El Hospital 9 de Octubre diagnostica entre 60 y 70 trastornos del desarrollo o pubertad precoz al año

Actualizado 25/05/2011 13:30:50 CET
Doctora López Con El Equipo De Enfermería Que Realiza Las Pruebas
NISA

VALENCIA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Nisa 9 de Octubre de Valencia está realizando con éxito unas pruebas a los niños y las niñas con posibles trastornos endocrinos para poder diagnosticarlos de forma temprana y poder tratarlos para que crezcan con normalidad. De 100 casos anuales que se diagnostican, entre 60 y 70 menores dan positivo en trastornos del desarrollo o en pubertad precoz, según ha informado el Grupo Nisa en un comunicado.

"Cerca del 75 por ciento de los pacientes vienen para descartar deficiencias en la secreción de hormona del crecimiento, y así determinar si entran en protocolo para administración de la misma, mientras que el otro 25 por ciento lo hace para diagnosticar problemas de pubertad precoz", ha explicado la doctora Mariam López.

Las técnicas de diagnóstico se realizan con el paciente ingresado, monitorizado y con un médico y una enfermera pendientes durante todo el periodo de las pruebas. La unidad se creó hace dos años ante la "creciente demanda" por parte de varios endocrinos y es la única a nivel privado que existe en Valencia.

Para garantizar la seguridad del paciente durante la realización de las pruebas, en el Hospital Nisa 9 de Octubre están presentes tanto una enfermera especializada en pediatría como un médico que actúan "de forma inmediata" en caso de ser necesario ya que en algunas ocasiones los test pueden provocar hipoglucemia, que puede causarles desde leves mareos, sudoración o frío e incluso casos más graves con pérdida de conocimiento y coma, si no se detectan a tiempo y se tratan precozmente", ha señalado la especialista.

El porcentaje de éxito si los trastornos son detectados a tiempo y tratados suele ser cercano al 100 por ciento. Uno de cada 4.000 niños tiene un déficit de hormona de crecimiento. "Cuando los bebés nacen a término, a pesar de tener este déficit, tienen un peso y estatura normales. Sin embargo, su velocidad de crecimiento disminuye tras el nacimiento y hace que se vuelvan progresivamente más pequeños para su edad. Por ese motivo, los pequeños no son diagnosticados hasta varios años después", ha indicado.

"Además son niños que tienden a pesar más de lo que les corresponde a su tamaño", ha asegurado. Respecto al trastorno conocido como pubertad precoz, se define como el desarrollo sexual secundario (vello pubiano, vello axilar y mamas) antes de los 9 años en los niños y de los ocho en niñas. En un uno por ciento de las niñas y en un cinco por ciento de los niños existen antecedentes familiares.

La incidencia de pubertad precoz se calcula en 1/5.000 - 1/10.000 recién nacidos vivos, es mucho más frecuente en niñas que en niños (proporción de 23:1). La progresión del cuadro clínico lleva a una maduración ósea acelerada, a una detección precoz del crecimiento y a la aparición precoz de la menarquia (primera regla) en niñas.

"Las pruebas que se realizan en el Hospital Nisa 9 de Octubre tienen una importancia primordial porque sin ellas es imposible aplicar un tratamiento adecuado. El niño o niña podría tener problemas en el futuro relacionados con su desarrollo pondo-estatural. Si la prueba da positivo por un déficit de secreción de hormonas se puede remediar y en un futuro este niño o niña alcanzará una estatura normal; mientras que si no se trata, se quedará con una talla baja", ha comentado la doctora López.