Publicado 20/10/2021 07:28CET

El cribado selectivo a partir de los 40 años podría beneficiar a hombres con síndrome de cáncer de próstata hereditario

Archivo - El Hospital Vithas Medimar incorpora una técnica capaz de detectar un indicativo de recaída en pacientes tratados de cáncer de próstata
Archivo - El Hospital Vithas Medimar incorpora una técnica capaz de detectar un indicativo de recaída en pacientes tratados de cáncer de próstata - VITHAS MEDIMAR - Archivo

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los hombres que heredan un mayor riesgo de cáncer a través del síndrome de Lynch podrían beneficiarse de la realización de pruebas periódicas de PSA a partir de los 40 años para detectar signos tempranos de cáncer de próstata, según publican los investigadores en la revista 'The Lancet Oncology'.

El síndrome de Lynch aumenta el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, entre ellos el más conocido, el de intestino. La nueva investigación ha revelado que las pruebas anuales de PSA pueden detectar hasta ocho veces más casos de cáncer de próstata en hombres con rasgos genéticos característicos del síndrome de Lynch -fallos en genes como el MSH2 y el MSH6- que en aquellos que no los padecen.

Muchos de los casos de cáncer en hombres con síndrome de Lynch eran "clínicamente significativos", lo que sugiere que el cribado selectivo tiene el potencial de salvar vidas.

Los científicos del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres creen que el cribado anual selectivo a partir de los 40 años podría conducir a un diagnóstico y tratamiento más tempranos del cáncer de próstata en este grupo de hombres de alto riesgo.

Identificar que los pacientes tienen el síndrome de Lynch también podría orientar su tratamiento, ya que cada vez hay más pruebas que sugieren que las inmunoterapias -que aprovechan el sistema inmunitario para atacar el cáncer- pueden ser especialmente eficaces en los hombres con estas mutaciones si sufren una recidiva de la enfermedad.

La nueva investigación, que forma parte del estudio internacional IMPACT, financiado por el Cancer Research UK, con el apoyo adicional de la Ronald and Rita McAulay Foundation y el NIHR Biomedical Research Centre de The Royal Marsden NHS Foundation Trust y el ICR.

En IMPACT participan 828 hombres de familias con síndrome de Lynch en 34 centros de ocho países diferentes, y su objetivo es evaluar si las pruebas periódicas de PSA son una forma eficaz de detectar el cáncer de próstata en los hombres portadores de ciertas alteraciones genéticas que aumentan su riesgo.

De los 828 hombres que participan en el estudio, más de 600 tienen fallos en los denominados genes de reparación de desajustes MLH1, MSH2 o MSH6, que se asocian al síndrome de Lynch, una afección hereditaria que aumenta el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, especialmente el intestinal.

El cribado del PSA no se recomienda a los hombres de la población general porque no se ha demostrado que sea beneficioso y se teme que pueda llevar a un sobrediagnóstico y a un tratamiento excesivo de casos que no habrían causado problemas significativos. Sin embargo, podría ser más prometedor para los hombres que tienen un alto riesgo hereditario.

A los hombres del nuevo estudio se les ofreció una prueba anual de PSA, y a los que tenían un PSA considerado alto se les ofreció una biopsia para determinar si tenían cáncer de próstata.

Los investigadores descubrieron que las pruebas anuales de PSA podían detectar eficazmente el cáncer de próstata en los hombres que habían heredado una mutación en los genes MSH2 o MSH6. De 305 hombres con fallos en el gen MSH2, se diagnosticó cáncer de próstata a 13 (4,3%), mientras que sólo se diagnosticó cáncer de próstata a uno de 210 (0,5%) que no era portador.

En el caso de los portadores del gen MSH6, cuatro de 135 hombres (el 3%) fueron diagnosticados de cáncer de próstata, mientras que ninguno de los 177 no portadores fue diagnosticado de cáncer de próstata (el 0%).

Los hombres con el fallo del gen MSH2 tenían ocho veces más probabilidades de ser diagnosticados de cáncer de próstata que los no portadores, y fueron diagnosticados a una edad más temprana: una media de 58 años frente a 66.

Y lo que es más importante, los hombres con el fallo en el gen MSH2 presentaban con más frecuencia tumores agresivos y potencialmente mortales, ya que el 85% presentaba una enfermedad "clínicamente significativa", en comparación con los no portadores. Esto sugiere que el sobrediagnóstico en los portadores de MSH2 es poco probable.

Por su parte, los portadores de MSH6 fueron diagnosticados a una edad media de 62 años y el 75% presentaba tumores potencialmente mortales o "clínicamente significativos".

Las futuras rondas de cribado en el marco del estudio IMPACT ayudarán a establecer los beneficios y los posibles perjuicios del cribado anual en los hombres portadores de las alteraciones de los genes MLH1, MSH2 y MSH6, para que los expertos puedan concluir si el balance es favorable y si el cribado debe introducirse en estos grupos.

El estudio no detectó ningún cáncer en los hombres con mutaciones en el gen MLH1 -otro gen asociado al síndrome de Lynch- y será necesario un seguimiento más prolongado antes de concluir si estos hombres presentan un mayor riesgo de cáncer de próstata y se beneficiarían de un cribado específico.

Los investigadores están planeando otro seguimiento de cinco años para comparar los resultados del tratamiento en estos hombres.

La profesora Ros Eeles, catedrática de Oncogenética en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y consultora de Oncología Clínica y Oncogenética en el Royal Marsden NHS Foundation Trust y directora del estudio IMPACT, señala que "el cribado del cáncer de próstata no está recomendado para la población general, pero creemos que podría beneficiar a algunos grupos de hombres con alto riesgo hereditario".

"Nuestros nuevos hallazgos muestran que las pruebas de PSA en hombres con síndrome de Lynch tienen muchas más probabilidades de detectar un cáncer de próstata potencialmente mortal que en la población general -agrega--. Creemos que los hombres con las fallas genéticas que causan el síndrome de Lynch probablemente se beneficien de las pruebas regulares de PSA a partir de los 40 años".

"El cribado selectivo tiene el potencial de detectar los cánceres de próstata agresivos en una fase temprana en los hombres con alto riesgo hereditario, aumentando sus posibilidades de supervivencia. Y como los cánceres en estos hombres tienen más probabilidades de ser agresivos y potencialmente mortales, necesitarían un tratamiento radical", concluye.

Para leer más