Publicado 12/12/2021 07:59

Lo que debes hacer y lo que no ante una quemadura: ¡solo el 30% de personas reciben unos primeros auxilios adecuados!

Archivo - Mujer planchando sufre una quemadura.
Archivo - Mujer planchando sufre una quemadura. - ANTONIOGUILLEM/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 12 Dic. (EDIZIONES) -

   Uno de los accidentes habituales en el hogar son las quemaduras y por desgracia en muchas ocasiones no sabemos tratarlas con propiedad. En primer lugar, debemos desterrar, el empleo de pasta de dientes si nos quemamos, por ejemplo, o de la patata, mitos súper extendidos y que realmente no cuentan con fundamento científico.

   Es importante, por tanto, saber cómo actuar frente a una quemadura, sea como sea, según resalta en una entrevista con Infosalus Salvador Espinosa, secretario de Emergencias de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencia (SEMES), y médico de Urgencias en el SUMA 112, alerta de que tan solo el 30% de las personas que acuden a un centro sanitario por quemaduras han recibido unos primeros auxilios adecuados.

   Por ello, en este reportaje nos va a echar una mano sobre cuáles son los pasos a seguir si nos quemamos. En primer lugar, saber cuál es el motivo de la quemadura porque no se trata igual una quemadura por calor, que una quemadura eléctrica, por producto químico o por el sol. Si ha sido una quemadura por calor, por fuego, por una llama en la cocina, porque se nos ha caído algo caliente, lo primero de todo se debe intentar que todo esté seguro para nosotros, afirma.

   "Estamos en una barbacoa donde se ha echado gasolina o productos para avivar la llama, y hay que intentar la seguridad de todos. Si la víctima estuviera ardiendo se debe tirar al suelo y rodar porque así se intenta que no haya oxígeno sobre la zona quemada y así se apaga ese fuego", agrega.

   Posteriormente, indica que en estos casos si tenemos una manta anti-incendios, "que deberíamos tener en todas las casas", hay que ponerle esa manta. Después, subraya que una vez conseguido esto hay que retirar todo lo que esté quemado, la ropa quemada pero siempre que no esté pegada, así como los anillos, o cualquier cosa que esté en la zona quemada y que pueda hacer presión porque las quemaduras se inflaman.

   "Las quemaduras, igual cuando nos torcemos el tobillo por ejemplo, tienden a inflamarse y si tenemos algo que da vuelta sobre la zona quemada hará presión y no será bueno", advierte el médico de Urgencias.

ENFRIAR LA QUEMADURA

   Seguidamente ve conveniente el enfriar la quemadura y para ello meter debajo del chorro de agua la zona quemada y además ser generoso con eso: "La recomendación es en torno a 15 minutos echando agua sobre la zona quemada, como cuando se nos quema la comida y apagamos el fuego, lo retiramos del fuego y meter la olla debajo del chorro de agua un rato para que se enfríe y deje de agarrarse la comida".

   Por otro lado, el doctor Espinosa subraya que la zona que no está quemada se tiene que intentar mantener caliente porque sino se pierde calor en este tipo de situaciones. "Se echa agua solo en las zonas quemadas y en el resto se tiene que intentar prevenir el frío. Por ejemplo, agua para enfriar, pero en zonas no quemadas intentar que no se pierda el calor", apostilla.

   Aquí el experto de SEMES destaca que sobre todo se deben evitar todo tipo de ungüentos o cremas, ya que según asegura, "no hay cremas milagrosas para esto". Eso sí, precisa que hay algunos hidrogeles específicos para quemaduras que enfrían, es como agua en gel, y si no tenemos nada, lo más idóneo en estos casos es el agua para enfriar.

   Las ampollas no se deben tocar y sí dejar que un profesional vea si hay que cortar o abrir o retirar la piel quemada o no. "Esto hay que dejárselo al profesional, no andar cortando ampollas o retirar la piel porque lo único que podemos hacer es contaminar la quemadura y hacer más daño del que existe", afirma el doctor Espinosa.

