en general, todos los pacientes experimentaron algún tipo de efecto adverso, con un coágulo de sangre anormal en uno de los que recibió la dosis más alta de FLT180a y tenía los niveles más altos de proteína FIX.

En nueve de los diez pacientes, el tratamiento condujo a un aumento sostenido de la producción de la proteína FIX, lo que llevó a una disminución del sangrado excesivo. Además, ya no necesitaban inyecciones semanales de proteína FIX.

Después de 26 semanas, cinco pacientes tenían niveles normales de proteína FIX, tres tenían niveles bajos pero aumentados, y un paciente tratado con la dosis más alta tenía un nivel anormalmente alto.

Contador