Actualizado 05/08/2021 09:35 CET

¿Debe ser obligatorio que se vacune contra la COVID-19 el personal sanitario y asistencial?

Una enfermera prepara la primera dosis de la vacuna Moderna en el Pabellón Jara Carrillo, a 3 de agosto de 2021, en Alcantarilla, Murcia (España). La Región de Murcia empezó el pasado día 1 a vacunar al grupo de edad de entre 12 y 19 años, cuando se inici
Una enfermera prepara la primera dosis de la vacuna Moderna en el Pabellón Jara Carrillo, a 3 de agosto de 2021, en Alcantarilla, Murcia (España). La Región de Murcia empezó el pasado día 1 a vacunar al grupo de edad de entre 12 y 19 años, cuando se inici - Javier Carrión - Europa Press

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

Italia, Francia y Grecia han hecho obligatoria la vacunación contra el COVID-19 para el personal sanitario, y Reino Unido la está haciendo obligatoria para los trabajadores de las residencias de ancianos y está consultando sobre si ampliarla a los trabajadores sanitarios y a otro personal de asistencia social. Los expertos debaten en 'The BMJ' l obligatoriedad de vacunarse de los trabajadores sanitarios y sociales de primera línea, en caso de que fracasen los esfuerzos por alentarlos.

La seguridad de los pacientes es, en última instancia, responsabilidad de las instituciones sanitarias y sociales, y éstas tienen el deber de emplear sólo a trabajadores cuya presencia no suponga un riesgo innecesario de daños graves para los pacientes, argumenta Michael Parker, de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

El personal también tiene responsabilidades y debería estar dispuesto a vacunarse si se demuestra que ayuda a proteger a los pacientes y que sólo supone un bajo riesgo para ellos mismos, señala. "El personal sanitario que no esté vacunado supone un riesgo para los pacientes tiene la obligación de aceptar la vacunación", añade.

Aunque hay que animar al personal a que se vacune, los que no lo hagan, por una contraindicación médica o porque sean reacios, deben ser apartados de las funciones de primera línea, idealmente de forma inmediata, afirma Parker.

La preocupación de que el traslado del personal pueda poner en mayor riesgo a los pacientes, debido a los problemas de contratación, "no es una justificación para no hacer nada", añade. Si no es posible garantizar rápidamente que los pacientes sean atendidos por personal vacunado, para cumplir con su obligación de proteger a los pacientes, los empleadores deberían hacer obligatoria la vacunación de todo el personal de primera línea que no tenga una contraindicación médica grave.

Helen Bedford, del Great Ormond Street Institute of Child Health de Londres, y sus colegas sostienen que la vacunación obligatoria es "un instrumento contundente para abordar un problema complejo. No es necesaria, ni aceptable, ni la forma más eficaz de lograr una alta aceptación, y plantea serias cuestiones éticas sobre la libertad de elección", aposilla.

En Reino Unido, la aceptación de la vacunación contra el COVID-19 entre el personal del NHS y de las residencias de ancianos es generalmente alta, argumentan: El 90% y el 87%, respectivamente, han recibido al menos una dosis.

Los expertos admiten que se sabe que la aceptación es menor entre algunos grupos étnicos minoritarios, muchos de los cuales trabajan en los sectores de la salud y la asistencia social, y en funciones de cara al paciente.

"La vacunación obligatoria puede parecer una solución sencilla, que requiere menos recursos que otras intervenciones, pero tiene inconvenientes. En particular, puede aumentar la resistencia a la vacunación al dañar la confianza en el gobierno y otras organizaciones", advierten.

Explorar las razones de las dudas sobre las vacunas entre estos trabajadores es fundamental para informar sobre las intervenciones para mejorar la aceptación, y un enfoque de "escucha activa" para proporcionar información junto con los defensores de las vacunas y los embajadores de las minorías étnicas y los colegas clínicos de alto nivel ayuda a construir la confianza, dicen.

Estas estrategias también pueden ayudar a mejorar la confianza en la vacuna entre la población en general, ya que el personal sanitario, junto con el SNS, es la fuente de información más fiable para el público sobre la vacuna antivariólica.

En un comentario adicional, Michael Mittelman describe los riesgos que el personal no vacunado supone para los pacientes inmunodeprimidos como él. Ha sido sometido a tres trasplantes de riñón por una rara enfermedad renal.

La vacunación obligatoria debería incluir a todo el personal que esté en contacto con los pacientes, incluidas las personas que reparten comidas, el personal que ayuda a los residentes de la tercera edad, los técnicos de emergencias, el personal de limpieza, etc., además de los médicos y las enfermeras, afirma. "No poder confiar en el trabajador sanitario que me atiende, o en la persona que me trae la comida, genera ansiedad al propagarse las variantes del covirus", añade.

Por otro lado, Nadra Ahmed, presidenta de la National Care Association, advierte que el sector de las residencias sanitarias en el Reino Unido ya se encuentra en un estado "frágil" debido a los problemas de contratación y la "suposición más peligrosa es que el personal que se vaya será fácilmente sustituido". Si el personal que aún no se ha vacunado se marchara, potencialmente un 13% adicional de los servicios asistenciales sería insostenible, afirma.

La transmisión en la comunidad sigue siendo elevada, y el personal vacunado puede ser portador del virus, así como los visitantes no vacunados, incluidos familiares, amigos y personal sanitario, añade.