   Un punto importante que recalca que es que la temperatura del agua con la que enfriemos la zona no tiene que ser agua helada, porque no es buena tampoco, sino encontrarse en torno a los 15-20 grados. "Puede ser agua del grifo, pero incluso un poco menos fría que el agua del grifo habitual", apostilla.

   A su vez, el secretario de Emergencias de SEMES indica que en las quemaduras solares sí se pueden enfriar con agua, y después emplear aloe vera o after sun. "Sobre el aloe sí hay estudios que dicen que puede ser efectivo frente a las quemaduras de primer grado, típicas del sol que se ponen rojas o con pequeñas ampollas superficiales. Pero se debe tener cuidado porque si es una extensión muy grande se tiene que consultar con un profesional para ver qué es lo más adecuado", agrega.

QUÉ NO DEBEMOS HACER CUANDO SUFRIMOS UNA QUEMADURA

   Mientras, el doctor advierte de lo que no debemos hacer frente a una quemadura, insistiendo en la idea de que no se debe echar aceite, pasta de dientes o aplicar patata sobre ella. "Se trata de remedios que se han visto a lo largo de la historia pero sobre los que se no ha demostrado su eficacia. Cuando ponemos esto encima de la quemadura vamos a tener que limpiarla y va a haber que frotarla, algo que dará dolor al paciente; por lo que debemos emplear agua por tanto para enfriarla y seguir los pasos antes descritos y olvidarnos de cualquier remedio casero", reitera el experto.

   En este punto, resalta que es importante consultar con un especialista si la quemadura solar es grande en extensión. En caso de ser pequeña debe enfriarse con agua, y si es necesario y la piel está levantada, cubrirla con un apósito de linitul encima; pero siempre que sea pequeña, es decir, "cuyo tamaño sea menor de lo que es la palma de una mano o lo equivalente del 0,8% de la superficie corporal", precisa.

   Por eso, según prosigue Espinosa, en caso de duda siempre se debe consultar. "En el caso de quemaduras de primer grado del sol se puede enfriar con paños y agua y después after sun por toda la superficie, intentar llevar ropa que no roce mucho para no producir dolor, y cada vez que se pueda bajar temperatura con agua y si hay dolor se puede tomar analgésico", agrega.

   En quemaduras de segundo grado, aquellas que forman ampollas, si la quemadura es de un tamaño superior a la palma de una mano, el doctor Espinosa subraya que entonces sí se debe acudir a un centro sanitario a que nos traten. No obstante, si la quemadura tiene lugar en la cara, en las manos, en el cuello, o en las zonas de pliegues de las articulaciones siempre acudir a un centro sanitario o llamar al 112 para que nos indiquen qué hacer.

MANEJAR LAS QUEMADURAS ELÉCTRICAS

   En última instancia, el doctor hace referencia a las quemaduras eléctricas, con las que dice que siempre hay que acudir a un centro sanitario. "Lo que se ve de la quemadura eléctrica puede ser muy pequeño, pero hay que tener en cuenta que tiene un punto de entrada y otro de salida y aunque parezca que son pequeños se ha podido producir una quemadura por dentro; por lo que siempre hay que acudir a un centro sanitario. Habrá que hacer control electrocardiográfico porque pueden producir alteraciones en el corazón, así como análisis de sangre", añade.

   En cuanto a las quemaduras químicas, el médico de Urgencias recuerda que se pueden producir quemaduras con muchos productos de la casa, así como con el cloro de las piscinas, con los ácidos que se utilizan para subir y bajar el PH de piscinas, por ejemplo.

   "En estos casos, siempre lo más recomendable es irrigar con agua a chorro sobre la zona quemada para intentar diluir al máximo ese producto químico. Siempre consultar en este caso con el profesional sanitario, aunque se vea que son de pequeño tamaño", sentencia el secretario de Emergencias de SEMES.